06:20 GMT +319 Noviembre 2017
En directo
    Yihadistas de Daesh (archivo)

    ¿Dónde ondearía la bandera negra del 'califato' tras la derrota de Daesh en Siria e Irak?

    © Foto: Screenshot
    Oriente Medio
    URL corto
    Lenta.ru
    175911241

    El llamado Estado Islámico está viviendo sus últimos días en Siria e Irak. Las tropas iraquíes han establecido un control casi completo sobre Mosul, entretanto las unidades kurdas asedian la capital del autoproclamado 'califato', Al Raqa. Pero incluso en caso de que Daesh caiga, los islamistas se quedan.

    El medio Lenta.ru trató de elucubrar adónde podrían dirigirse los radicales.

    Es posible que tras su derrota los yihadistas de Daesh —grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países— formen unidades de resistencia o depongan las armas y regresen a sus familias. Los radicales extranjeros que no desean regresar a sus casas, al temer una persecución judicial, probablemente viajarán a otras partes del mundo para luchar por el califato.

    "Los yihadistas de Daesh no inician las guerras, sino que llegan a los lugares donde el Estado ya se ha caído y donde el nivel de violencia política es muy alto", opina el jefe del Centro de Estudios Árabes e Islámicos de la Academia de Ciencia de Rusia, Vasili Kuznetsov, citado por el medio.

    Por consiguiente, los yihadistas viajan a zonas donde la guerra ya ha comenzado o donde hay campo abonado para ella, agregó el entrevistado.

    Frente libio

    Después de la caída del Gobierno de Muamar Gadafi en 2011, Libia se hundió en el caos y la anarquía, y Daesh no tardó en decidir beneficiarse de esta situación. Los primeros representantes de esta agrupación llegaron al país en 2014 y lograron convencer a los islamistas de jurar lealtad al 'califa' Abu Bakr Bagdadi.

    El plan de los radicales fue propagar el islam por toda África del Norte comenzando con Libia. En diciembre de 2016 los terroristas sufrieron una derrota mayor, pero, lamentablemente, la resistencia de los radicales continuó.

    Lea más: El nuevo Gadafi: ¿quién es Jalifa Haftar?

    Hoy en día el país africano está sacudido por numerosos atentados. En condiciones en las que falta un Gobierno centralizado, Libia de verdad parece un lugar muy atractivo para Daesh.

    Rivalidad yihadista

    Otro país destrozado por un conflicto armado es Yemen. La guerra civil entre los rebeldes hutíes y el Gobierno actual, apoyado por Arabia Saudí, dura desde 2015. Durante estos dos años sangrientos el grupo terrorista suní Al Qaeda —proscrito en Rusia— se hizo potente en la región.

    Para los terroristas, Yemen es el campo de batalla ideal. El único obstáculo para los integrantes de Daesh es Al Qaeda, que es su enemigo principal. Los radicales del Estado Islámico se muestran poco dispuestos a hacer las paces con su rival en la yihad mundial, por lo menos ahora.

    Más aquí: La amenaza de Daesh en América Latina

    La ofensiva radical llega a Asia

    Recientemente la actividad de los terroristas ha aumentado en el Sudeste Asiático, región con un número significativo de musulmanes.

    En particular, los radicales de Daesh podrían apostar por Indonesia, el país con la mayor población musulmana del mundo.

    El grupo terrorista ya ha tenido éxito en este país asiático. Las autoridades reconocieron que las células durmientes de los yihadistas existen casi en cada provincia de Indonesia y solo esperan una orden para lanzar sus ataques.

    El obstáculo principal para Daesh en este país es la ideología dominante de Indonesia, Pancasila, proclamada un poco antes de que el país se independizara. Esta filosofía estatal promueve la fe en Dios, la democracia, la justicia social y la unidad del pueblo indonesio.

    La ideología Pancasila ayudó a frenar la propagación del yihadismo en Indonesia. Solo 700 ciudadanos de este país musulmán —que cuenta con casi 260 millones de personas—se fueron a luchar en Sira: en comparación con 1.700 franceses, 2.400 ciudadanos rusos y 6.000 tunecinos es un número relativamente pequeño.

    Por ahora, Yakarta gana la batalla contra Daesh en su territorio, pero no se sabe si será capaz de lidiar con este problema en el futuro cuando una ola de radicales llegue al país de Siria.

    Semillas de la yihad en el territorio de la antigua URSS

    De los países de Asia Central —que en el pasado fueron partes de la Unión Soviética— quizá el más destacado en la ofensiva yihadista sea Tayikistán. Los provenientes de este país son unos de los más activos en Siria.

    Por suerte, el mismo territorio de Tayikistán todavía no tiene una presencia considerable de yihadistas de Daesh.

    Situación en la ciudad filipina de Marawi capturada por los yihadistas de Daesh
    © REUTERS/ Erik De Castro
    Las autoridades tayikas temen la radicalización de la población, por lo cual, toman medidas muy duras, en particular cerraron centenares de casas de oración sin licencia, prohibieron la indumentaria musulmana en las escuelas y en los puestos de trabajo, cerraron 160 tiendas de vestimenta islámica e ilegalizaron la asistencia de los menores de 18 años a las mezquitas.

    Dusambé hace huir a todos los islamistas; el Partido del Renacimiento Islámico de Tayikistán (PRIT), que participaba en la vida política del país desde 1993, se prohibió en 2014 y se reconoció como grupo terrorista el año siguiente.

    Lea también: El desastroso 'legado' de Daesh del que nadie todavía habla

    Los expertos señalan que antes el PRIT había desempeñado un papel muy importante en Tayikistán porque convencía a la población de no seguir a los yihadistas. Entonces, tan pronto como lo prohibieron hubo un aumento significante en el número de tayikos que se unieron a los radicales, incluso entre los estudiantes.

    La yihad mundial continuará

    Después de que Daesh sufra la derrota en Siria e Irak, la idea del 'Estado Islámico' seguirá viva: los yihadistas continuarán buscando regiones vulnerables del planeta para hacer explotar la situación en ellas y proclamar un nuevo 'valiato'.

    Mientras países como Libia y Yemen están destinados a ser víctimas de la nueva ofensiva de yihadistas extranjeros, otros países musulmanes del mundo aún tienen suficiente tiempo para prevenir que la 'bandera negra del califato' ondee sobre sus palacios presidenciales, concluye la nota de Lenta.ru.    

    Además:

    Kazajistán desmantela cuatro grupos leales a Daesh
    Muftí de Tartaristán: Daesh nada tiene que ver con el islam
    Indonesia envía cazas a la frontera para evitar la entrada de yihadistas filipinos
    Daesh, un producto manejado por EEUU y Arabia Saudí
    Etiquetas:
    yihad, terrorismo, yihadistas, Daesh, Tayikistán, Yemen, Libia, Indonesia, Irak, Siria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik