09:06 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    La división entre sunitas y chiitas es exacerbada intencionalmente en Yemen, opina experto

    La división entre sunitas y chiitas es exacerbada intencionalmente en Yemen, opina experto

    © REUTERS / Khaled Abdullah
    Política
    URL corto
    Operación militar en Yemen (235)
    0 01
    Síguenos en

    La división entre sunitas y chiitas está siendo agravada artificialmente para servir la agenda geopolítica de Arabia Saudita y Washington, afirmó el analista geopolítico estadounidense Eric Draitser al comentar las recientes observaciones del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

    El ministro Lavrov declaró este lunes en entrevista a Rossiya Segodnya que a Rusia le preocupa mucho la situación en Yemen, ya que "crea un nuevo abismo, muy profundo, entre sunitas y chiitas y toda la situación geopolítica en el golfo gira en torno a este conflicto".

    Draitser cree que "Lavrov aquí está tocando un punto clave".

    "Existen ciertas fuerzas internacionales que buscan explotar y agravar la división entre sunitas y chiitas en beneficio de su agenda geopolítica propia y aunque Lavrov usa un lenguaje muy diplomático, da en el clavo respecto a lo que Arabia Saudita y sus patrones en Washington están haciendo en la región", dijo Eric Draitser a la agencia Sputnik Nóvosti.

    Indicó que "los rusos llevan años defendiendo vehementemente al Gobierno sirio, que no olvidemos es secular, y en donde las diferencias sectarias no han jugado un rol histórico", y agregó que "sin embargo, vemos en Siria un recrudecimiento de la guerra civil, fomentada por Arabia Saudita, EEUU, entre otros."

    Los conflictos sectarios, según el analista, se han vuelto un problema grave en Siria y Lavrov hace alusión al hecho de que "se emplea la división entre chiitas y sunitas como un arma".

    Lavrov señaló además que Rusia está decepcionada de que la operación se haya iniciado sin contar con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU y de que Arabia Saudita y otros miembros de la coalición de monarquías árabes hayan solicitado la aprobación de las Naciones Unidas con posteridad a la injerencia.

    Ante esto, Draitser cree que "la noción de que Arabia Saudita tenga el más mínimo derecho de iniciar una guerra de agresión contra Yemen sin la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad es simplemente un escándalo".

    El experto hizo un paralelo con la situación en Ucrania, "en donde se derrocó un Gobierno tras un levantamiento popular, pero Rusia no recurrió a la fuerza, Rusia no invadió, Rusia no bombardeó Kiev ya que eso habría sido un crimen bajo el Derecho Internacional".

    "Por supuesto", matiza Draitser, "se puede abordar el grado en que Rusia brinda ayuda política y diplomática a los rebeldes en el este de Ucrania, pero esto no se compara con lo que Arabia Saudita está haciendo, porque Arabia Saudita lanzó una guerra, una campaña de bombardeos contra Yemen".

    El experto concluye que "Lavrov hace hincapié en el hecho de que existe algo llamado Derecho Internacional y que se debe respetar".

    Desde el 26 de marzo, la coalición militar de monarquías árabes del Golfo Pérsico y de África del Norte, liderada por Arabia Saudita, lleva a cabo una operación militar en Yemen contra los rebeldes hutíes del movimiento Ansar Alá, que controlan la mayor parte del país árabe, incluida su capital, Saná.

    La ofensiva busca restaurar al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y a su Gobierno, derrocados por los hutíes.

    Tema:
    Operación militar en Yemen (235)

    Además:

    Bombardeos en Yemen alejan a todos los involucrados de la mesa negociadora, afirma experto
    No hay larga mano de Moscú en Yemen
    La ofensiva de Arabia Saudí en Yemen es una amenaza a la paz mundial, afirma político aleman
    La operación terrestre en Yemen es inevitable, aunque dilatará la guerra, cree un experto
    Etiquetas:
    suníes, chiíes, hutíes, Serguéi Lavrov, Yemen, Arabia Saudí, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik