En directo
    Niños de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel

    Conoce el 'oasis de paz' que desafía el conflicto entre palestinos e israelíes

    © Foto : WASNS
    Oriente Medio
    URL corto
    Jerusalén, una capital en disputa (247)
    570

    A mitad de camino entre Jerusalén y Tel Aviv, una aldea demuestra que la convivencia pacífica entre judíos y musulmanes es posible en el Israel de hoy. Sputnik te cuenta todo sobre este lugar, un faro de esperanza en medio de las tensiones existentes en esa zona.

    El anuncio de que EEUU trasladará su embajada en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén echó gasolina a las llamaradas de un conflicto que lleva ya siete décadas. Las divergencias entre los palestinos y judíos parecen ser cada vez mayores, pero hay un ejemplo de que se puede compartir la misma tierra en total armonía.

    En medio del recorrido que deberán seguir los camiones de mudanza de la embajada estadounidense se encuentra Wahat al-Salam/Neve Shalom (WASNS), una aldea habitada por unas 300 personas. Una mitad son palestinos y la otra, judíos. Su significado, tanto en hebreo como en árabe, es 'oasis de paz'.

    Su fundador fue Bruno Hussar, un religioso dominico nacido en Egipto en el seno de una familia judía. En 1969, aún estaba fresco el recuerdo de la Guerra de 1967, en la que Israel tomó posesión de buena parte de los territorios habitados por palestinos, incluyendo la mitad oriental de Jerusalén.

    En este contexto, el sacerdote se propuso una instancia para que los fieles que consideran a esa región sagrada —musulmanes, judíos y cristianos— "dialogaran" e "hicieran algo" para resolver el conflicto, explicó a Sputnik Samah Salaime, directora de la oficina de Comunicación y Desarrollo de WASNS.  Sin embargo, el tiempo reveló que el problema no era entre las distintas confesiones.

    Lea también: Bolivia expresa su compromiso con toda iniciativa de paz entre Israel y Palestina

    "Es más un conflicto nacional. Los palestinos no tenían problemas con los vecinos judíos por el hecho de su religión; sino más bien por el enfrentamiento militar entre dos nacionalidades: los palestinos y los israelíes", dijo Salaime.

    Niños de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel
    © Foto : WASNS
    Niños de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel

    El padre Bruno y sus seguidores consideraron que no bastaba una instancia aislada de encuentro los fines de semana para alcanzar la paz y así surgió el proyecto de una aldea basada en la igualdad entre el pueblo judío y el palestino. Sobre una superficie de 40 hectáreas en la ladera de un monte, donadas por el monasterio católico de Latrún, se inició la construcción de WASNS.

    En 1971 el proyecto "se estableció como el primer poblado binacional y bilingüe" con 64 familias de ambas nacionalidades. Los pioneros llegaron a tierras baldías donadas por los monjes, que mantuvieron la propiedad "pacífica y sin sangre" durante 200 años. Alrededor de este 'oasis', tres aldeas palestinas fueron ocupadas y destruidas por las fuerzas israelíes.

    "Estamos sobre la línea verde [el límite demarcado al final de la guerra árabe-israelí de 1949], al lado de la frontera. No podíamos establecer un proyecto pacífico en las ruinas de otra gente. Tampoco podemos pedir al Estado tierras ocupadas, que por otro lado no nos las daría", explicó la portavoz de la aldea.

    Lea también: Casi dos tercios de los israelíes creen que nunca habrá paz con Palestina

    Hoy, el espacio sigue siendo el mismo que al inicio y tienen una lista de espera para familias árabes y judías, ya que más personas se acercaron luego de su fundación. Con el tiempo, las ideas de convivencia se consoliudaron con un importante énfasis en la educación de los más pequeños.

    "En Israel la educación está separada. Desafortunadamente tenemos sistemas distintos para árabes y judíos. Es posible terminar la secundaria y la universidad sin que haya encuentros. Eso no es apropiado para nuestro modelo de comunidad, por lo que fundamos la primera escuela bilingüe [árabe-hebreo] en 1984", recordó Salaime.

    Niños de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel
    © Foto : WASNS
    Niños de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel

    En aquel momento, el centro educativo no gozaba de ningún reconocimiento y sólo tenían ocho alumnos. Unos 15 años después obtuvieron la aprobación de las autoridades y, al día de hoy, 254 chicos de los seis años de educación primaria asisten a clases en WASNS, el 90% proviene de las afueras de la aldea.

    En las aulas, bajo el mismo techo aprenden niños judíos y árabes, con dos docentes que enseñan "las dos narrativas" sobre el conflicto. Este caso se volvió un ejemplo a nivel nacional y hoy hay cinco escuelas parecidas. Sin embargo, según Salaime, la de WASNS "es la única que no tiene vergüenza de afirmar que es binacional o que enseña la historia de los palestinos".

    "Dentro de la educación normativa en Israel a mucha gente no le gusta esto. Pero si tienes 150 alumnos palestinos, tienes que contarles su historia. Personalmente yo soy una refugiada. (…) Quiero que mi historia sea contada a mis hijos, pero en Israel está prohibido hablar de la nakba en el sistema de educación formal. No se puede hacer nada en contra de su narrativa", explicó la habitante de la aldea.

    Niños de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel
    © Foto : WASNS
    Niños de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel

    En el ámbito de la educación informal, también el proyecto del padre Bruno tiene varias líneas de trabajo. La Escuela de la Paz forma a adolescentes y adultos con talleres e intervenciones a largo plazo de "urbanistas, ambientalistas, educadores, abogados, periodistas", tanto israelíes como palestinos.

    Con el apoyo de la Unión Europea, WASNS en los últimos tres años ha impulsado un plan para formar jóvenes como políticos del futuro y alentar el cambio generacional en los liderazgos de ambos pueblos. Las disposiciones de Estado de Israel no permiten que este proyecto se lleve a cabo en su territorio, por lo que deben organizar los encuentros en Aqaba, Jordania.

    "Soñamos con nuevos políticos jóvenes que se vuelvan líderes y tomen el abordaje correcto del conflicto, que puedan hablar de esto sin esconderse, que puedan decir a la gente lo que se debe hacer y cómo podemos vivir en paz", dijo Salaime.

    Asamblea de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel
    © Foto : WASNS
    Asamblea de la aldea Wahat al-Salam Neve Shalom, donde conviven en paz judíos y musulmanes de Israel

    La espiritualidad y la religión tienen su espacio dentro de la aldea, pues se le da importancia a las tradiciones, la cultura y el arte, como canales de comunicación entre las dos naciones que allí habitan.

    "Vivir aquí no es como estar en cualquier lugar. Tienes que ser activo y querer ser parte de lo que sucede. (…) No es que construyes tu casa y te quedas. (…) Hay asambleas generales y todo lo hablamos. Todo es dialogado. Es una democracia directa que a veces funciona lento. Pero durante 40 años ha funcionado y apenas un par de familias se fueron, pero por la infraestructura. Nadie fue asesinado o herido. Todo está bien, salvo lo que pasa fuera de la burbuja. No nos gusta este título, pero es algo así", narró la habitante de la aldea.

    Este proyecto ha sufrido ataques de movimientos extremistas judíos, que han intentado destruir la escuela y han dejado mensajes intimidatorios para los habitantes. Y es en tiempos de crisis que los forasteros se interesan por lo que sucede en WASNS, que ha sobrevivido varias guerras y escaladas de tensiones.

    "Sabemos lo que les pasa a los palestinos, lo que sucede en Gaza, y sufrimos como cualquier persona de izquierdas o que habla en Israel sobre la nakba o sobre la paz. Sabemos que estamos contra la norma", dijo Salaime.

    De hecho, los habitantes de la aldea, tanto judíos como árabes, son críticos del Gobierno y especialmente de la actual administración. Durante el bombardeo de Israel sobre Gaza en 2014, en las asambleas generales de WASNS la gente lloraba, recordó la portavoz de la localidad. Por eso establecieron canales de ayuda humanitaria.

    Lea también: Mogherini: existe la posibilidad de guerra abierta entre Israel y Palestina

    Hablar del holocausto es un pilar importante para la convivencia. En WASNS vive Yair Auron, un importante historiador israelí, que se ha destacado por su estudio del tema. En el Yad Vashem, el monumento que hay en Israel para honrar la memoria de quienes salvaron a judíos durante el holocausto, hubo reticencia al momento de incluir a los cherquesos, una etnia musulmana del Cáucaso que salvó del exterminio a una treintena de niños.

    Auron fundó el Jardín de los Salvadores, que rindió homenaje a este grupo, así como a otras personas que intentaron frenar barbaries similares, como el genocidio armenio. Uno de sus ilustres nombres es el del cantante francés de origen armenio Charles Aznavour.

    Todo esto genera la atención de la gente de afuera. En un inicio, más que nada extranjeros. Pero últimamente también de los israelíes. Según Salaime, muchos llegan y consideran que los aldeanos "están locos" y que WASNS se trata de una excepción con "los palestinos buenos". "No quieren entender y convencerse de que es posible", afirmó la activista.

    Lea también: Los palestinos tachan al Gobierno israelí de "racista" y lo acusan de no querer la paz

    Durante los ataques a Gaza en 2014, en WASNS temieron que la gente no quisiera inscribir más a sus hijos en la escuela. Sin embargo, el resultado fue el contrario. Más de 200 personas se presentaron para 30 vacantes, por lo que decidieron abrir una clase más por curso.

    "Eso nos dio esperanza. Si hay violencia y locura afuera y la gente aún así confía en mandar a sus hijos aquí, eso quiere decir que no perdieron la esperanza y que están abiertos a algo distinto. Judíos y árabes están cansados del odio y quieren que al menos por los seis años de escuela algo sea distinto", aseguró Salaime.

    La entrevistada indicó que "mucha gente analiza la situación en Israel y Palestina e interpretan lo que pasa". "Nosotros estamos haciendo algo y creemos en eso", enfatizó.

    "Si le das esperanza a la gente, la tomarán, judíos o árabes, palestinos o israelíes. Quizás digan que somos ingenuos por ser activistas de la paz. Pero es mejor para el mundo ser activista por la paz y no por la guerra", concluyó.

    Tema:
    Jerusalén, una capital en disputa (247)

    Además:

    Palestina solicitará su integración plena en las Naciones Unidas
    Palestina solicitará en enero su integración plena en la ONU
    Etiquetas:
    paz, Israel, Palestina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik