En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 90
    Síguenos en

    GINEBRA, SUIZA (Sputnik) — La proclamación de una parte del Valle del Jordán como zona militar de Israel es el comienzo de la anexión y se considera como declaración de guerra, declaró el ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina, Riad Malki, al intervenir en rueda de prensa en la Oficina de Naciones Unidas de Ginebra.

    "La declaración de una parte del Valle del Jordán como zona militar y la demanda de que los palestinos salgan de allí, de hecho, puede considerarse como una declaración de guerra, y es realmente un comienzo de la anexión", dijo Al Malki.

    Agregó que hoy los israelíes "comenzaron a destruir 200 tiendas y pequeñas empresas en Jerusalén Este; lo que también es parte del plan de anexión y también puede considerarse como declaración de guerra".

    Según el ministro, Palestina se preocupa por la seguridad de sus ciudadanos, pero coordinará sus acciones con sus aliados y amigos de todo el mundo: con los estados árabes, la Organización de Cooperación Islámica, la Unión Europea, la Unión Africana, los países de América del Sur y otros.

    "Por supuesto, no dudaremos si es necesario apelar a la Asamblea General de la ONU y al Consejo de Seguridad", agregó el ministro.

    Al Malki subrayó que Palestina anunciará su respuesta a las acciones israelíes de manera oportuna.

    El presidente palestino, Mahmud Abás, declaró a mediados de mayo que Palestina decidió romper todos los acuerdos con Israel y EEUU por la intención israelí de anexarse territorios palestinos.

    La anexión fue pactada por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu y el presidente estadounidense, Donald Trump, en enero en la Casa Blanca, un anuncio que viola el derecho internacional.

    El Gobierno israelí ha preparado la anexión para que comience a partir del 1 de julio, aunque podría demorarse, si es lo que interesa a Trump en su carrera a la reelección en las presidenciales de noviembre.

    Los palestinos y varios Estados árabes rechazaron ese plan que, a juicio de ellos, priva a los palestinos del derecho a poseer unos territorios reconocidos como suyos en las resoluciones de la ONU.

    El presidente palestino insistió en reconocer el Estado palestino en las fronteras de 1967 con capital en Jerusalén del Este.

    Israel se niega a volver a las fronteras de 1967 y menos aún quiere compartir con los árabes Jerusalén, la que llama su "capital eterna e indivisible".

    Etiquetas:
    Benjamín Netanyahu, Mahmud Abás, Cisjordania, anexión, zona militar, Valle del Jordán, Palestina, Israel
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook