20:33 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    Política
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    El primer ministro británico, David Cameron, y su homólogo irlandés, Enda Kenny, se han desplazado la tarde del jueves a Belfast para dar un impulso a las estancadas negociaciones entre los partidos de Irlanda del Norte y evitar el colapso del Gobierno autonómico.

    Los líderes políticos de las dos principales comunidades de la provincia, unionista-protestante y republicana-católica, intentan resolver sus diferencias respecto al plan fiscal para 2015 y cuestiones de identidad y justicia derivadas de 30 años de violencia sectaria, que concluyó con la firma del acuerdo de paz en 1998.

    Este último tramo de negociaciones comenzó hace nueve semanas y la ausencia de un acuerdo en las próximas horas precipitará la caída del actual Ejecutivo compartido entre el Partido Democrático Unionista (DUP) y la formación republicana Sinn Finn, según advierten ambas partes.

    "Espero que el acuerdo pueda alcanzarse y por eso estoy aquí hoy", declaró Cameron a su llegada esta tarde al parlamento de Stormont, a las afueras de Belfast.

    Fuentes irlandesas señalan que Londres y Dublín han consensuado sus posturas en un documento que centrará las conversaciones entre los partidos norirlandeses.

    El capítulo fiscal es fundamental para avanzar hacia la resolución de los viejos escollos del proceso de paz, estancada desde hace más de un año.

    Son los llamados ´legados de la violencia´ —uso de banderas de ambas comunidades, víctimas, reconciliación, crímenes históricos no resueltos y desfiles de los radicales unionistas- cuya resolución fracasó en diciembre de 2013 y que dan lugar a periódicos disturbios en Irlanda del Norte.

    Sin embargo, la disputa sobre política presupuestaria ha tomado prioridad en las actuales negociaciones.

    Sinn Fein se opone a aplicar los recortes en el sistema de Seguridad Social introducidos por el Gobierno del Reino Unido y ha presentado su propio proyecto de presupuesto, que rechaza la mayoría de partidos.

    A principios de mes, el ministro de Hacienda británico ofreció transferir a Irlanda del Norte la competencia de fijar el impuesto sobre los beneficios de las sociedades, con la condición de que los partidos de la provincia acuerden un plan fiscal sostenible.

    Los líderes políticos de la provincia esperan ahora nuevas concesiones económicas en el documento presentado hoy por Cameron y Kenny.

    Pero, según ha advertido la ministra británica para el Ulster, Theresa Villiers, "la solución a los problemas no puede ser un gran cheque del Tesoro, ese dinero no existe".

    Etiquetas:
    Enda Kenny, David Cameron, Irlanda
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook