En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    GINEBRA (Sputnik) — Israel violará los principios básicos del derecho internacional si se anexa los territorios palestinos en Cisjordania, de acuerdo con la declaración conjunta de 47 expertos independientes y relatores especiales del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

    "La anexión de un territorio ocupado es una violación grave de la Carta de las Naciones Unidas y los Convenios de Ginebra, y contradice la norma fundamental reafirmada muchas veces por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Asamblea General de que la adquisición de un territorio por guerra o por la fuerza es inadmisible", dice el texto publicado por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos (Acnudh).

    El documento señala que la comunidad internacional prohibió cualquier anexión, ya que "incita a guerras, devastación económica, inestabilidad política, abusos sistemáticos de los derechos humanos y sufrimiento humano generalizado".

    Los expertos recuerdan que se detectan violaciones graves de los derechos humanos de los palestinos que viven en los territorios ocupados por Israel.

    Apuntan que tras la anexión de un 30% de Cisjordania estas violaciones podrían empeorar y conducir a "un apartheid del siglo 21".

    En este contexto llaman a los países a que no reconozcan la futura anexión y hagan que Israel rinda cuentas, incluso con la ayuda de las herramientas del Consejo de Seguridad de la ONU.

    Además, los expertos consideran que la comunidad internacional debe rechazar la decisión de Israel de comenzar a partir del 1 de julio la anexión de territorios palestinos en Cisjordania ya que esta violaría el derecho internacional.

    Reacción de Israel

    Una fuente diplomática israelí rechazó la carta escrita por el grupo de expertos de la ONU.

    En declaraciones a The Times of Israel, la fuente diplomática dijo que los expertos de la ONU no conocen el conflicto israelo-palestino y que su carta "no hace nada para ayudar a encontrar una solución al conflicto o crear un diálogo constructivo entre las partes".

    "Es una declaración firmada por un grupo ecléctico de miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, algunos de los cuales no tienen nada que ver con la región o con los derechos a los que se refiere la declaración. Uno de los firmantes, por ejemplo, es relator para los derechos de los leprosos", dijo la fuente.

    "Esa gente no tiene nada que ver con el tema a que se refiere la declaración, lo que muestra que no sienten una preocupación real por los derechos humanos, y que se trata de una declaración política", añadió la fuente.

    Reacción de Rusia y la UE

    Rusia y la UE coinciden en que la anexión de territorios palestinos por parte de Israel puede provocar una nueva espiral de violencia, declaró el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, al término de su conferencia telefónica con el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

    "Hemos confirmado nuestra postura común con la Unión Europea y coincidimos en que los planes de anexión (por parte de Israel) de territorios palestinos en Cisjordania harán peligrar la solución del conflicto palestino-israelí y provocarán una nueva y peligrosa espiral de violencia en la región", dijo Lavrov en una rueda de prensa.

    Lavrov y Borrell llamaron a los palestinos e israelíes a entablar un diálogo directo.

    "Hemos subrayado la importancia de intensificar los esfuerzos consolidados de la comunidad internacional para asegurar la celebración de negociaciones directas entre los palestinos e israelíes bajo la égida de la ONU y así acelerar el logro de un acuerdo de paz exhaustivo", apuntó el canciller ruso.

    El 28 de enero de 2020, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó el llamado 'acuerdo del siglo' para una solución del conflicto palestino-israelí.

    Este plan de la Casa Blanca abre ante Israel la posibilidad de anexar territorios palestinos en Cisjordania y extender su soberanía al valle del Jordán.

    Además, se propone crear un Estado palestino desmilitarizado, privado de la posibilidad de controlar sus fronteras y espacio aéreo, con capital en un suburbio de Jerusalén.

    Los palestinos y varios Estados árabes rechazaron ese plan que, a juicio de ellos, priva a los palestinos del derecho a poseer unos territorios reconocidos como suyos en las resoluciones de la ONU.

    El presidente palestino, Mahmud Abás, insistió en reconocer el Estado palestino en las fronteras de 1967 con capital en Jerusalén del Este.

    Israel se niega a volver a las fronteras de 1967 y menos aún quiere compartir con los árabes Jerusalén, la que llama su "capital eterna e indivisible".

    Etiquetas:
    ONU, Palestina, Israel, Cisjordania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook