En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    TEL AVIV (Sputnik) — Nuevamente se registraron enfrentamientos por la noche entre la Policía y habitantes de Bnei Brak, una ciudad predominantemente ultraortodoxa, cuando los agentes cerraron una sinagoga que operaba a pesar de las restricciones del coronavirus.

    La sinagoga aparentemente estaba cerrada, pero al inspeccionar más de cerca, los agentes de Policía encontraron que albergaba a decenas de oradores cuando las regulaciones sólo permiten que hasta 10 personas recen juntas en el interior.

    Según un comunicado de la Policía, los oficiales dispersaron al grupo, enfrentándose a empujones de los fieles que procedieron a lanzar piedras a los vehículos policiales.

    El responsable de la reapertura de la sinagoga fue multado con NIS 5.000 (aproximadamente 1.500 dólares).

    Según las noticias del Canal 12, algunas personas gritaron insultos a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, entre ellos, los llamaron "nazis" y les instaron a "regresar a Alemania".

    Desde el inicio de la pandemia, el culto en la sinagoga ha sido una de las actividades vinculadas a la propagación del virus, por lo que la participación de los fieles dentro de la misma se ha mantenido limitada.

    Dentro del plan inicial de desescalada se suponía que las casas de culto debían permanecer cerradas hasta el 15 de noviembre, sin embargo, los ministros votaron para permitir su apertura el primer día del mes, con un límite de 10 devotos en el interior y 20 al aire libre.

    Los autoridades sanitarias advierten que la desescalada no se está llevando a cabo de manera responsable y que un aumento en las infecciones forzará su reversión en dos o tres semanas, según informó el Canal 12.

    Etiquetas:
    COVID-19, cierre, violencia, sinagoga, protestas, Israel
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook