06:21 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Un campamento para refugiados sirio

    Las secuelas de Siria: cuando el terrorista sigue en tu cabeza (fotos)

    © Sputnik / Nada Ajeeb
    Oriente Medio
    URL corto
    0 05

    Los habitantes de Guta Oriental habrán logrado escapar de las hordas de terroristas que controlaron la región durante mucho tiempo, pero no lo han hecho en sus cabezas y requieren terapia. Algunos de los psicólogos que atendieron en campamentos a los refugiados provenientes de allí aseguran que muchos están en un 'estado de fanatismo'.

    "Pregunté al marido de una familia que había salido de Guta Oriental si me podía permitir hablar con su esposa en privado. Necesitaba pedirle que confirmase si había sufrido abusos sexuales. El hombre comenzó a gritarme y a acusarme de querer meterle en la cabeza a su esposa según qué convicciones políticas y religiosas ajenas a ellos", explica a Sputnik una de las empleadas del grupo de psicólogos.

    Sin embargo, esta no es más que una historia de muchas. También cuentan el caso de un hombre que se negó a hablar con un grupo de mujeres que trabajaba con refugiados en un campamento porque estas no llevaban hiyab. O el de una mujer que no quería hablar con los voluntarios varones porque estaba de luto por su marido y durante ese tiempo no se le permitía dirigirle la palabra al sexo contrario.

    Esto te puede interesar: Unos 6.000 yazidíes permanecen en manos de Daesh en Irak y Siria

    Uno de los campamentos para refugiados en los que vivían los desplazados de Guta Oriental
    © Sputnik / Nada Ajeeb
    Uno de los campamentos para refugiados en los que vivían los desplazados de Guta Oriental

    Por el censo de la población de Guta Oriental, se sabe que muchos pequeños llevan los nombres de padres inventados. Un detalle que demuestra el difícil destino de sus madres. Son víctimas de la violencia, pero no hablan de ello porque, de lo contrario, sería difícil vivir tanto para ellas como para sus hijos.

    "A las personas a las que se les ha lavado el cerebro e infundido ideas terroristas se les puede identificar por medio de test especiales.  Sufren insomnio, son desconfiados y carecen de iniciativa y de motivación para comenzar una vida normal", explica a Sputnik Sana Mansha, una de las psicólogas sirias que lidian con la barbarie de Guta Oriental.

    Los adultos esconden sus convicciones, pero comienzan a sudar sobremanera durante el transcurso de una conversación y su ritmo respiratorio aumenta.
    © Sputnik / Nada Ajeeb
    Los adultos esconden sus convicciones, pero comienzan a sudar sobremanera durante el transcurso de una conversación y su ritmo respiratorio aumenta.

    Los niños a los que se les ha enseñado cómo manipular armas son diferentes de aquellos que simplemente se asustan por una explosión y por los horrores que les ha tocado vivir. Se hace indispensable identificarlos porque así se evita que aparezcan problemas en el futuro.

    "Los pequeños expresan sus pensamientos y convicciones cuando juegan y en los dibujos que hacen. Basta con observar lo que hacen para darse cuenta en seguida por lo que han tenido que pasar", asegura Mansha.

    Tema relacionado: Una de las concubinas yazidíes más caras de Daesh cuenta su historia

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Daesh y el 'fanatismo' occidental
    El oscuro mercado de esclavas sexuales de Daesh
    Daesh mantiene a esclavas sexuales en la ciudad de Faluya
    Etiquetas:
    machismo, fanatismo, psicología, Daesh, Siria