En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 391
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Los preparativos de la operación de Rusia en Siria se llevaron a cabo con máxima discreción, reveló el ministro ruso de Defensa, Sergueí Shoigú, en un artículo publicado en el diario oficial de las Fuerzas Armadas Kraznaya Zvezda.

    El 30 de septiembre se cumplen cinco años del inicio de la operación rusa en Siria lanzada a petición del presidente del país árabe, Bashar Asad.

    "Antes del inicio de la operación, en la base aérea Hmeymim se había creado en sigilo una agrupación de tropas (fuerzas) que incluyó 50 aeronaves avanzadas y modernizadas (34 aviones y 16 helicópteros), así como se habían concentrado unidades de combate, de apoyo material y logístico, de seguridad y de las Fuerzas de Operaciones Especiales", indicó.

    Decenas de equipos bélicos, cientos de efectivos y grandes cantidades de medios materiales fueron trasladados en poco tiempo a más de 2.500 kilómetros de distancia bajo unas medidas de camuflaje sin precedentes, destacó el titular.

    La aparición de una agrupación tan "poderosa" a gran distancia del territorio ruso "fue una sorpresa para muchos", resaltó.

    "Paralelamente a ello, a todos los órganos de gestión militar del Ejército sirio, incluidos los de nivel de batallones, fueron enviados asesores militares rusos", agregó.

    Añadió que la operación en Siria contra el terrorismo demostró la capacidad de las fuerzas de Rusia de defender los intereses nacionales del país en cualquier lugar del mundo.

    "La operación en Siria mostró las posibilidades elevadas de nuestras Fuerzas Armadas y su capacidad de defender los intereses nacionales en cualquier punto del planeta", indicó Shoigú.

    El ministro recalcó que Rusia está lista para apoyar militarmente a sus aliados.

    Según sus palabras, la operación en Siria consolidó el prestigio de Moscú, incrementó su influencia internacional e impidió a sus rivales geopolíticos aislarlo en el plano político y diplomático.

    Un resultado importante de la lucha contra el terrorismo en Oriente Medio, indicó, es el despliegue de una base aérea en el aeródromo de Hmeymim y otra naval en el puerto de Tartus.

    El ministro señaló que el 90% de los pilotos militares y el 60% de los marinos rusos participaron en la operación antiterrorista.

    Los mandos militares, precisó, obtuvieron experiencia incalculable para la planificación de operaciones, el traslado de tropas, el despliegue de la infraestructura necesaria y tácticas de combate en terrenos desérticos, montañosos y urbanos.

    Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto en el que las fuerzas gubernamentales se enfrentan a grupos armados de la oposición y facciones terroristas.

    Rusia se implicó en el conflicto del país árabe Siria por petición de su presidente Bashar Asad.

    El 30 de septiembre de 2015 la aviación rusa empezó a bombardear las posiciones terroristas en Siria.

    En diciembre de 2017, Rusia anunció la derrota definitiva del grupo terrorista ISIS (autodenominado Estados Islámico, proscrito en Rusia y otros países) en territorio sirio.

    Actualmente la búsqueda de una solución política a la crisis siria y el retorno de los refugiados ocupan el primer plano de la labor de las autoridades.

    Cooperación de Rusia e Irán en Siria

    Por su parte, el exjefe del centro de reconciliación ruso, general teniente retirado Serguéi Chvarkov, informó la interacción de Rusia con las fuerzas iraníes y chiíes en Siria es bastante exitosa, aunque las fuerzas iraníes no siempre cumplen con los acuerdos.

    "Pese de la diferencia en objetivos y enfoques para el arreglo pacífico en Siria, la interacción de la Fuerza Aérea de Rusia con las fuerzas terrestres iraníes y los grupos chiíes proiraníes fue y es bastante positiva y debería reconocerse como un éxito", dijo Chvarkov.

    Al mismo tiempo, añadió, la eficacia de la cooperación en la lucha contra los terroristas se reduce considerablemente debido a que "los contingentes militares iraníes no siempre cumplen los acuerdos".

    "Esto agrava, en general, la situación en Siria y conduce a pérdidas injustificadas del Ejército sirio y de las formaciones chiíes que operan en Siria", afirmó Chvarkov.

    La diferencia en la política de Irán y Rusia en Siria, según el general, también radica en que Teherán apuesta por la creación de estructuras militares paralelas que no estén subordinadas al Estado sirio.

    Añadió que Irán, uno de los principales aliados de Siria en la lucha contra el terrorismo, destinó hasta 20.000 millones de dólares anuales para ayudar al país árabe.

    "Conforme a distintas estimaciones, desde el 2011 Teherán destinaba anualmente a Siria una ayuda de entre 5.000 y 20.000 millones de dólares", dijo a Sputnik Chvarkov, quien encabezó el Centro Ruso para la Reconciliación en Siria en 2016.

    El general recordó también que Irán y Siria sellaron en agosto de 2018 un convenio de cooperación militar que prevé asistencia en la reconstrucción de la industria de la defensa siria y las infraestructuras.

    El acuerdo, indicó, llevará a la consolidación de Teherán en Siria.

    "Por un lado, la financiación iraní a los grupos chiíes y la propagación del chiismo en los territorios sunitas ancestrales pueden llevar a una agudización de las relaciones con los sunitas y los kurdos dentro de Siria", sostuvo.

    Papel de Turquía en Siria

    Chvarkov también sostuvo que Turquía llegó a Siria para quedarse para siempre y a día de hoy forma zonas autónomas proturcas en el norte y noroeste del país árabe.

    "Turquía establece intensamente en la actualidad áreas autónomas proturcas en el norte y el noroeste de Siria, dando, de hecho, a entender que llegaron a este país para quedarse para siempre", dijo.

    Esto explica, indicó, la lentitud de Turquía para implementar los acuerdos sellados con Rusia en septiembre de 2018 sobre la zona de distensión en la provincia de Idlib, el último bastión de los terroristas en Siria.

    El general vinculó esta circunstancia a los ataques que realiza el grupo Hayat Tahrir al Sham (anteriormente conocido como Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, los tres prohibidos en Rusia) contra la base aérea de Hmeymim con drones y lanzacohetes múltiples de gran alcance.

    "El único lanzacohetes múltiple en la región capaz de atacar blancos más allá de los 40 kilómetros es el sistema turco T-122 Sakaryan y de alguna manera increíble terminó en manos de los terroristas", señaló.

    Chvarkov resaltó también que muchos expertos "tienen la sensación" de que Turquía en el marco de su ofensiva Fuente de Paz que lanzó en octubre de 2019, abona el terreno para legitimar y coordinar operaciones militares conjuntas con las facciones de la oposición moderada e irreconciliable siria.

    Ankara inició su ofensiva con el argumento de alejar a las milicias kurdas de su frontera y delimitar una "zona segura" para acoger a los miles de refugiados sirios que permanecen en su territorio. 

    Etiquetas:
    lucha antiterrorista, Siria, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook