En directo
    Las fuerzas hutíes en Yemen

    Rusia, ¿la única esperanza para la paz en Yemen?

    © AP Photo/ Hani Mohammed
    Oriente Medio
    URL corto
    1270

    En el tercer aniversario de la intervención militar en Yemen llamada Operación Tormenta Decisiva, el reciente ataque de los hutíes contra Arabia Saudí que se cobró su primera víctima mortal amenaza con llevar el conflicto a un nuevo nivel.

    Primera baja

    En la noche del 25 de marzo, los hutíes yemeníes lanzaron contra Arabia Saudí siete misiles balísticos de fabricación nacional Qaher-2, Burkan-2H y Bader-1 contra aeropuertos y otros objetivos estratégicos.

    A pesar de que ningún misil alcanzó su destino, el bombardeo de Riad ha causado la primera víctima mortal en la capital saudí desde el comienzo del conflicto yemení. Como resultado de la caída de fragmentos de misiles en los barrios residenciales, una persona murió y dos resultaron heridas.

    A diferencia de lo que ocurre en Siria, al evaluar el ataque, Rusia y Occidente mostraron una rara sintonía en la condena del bombardeo del territorio saudí, escribe el diario ruso Kommersant.

    "Reafirmamos nuestra posición de principios en favor de una pronta resolución del conflicto armado en Yemen, en favor de que las partes en conflicto renuncien a la lógica del 'ojo por ojo' y a los intentos de resolver las discrepancias por la fuerza", comunicó el Ministerio de Exteriores ruso.

    Moscú llamó una vez más a las partes en conflicto a sentarse a la mesa de negociaciones "para elaborar una consenso consolidado del desarrollo del país sobre la base de un amplio diálogo nacional, la toma en consideración de los intereses de sus principales fuerzas políticas y las correspondientes decisiones de la comunidad internacional".

    ¿Fracasó la Tormenta Decisiva?

    Como subrayan los periodistas de Kommersant, tres años después de que Arabia Saudí, con el apoyo de otras monarquías del golfo Pérsico, interviniera en el conflicto interno de Yemen y comenzara a atacar las posiciones del movimiento chií Ansar Alá —apoyado por Irán—, Yemen sigue viviendo una de las situaciones más complicadas de la región de Oriente Medio.

    A pesar de que el objetivo oficial de la operación de Riad en Yemen era la estabilidad interna del país y preservar la integridad del Estado yemení, las tensiones entre los bandos y clanes ha favorecido que Yemen —que carece de autoridades fuertes— se haya convertido en otro trampolín para el terrorismo internacional de Al Qaeda y Estado Islámico, grupos prohibidos en Rusia y otros países. 

    Al mismo tiempo, en vísperas del tercer aniversario de la Operación Tormenta Decisiva, las organizaciones internacionales publican cifras que muestran la magnitud de la tragedia humana en Yemen.

    Lea más: Yemen: ¿una nueva guerra o el final de una antigua?

    Según la ONU, entre marzo de 2015 y diciembre de 2017 5.500 civiles perdieron la vida y más de 9.000 resultaron heridos. El 62% de las víctimas está asociado a ataques aéreos de la coalición del golfo Pérsico. Además, 3 millones de personas se quedaron sin hogar y 22,2 millones —dos tercios de la población de Yemen— necesitan asistencia humanitaria.

    ​Alrededor de 18 millones también sufren de desnutrición, 8 millones están al borde de la inanición y la gente no tiene trabajo ni dinero para comprar comida. Durante los tres años que dura la guerra el precio de la harina aumentó un 54% y el del arroz un 131%.

    En busca de la paz

    Las organizaciones humanitarias que trabajan en Yemen creen que solo el cese de las hostilidades puede salvar al país de una catástrofe.

    En una situación que requiere la activación de todos los esfuerzos diplomáticos, el embajador de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, instó a "buscar formas de iniciar un proceso de paz sin condiciones previas en vez de buscar chivos expiatorios".

    Según Kommersant, en este contexto Rusia puede jugar un papel esencial en la prevención de una posible escalada por ser la única potencia mundial que tiene contactos estrechos tanto con Arabia Saudí como con los hutíes e Irán —que apoya a Ansar Alá, el grupo que engloba a los hutíes—.

    "La posición neutral de Rusia en el conflicto en Yemen, así como sus contactos con todas las partes implicadas, permiten a las organizaciones no gubernamentales internacionales mantener la esperanza de una solución a la crisis", declaró a Kommersant la directora de la oficina moscovita de Oxfam, Elza Vidal. 

    Los entresijos de la operación militar en Yemen
    © Sputnik /
    Los entresijos de la operación militar en Yemen

    Además:

    La Cruz Roja califica de "trágica" la situación humanitaria en Yemen
    Médicos Sin Fronteras suspende por seis semanas su labor en Yemen por seguridad
    Moscú condena los ataques con misiles contra Arabia Saudí desde Yemen
    Coalición árabe intercepta siete misiles lanzados desde Yemen
    Canciller iraní: Rusia salvó dignidad del Consejo de Seguridad al vetar resolución sobre Yemen
    Etiquetas:
    misiles, guerra, Yemen, Irán, Arabia Saudí, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik