En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    La escalada de tensión en Idlib (151)
    0 07
    Síguenos en

    ANKARA (Sputnik) — El ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, dijo que los militares turcos mantienen sus posiciones en Idlib y están dispuestos a reiniciar las operaciones en el caso de que el alto el fuego fracase.

    El ministro, citado por el sitio web de Defensa, calificó de "positiva" la reciente conversación telefónica con su colega ruso, Serguéi Shoigú, y dijo que "se acordó un gran número de cuestiones" en las conversaciones que continúan con una delegación llegada desde Moscú.

    "Por el momento, los ataques se han detenido, el alto el fuego continúa […] Las patrullas conjuntas [con Rusia] en la autopista M4 comenzarán el 15 de marzo […] Nuestro deseo es que esto pueda sostenerse de alguna manera. Si se rompe el alto el fuego y se reanudan los ataques, todos nuestros amigos tienen instrucciones al respecto. Todos están listos en cualquier momento. Dijimos que si tal cosa sucede, volveremos a empezar desde donde lo dejamos y seguiremos golpeándole. Mantenemos nuestra presencia en Idlib con todos nuestros efectivos. No hay retirada, nuestras tropas y efectivos mantienen sus posiciones", aseguró.

    Disminución de tensiones en Idlib

    Por su parte, el servicio de prensa del Kremlin informó de que el presidente ruso, Vladímir Putin, y su par turco, Recep Tayyip Erdogan, destacaron durante una conversación telefónica una considerable disminución de tensiones en Idlib.

    "Se destacó con satisfacción una considerable disminución de tensiones en la zona de distensión Idlib", dice el comunicado. 

    Los líderes debatieron la ejecución de los acuerdos logrados en su reunión del 5 de marzo en Moscú.

    Asimismo reafirmaron la importancia de continuar el trabajo conjunto, especialmente a nivel de ministerios de defensa, para lograr el cese del fuego estable.

    Putin y Erdogan acordaron también mantener el diálogo a varios niveles, incluyendo los contactos personales.

    La tensión en la zona desmilitarizada de Idlib, creada en 2018 por un acuerdo entre Rusia y Turquía, fue en aumento a principios de febrero y derivó en un intercambio de ataques entre los militares turcos y sirios, después de que Damasco lanzara una ofensiva para recuperar el control de esa provincia, el último bastión de los grupos terroristas y rebeldes.

    Moscú señaló en reiteradas ocasiones que Ankara sigue sin cumplir uno de los puntos clave del acuerdo de 2018 sobre Idlib, por el que se comprometió a separar a los opositores armados sirios de los grupos terroristas que operan en Idlib.

    Las hostilidades en Idlib, que provocaron un éxodo de desplazados sin precedentes desde 2011, se agravaron a finales de febrero pasado, cuando el grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham (antes conocido como Frente al Nusra, proscrito en Rusia) lanzó una serie de ataques masivos, a los que el Ejército sirio respondió con un bombardeo aéreo.

    El bombardeo sirio también causó decenas de muertos y heridos entre los militares de Turquía que, en principio, no debían estar presentes en el lugar.

    Turquía respondió a los ataques del ejército sirio con una operación de represalia, Escudo de Primavera, y, alegando que no puede acoger nuevos desplazados, permitió a los migrantes que ya se encuentran en su territorio cruzar libremente hacia dos países de la Unión Europea, Grecia y Bulgaria.

    Los presidentes de Rusia y Turquía se reunieron el 5 de marzo en Moscú en un intento de frenar la escalada en Idlib.

    Varias horas de negociaciones derivaron en un acuerdo sobre el alto el fuego en la zona de distensión de Idlib desde el 6 de marzo y la creación de un corredor de seguridad de 12 kilómetros de ancho, seis a cado lado de la autopista M4 Latakia-Alepo, en un tramo de la cual se organizarán patrullas conjuntas ruso-turcas desde el día 15.

    Tema:
    La escalada de tensión en Idlib (151)
    Etiquetas:
    Turquía, Idlib, Siria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook