21:46 GMT +311 Diciembre 2017
En directo
    Secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y ministro de Exteriores de Irán, Javad Zarif

    La débil República Islámica obliga a la superpotencia a transar

    © REUTERS/ US State Department
    Política
    URL corto
    Acuerdo sobre Irán (121)
    0 140

    La presión iraní contra EEUU finalmente obligó al Gobierno de Obama a iniciar negociaciones, escribió en Middle East Eye el periodista investigador estadounidense Gareth Porter, experto en la crisis nuclear iraní.

    Ahora que el acuerdo nuclear iraní está listo, la atención de los medios y comentaristas políticos occidentales se enfoca, predeciblemente, en la oposición al acuerdo en el Congreso estadounidense, Israel y la coalición sunita liderada por Arabia Saudita.

    Los medios ignoran el significado real de el plan de acción, a saber, el hecho de que Irán logró negociar un acuerdo con EEUU que respetase su derecho a un programa nuclear pacífico a pesar de la enorme diferencia de poder entre ambos estados.

    Más aquí: OIEA e Irán firman acuerdo para despejar dudas sobre programa nuclear

    Esa diferencia de poder entre la superpotencia mundial y la potencia regional –militarmente débil pero con gran influencia política– ha definido no solo las estrategias de negociación de ambas partes, sino que el mismo hecho de que las improbables negociaciones tuviesen lugar.

    Los medios occidentales han seguido la línea del Gobierno de Obama y han dicho que las negociaciones se produjeron debido a que Irán no podía resistir más las sanciones. El problema con esta interpretación no es que Irán no sufriera con las sanciones, sino que Teherán siempre estuvo dispuesto a negociar, mientras que EEUU solo recientemente se vio obligado a sentarse a conversar.

    De hecho, Irán desde hace tiempo que ve su programa nuclear no solo como una herramienta para avanzar científicamente, sino que como instrumento de presión para que EEUU se siente a conversar y le ponga fin al extraordinario estatus legal bajo el cual Irán ha estado por tanto tiempo. Incluso durante el Gobierno de Bill Clinton, los estrategas iraníes querían normalizar las relaciones con Washington, pero Clinton estaba determinado a defender los intereses israelíes e impuso un embargo comercial total contra Irán.

    Tema: Programa nuclear de Irán (2015)

    Clinton terminó ofreciendo un "diálogo" con la República Islámica, pero desde el principio subrayó que no tenía intenciones de levantar las sanciones. La lección que aprendieron los estrategas iraníes –entre ellos el entonces secretario del Consejo de Seguridad Nacional y actual presidente Hasán Rohaní– fue que EEUU se sentaría a discutir el levantamiento de las sanciones contra Irán solo si el costo de no negociar con Teherán fuese demasiado alto para los intereses de Washington.

    Fue solo durante el segundo mandato de Clinton que los estrategas iraníes comenzaron a considerar la idea de que el programa nuclear de Teherán era la principal herramienta que tenían para presionar a la potencia hegemónica.

    El politólogo iraní Yalil Roshandel, que trabajó en un proyecto de investigación para un centro de estudios del Ministerio de Exteriores de Irán durante 1997-1998, mencionó en una entrevista con Gareth Porter que figuras políticas de peso, como un influyente asesor del excanciller iraní Ali Akbar Velaiatí, le habían dicho que el programa de enriquecimiento de uranio sería una herramienta útil para negociar el levantamiento de las sanciones.

    Irán trató de aprovecharse de lo que interpretó como la preocupación de Occidente por el programa de enriquecimiento iraní al negociar con el Reino Unido, Francia y Alemania de 2003 a 2005. Pero en esa ocasión las negociaciones resultaron estériles, en gran medida porque el Gobierno de George W. Bush estaba interesado en derrocar el régimen iraní y no le interesaba negociar. EEUU ordenó a sus aliados europeos ignorar la propuesta iraní de marzo de 2005 que contemplaba reducir el programa nuclear al mínimo.

    Esto se debió a que el Gobierno de Bush no se tomó el programa nuclear iraní en serio, ya que la diferencia de poder entre Washington y Teherán seguía siendo enorme.

    Pero no fue solo la administración neoconservadora de Bush la que creía que EEUU era demasiado poderoso como para molestarse con negociar con Teherán. Ahora sabemos que Barack Obama intentó intimidar a Teherán durante su primer mandato. Obama aprobó en 2009 un ataque cibernético sin precedentes contra el centro de enriquecimiento de Natanz, como parte de una estrategia que pretendía intimidar a la República Islámica para que abandonase su programa nuclear.

    En 2012, cuando Obama ofreció por primera vez conversar sobre el programa nuclear iraní, mantenía su estrategia de intimidación: La oferta de negociar fue acompañada por otro ataque cibernético estadounidense, esta vez contra la industria de hidrocarburos iraní.

    Solo en 2013, durante su segundo mandato, Obama abandonó sus esfuerzos por hacer que Irán renuncie a su programa nuclear mediante la intimidación y aceptó sentarse a negociar –esta vez en serio– con Teherán.

    Esta decisión se tomó solo tras el sorpresivo aumento a más de 9.000 centrífugas enriquecedoras de uranio en funcionamiento, con otras 9.000 listas para ponerse en marcha; el hecho de que Irán había acumulado una gran cantidad de uranio de bajo enriquecimiento y –lo más preocupante para EEUU– el hecho de que Irán comenzara a enriquecer uranio al 20%.

    Así pues, la conclusión que se puede sacar de toda esta historia es que fue la presión que los iraníes hicieron en respuesta, mediante su programa nuclear, lo que terminó obligando a Obama a cambiar su estrategia de intimidación e iniciar las negociaciones que Irán pidió por más de dos décadas.

    Lo más interesante de la historia de este acuerdo es cómo el Gobierno de Obama, apoyado por sus aliados europeos, intentó mantener las sanciones el mayor tiempo posible durante el proceso de implementación del acuerdo. Sin embargo, –según comentaron diplomáticos iraníes a Porter– los negociadores estadounidenses finalmente cedieron a pesar del "apego emocional" que sentían hacia las sanciones, lo que se reflejó en el tono de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU hasta las últimas etapas de la negociación.

    La evidente desigualdad entre los protagonistas de esta saga, la que normalmente habría permitido que EEUU triunfara, se vio inutilizada por dos factores esenciales: el levantamiento de las sanciones era tan importante para los intereses de Teherán que los negociadores iraníes habrían simplemente abandonado las conversaciones si EEUU hubiese insistido en mantenerlas y que el Gobierno de Obama se había comprometido a lograr un acuerdo con Irán ya que este acuerdo era la principal iniciativa de su política exterior.

    El acuerdo nuclear con Irán nos muestra la importancia elemental de la distribución de poder entre los Estados, pero también nos ilustra cómo un Estado más débil puede proteger sus intereses vitales en negociaciones con la potencia hegemónica mediante paciencia, coraje y un cuidadoso cálculo.

    Tema:
    Acuerdo sobre Irán (121)

    Además:

    Irán y el Grupo 5+1 alcanzan acuerdo nuclear
    Obama: Arabia Saudita y sus aliados tienen motivos para preocuparse por Irán
    Irán destaca ambiente constructivo en las negociaciones con EEUU sobre el programa nuclear
    Instalaciones nucleares de Irán
    Etiquetas:
    Hasán Rohaní, acuerdo nuclear, enriquecimiento de uranio, negociaciones, armas nucleares, uranio, Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama, Irán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik