En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    Por
    Repasamos el 2020, el año que lo cambió todo (87)
    3443
    Síguenos en

    TEL AVIV (Sputnik) — El cambio de gobierno en Estados Unidos deja colgado al Ejecutivo del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en sus ambiciones con respecto a la israelización de Cisjordania y el plan de paz con los palestinos apodado el 'pacto del siglo', así como con el rediseño de los aliados en Oriente Medio.

    "EEUU siempre ha sido un aliado fundamental para Israel desde que comenzó a existir el país, pero cada presidencia tenía su color y sus lados críticos con Israel. La de Trump ha sido increíblemente indulgente con las políticas de Netanyahu", dijo a Sputnik Arie Kacowicz, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

    Con las "políticas de Netanyahu" se refiere a la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania, el reconocimiento de la soberanía de Israel en el Golán y Jerusalén y el traslado de la embajada estadounidense a la Ciudad Santa, "pero todo ello es más simbólico que práctico", señaló el experto, "y está muy influido por la relación de Trump con los evangelistas de su país".

    La visión mesiánica de Israel y su pueblo a quien, a fin de cuentas, los evangelistas quieren redimir y convertir (extremo que en Israel obvian de modo bastante sorprendente) ha provocado una avalancha de políticas partidarias de reconocimiento de todo lo israelí e ignorancia de cualquier existencia palestina.

    Por ejemplo, la nueva política estadounidense de reconocimiento de productos y servicios de asentamientos judíos de Cisjordania como productos israelíes, cuando la tradicional política de la comunidad internacional, y hasta hace un mes de EEUU también, era señalar en el etiquetado que eran productos de Cisjordania.

    A pesar de la relevancia de esto, Kacowicz considera que lo pragmáticamente nocivo es otra cosa.

    Irán, enemigo común

    "Está claro que Trump ha roto las reglas que se venían respetando con respecto a políticas y nomenclaturas desde 1967, pero eso que dicen que haciéndolo ha fomentado la seguridad de Israel no es para nada seguro: la paz con los Emiratos Árabes Unidos (EAU), la venta de aviones a los EAU y la salida del pacto nuclear con Irán son un desastre", aseguró el profesor.

    La política de Trump ha alienado totalmente a los palestinos, a decir del experto, y "ahora parece que Irán está más cerca de conseguir la bomba (atómica) que antes".

    El apoyo de Trump a Netanyahu, basado en revertir las políticas tradicionales desafiando el consenso mundial con respecto a temas muy delicados, como la capitalidad israelí de Jerusalén y el apoyo y fomento de la actividad colonialista judía en los territorios ocupados, no se ha quedado ahí.

    "Netanyahu y Trump también son socios en una empresa más complicada, ambos comparten que Oriente Medio tiene un claro enemigo, Irán, y han puesto en práctica un rediseño del mapa político", explicó el profesor.

    Fruto de ello son las recientes alianzas con los EAU, Baréin y Sudán, Marruecos, así como las conversaciones secretas, pero no tanto, con Arabia Saudí.

    "Mientras Israel hace alianzas con países entre comillas enemigos, pero no de verdad, porque nunca ha estado en guerra con los EAU, ni Baréin, ni Marruecos, ni Sudán, EEUU vende cazas superavanzados a los EAU", explicó Rajel Legzhiel, analista política.

    "Y está armando a unos países que en estos momentos son aliados, pero quién sabe por cuánto tiempo, creando un serio desequilibrio en la zona", agregó.

    ¿Qué puede pasar ahora?

    Al parecer de los analistas, la estrategia actual es plantarle cara a Irán pero sin uso de la fuerza, sino desde el punto de vista económico, pintando un mapa geopolítico diferente en el que a los nuevos aliados les interese más alinearse con Israel y EEUU que con Irán.

    Hasta ahora cada uno de los nuevos aliados ha recibido algo a cambio de la nueva alianza por parte de EEUU: a Sudán lo retira de la lista de países que promueven el terrorismo para acabar con su alienación, a Marruecos le reconoce la soberanía sobre el Sáhara Occidental, a los EAU le vende cazas…

    ¿Y cuando el presidente electo Joe Biden asuma el cargo? "Netanyahu no se va a quedar huérfano", sonrió Kacowicz.

    Remarcó que "es lo suficientemente astuto y, en cuanto se declaró que Biden sería el próximo presidente, Bibi (apodo cariñoso y no tan cariñoso de Netanyahu) dijo que conoce a Biden desde hace 30 años".

    "Un embajador muy agudo e ingenioso señaló entonces: 'Es cierto que Netanyahu conoce a Biden desde hace 30 años, pero también es cierto que Biden conoce a Netanyahu hace 30 años…'", apuntó.

    El profesor opinó que Trump y Netanyahu son personajes parecidos, "siendo Bibi bastante más sofisticado que Trump".

    "Ahora llega un nuevo presidente que habla de derechos humanos, democracia, valores, y Netanyahu se va a tener que cuidar", advirtió.

    Tema:
    Repasamos el 2020, el año que lo cambió todo (87)
    Etiquetas:
    Benjamín Netanyahu, Donald Trump, Israel, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook