En directo
    Refugiados sirios en la frontera con Israel

    Miles de sirios huyen de los combates hacia la frontera con Israel

    © REUTERS / Ammar Awad
    Oriente Medio
    URL corto
    235

    TEL AVIV (Sputnik) — Miles de sirios huyeron de los combates que estallaron en los distritos sur de su país hacia la frontera con Israel buscando ayuda y seguridad, según militares israelíes.

    Aunque los israelíes se niegan a admitir a refugiados, tiran encima de la frontera toneladas de cargas humanitarias destinadas para los campamentos de desplazados.

    El mayor Serguei Kutikov, de la unidad israelí que responde por la ayuda humanitaria a los sirios, dijo a Sputnik que desde el comienzo de los combates en el sur de Siria, de 10.000 a 12.000 de sus ciudadanos se trasladaron hacia la frontera israelí.

    También señaló que al ver esta tendencia en la conducta de los civiles, la parte israelí supuso que la situación puede agravarse y creó necesario suministrar más agua, víveres y medicamentos a la parte siria, así como enviarle carpas.

    Además: Estas son las trabas que impiden el arreglo del conflicto sirio

    Según el oficial, los desplazados sirios huyen en dirección a Israel esperando que las partes en conflicto teman actuar en la cercanía inmediata de su frontera pues saben que el Ejército israelí reacciona con dureza a cualquier caída de proyectiles a su territorio. 

    El teniente coronel Tomer Koller, médico del Ejército israelí, comentó la situación a un grupo de medios entre los que se encontraba Sputnik.

    "Hemos visto a muchos desplazados concentrados y les hemos entregado centenares de toneladas de ayuda, más de la que le damos habitualmente a las comunidades sirias vecinas. Es ayuda de Israel y de otros países", declaró  Koller.

    Las fuerzas israelíes empezaron a mandar ayuda humanitaria a los sirios de los pueblos cercanos hace cinco años, en el marco del proyecto "Buen Vecino". Les entregan alimentos, agua, gasolina, generadores, medicamentos y material médico para clínicas.

    Tema relacionado: La OMS alerta que más de 420.000 sirios necesitarían ayuda humanitaria

    "Buen Vecino" es "una herramienta de seguridad", indicó el teniente coronel Marco Moreno, ex-jefe del proyecto. "Pensamos que con la revolución en Siria, podrían infiltrarse combatientes en nuestro territorio y ofrecimos un acuerdo a los sirios de zonas vecinas para que evitaran que el terror entrara en Israel, a cambio de ayuda humanitaria", apuntó Moreno.

    ​​La mayor parte de los siete años de guerra en Siria, la zona fronteriza con Israel ha estado controlada por grupos opositores, muchos de ellos yihadistas, como el Frente al Nusra.

    "A Israel no le interesa que [los desplazados] crucen la frontera y por eso les damos lo que necesitan al otro lado", afirmó Koller.

    El Gobierno israelí ha dejado claro varias veces que no acogerá a refugiados sirios. "Seguiremos protegiendo nuestras fronteras. Continuaremos entregando ayuda humanitaria, pero no permitiremos a nadie entrar en nuestro territorio", confirmó esta semana el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

    "Israel es un país muy pequeño, ¿a cuánta gente podríamos aceptar?, se preguntó el teniente coronel Marco Moreno, exresponsable del proyecto "Buen Vecino".

    Israel tiene 8,5 millones de habitantes. Su vecino Líbano cuenta con 6 millones de ciudadanos y ha acogido a 1,5 millones de sirios (registrados por la ONU unos 950.000) y a casi medio millón de palestinos.

    Según Moreno, "los sirios no quieren entrar en Israel". Pero en los últimos días, en la valla de la frontera se han producido pequeñas protestas de sirios que quieren cruzar.

    "Yo sería el primero en entrar en Israel si abriera la frontera", aseguró Mohamed Hariri, de 29 años, por teléfono. Llegó hace quince días a la zona de Bariqa, un pueblo sirio situado a menos de un kilómetro de la frontera con los Altos del Golán ocupados por Israel.

    Vivía en el área rural próxima a la ciudad de Daraa, al sur de Siria, pero tuvo que huir de su casa el 18 de junio "por los intensos bombardeos", contó.

    Más: Cientos de refugiados sirios regresan de Líbano a Al Qalamun Occidental

    Desde el mirador de Hazaka, en la parte del Golán ocupada por Israel, se divisan decenas de tiendas de campaña a 500 metros de la frontera con Siria, herméticamente cerrada.

    "Escapamos de casa cuando empezaron los bombardeos aéreos en Daraa, nos movimos de una zona a otra, pero iban disparando a todo el mundo. Pensamos que el mejor lugar para refugiarse sería la frontera con Israel porque es un país fuerte, nadie lo puede atacar", explicó Hariri, que aseguró no ser combatiente.

    "La situación en los campos de refugiados es muy difícil, especialmente para los niños y las mujeres, hay muchas embarazadas. Nos faltan tiendas, no tenemos lavabos ni suficiente comida", relató Hariri desde Bariqa.

    Una gran parte de esta localidad siria, situada a unos 50 kilómetros al noroeste de Daraa, se encuentra dentro de las líneas de separación entre Israel y Siria, trazadas por el acuerdo de alto el fuego de 1974, tras la guerra de 1973. La zona está supervisada por la Fuerza de la ONU de Observación de la Separación (FNUOS).

    La cantidad de sirios que escapan de la ofensiva en Daraa en las últimas tres semanas oscila entre 270.000 y 330.000, según la ONU. La gran mayoría se concentran en los límites entre Siria y Jordania, que hace dos años cerró su frontera tras acoger a 1,3 millones de refugiados sirios.

    Más: En Turquía "el problema que enfrentamos con los refugiados sirios es urbano"

    Israel no teme un gran alud de desplazados a sus puertas y confía en que "el régimen sirio respete el acuerdo de alto al fuego de 1974", señaló Koller.

    Además:

    Hizbulá se encarga de llevar a los refugiados sirios en el Líbano a casa
    La ONU llama a Jordania a dejar abierta la frontera para los refugiados sirios
    Una treintena de localidades en el sur de Siria se suman a la tregua
    Etiquetas:
    huida, combates, fronteras, refugiados, Altos del Golán, Israel, Siria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik