21:45 GMT +322 Febrero 2018
En directo
    Situación en Mosul, Irak (archivo)

    'Gasolina sucia', así es el oro negro de Daesh (fotos)

    © REUTERS/ Thaier Al-Sudani
    Oriente Medio
    URL corto
    0 0 0

    Al sur de la ciudad iraquí de Mosul, en la localidad de Al Kayara, hay un centenar de enormes hornos abandonados en medio del desierto llamados 'harraka'. Los radicales los solían usar para producir gasolina de destilación directa.

    Abu Mustafá, un residente de la zona, relató a Sputnik que los ingresos que generaba uno solo de estos hornos alcanzaban los 30.000 dólares al mes.

    La tecnología fue facilitada por sirios a los iraquíes. Este tipo de gasolina y otros productos petrolíferos tenían mucha demanda en el mercado local a causa de la falta de combustibles. 

    • Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      © Sputnik/ Nazek Mohammed
    • Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      © Sputnik/ Nazek Mohammed
    • Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      © Sputnik/ Nazek Mohammed
    • Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      © Sputnik/ Nazek Mohammed
    • Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      © Sputnik/ Nazek Mohammed
    • Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      © Sputnik/ Nazek Mohammed
    • Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      © Sputnik/ Nazek Mohammed
    • Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa
      © Sputnik/ Nazek Mohammed
    1 / 8
    © Sputnik/ Nazek Mohammed
    Harakka, hornos en los que producían la gasolina de destilación directa

    El hombre entrevistado por Sputnik relató que la alta demanda fue creada de manera artificial por los propios terroristas, que no vendían productos petrolíferos procesados industrialmente en las áreas que estaban bajo su control.

    El 'harraka' es una cisterna enorme que cuenta con varias tuberías soldadas a ella. El primer horno de este tipo apareció en la localidad de Azba y fue comprado en Siria, relató Abu Mustafá. El entrevistado añadió que pronto muchos se enteraron de la existencia de esta 'nueva tecnología' y comenzaron a hacer sus propias réplicas del 'harraka'. 

    Más: Ingresos de Daesh por venta de petróleo se reducen a la mitad

    Prácticamente cualquier soldador es capaz de crear una y Mustafá agregó que los terroristas también pidieron hornos para ellos. El precio de uno de estos 'harraka' no superaba los 800 dólares y eran producidos en Mosul o comprados en Siria, manifestó. 

    El aparato funciona de la manera siguiente: la cisterna se llena con petróleo y se calienta durante 24 horas. Después, cuando la temperatura alcanza el nivel necesario, se extraen unos 220 litros de gasolina de la cisterna a través de una tubería especial durante 10 minutos. 

    Durante la segunda hora, se extrae gasolina de baja calidad, que también tiene su mercado. Lo último en salir es el combustible diésel. Finalmente, en el fondo de la cisterna queda un líquido pegajoso pesado que se usa como material inflamable.

    Los terroristas vendían petróleo a los poseedores de estos hornos por unos 20 o 30 dólares por barril. Las ganancias netas por cada barril una vez finalizado el proceso eran de 200 dólares. Los beneficios de los yihadistas eran todavía superiores porque vendían petróleo que les había salido gratis. 

    Como resultado, cada horno generaba 30.000 dólares mensuales para Daesh —autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países—.

    Para cuando las áreas con yacimientos de petróleo fueron liberadas, la mayoría de hornos se había deteriorado por exceso de uso.

    Además:

    El Gobierno sirio recupera el control sobre un importante yacimiento de petróleo (vídeo)
    El Ejército de Siria arrebata a Daesh más de 40 pozos petroleros durante la ofensiva de Al Raqa
    La lucha por el petróleo sirio: ¿quién se quedará con el 'oro negro' del país?
    Etiquetas:
    terroristas, gasolina, Daesh, Irak
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik