En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    JERUSALÉN (Sputnik) — Con el 72% de los votos de las elecciones legislativas escrutados, el partido líder de la derecha israelí, el Likud, se mantiene a la cabeza, pero obtendría 35 escaños, en lugar de los 37 que le otorgaban el 2 de marzo los sondeos a pie de urna difundidos por las televisiones israelíes.

    El Likud, encabezado por el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, habría logrado un 28,38% de apoyo del electorado frente al 26,25% del conseguido por su rival, la coalición de centro-derecha Azul y Blanco, encabezada por el ex-jefe del Estado Mayor Benny Gantz. Este porcentaje supondría a Azul y Blanco unos 32 escaños en la Knéset (Parlamento israelí).

    Para formar coalición de gobierno son necesarios 61 asientos de los 120 del Parlamento. El bloque de fuerzas de ultraderecha, partidos nacional-religiosos y religiosos ultraortodoxos han prometido su apoyo a Netanyahu, pero si el recuento de votos continúa como hasta ahora, no obtendrán más de 58 escaños.

    Los ultraortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Torá conseguirían 9 y 8 escaños respectivamente y la formación Derecha obtendría seis.

    Pero Azul y Blanco tiene peores perspectivas para sumar escaños. La tercera fuerza en el Parlamento será la Lista Conjunta, integrada por partidos mayoritariamente árabes, que según el escrutinio real podría tener 17 asientos en el Parlamento, el mejor resultado jamás obtenido. Las encuestas le daban entre 14 y 15.

    Pero Gantz no va a gobernar con el apoyo árabe, o al menos eso dijo. Tampoco todos los integrantes de la Lista Conjunta están de acuerdo en respaldarlo, sobre todo si no cambia sus políticas respecto a los palestinos.

    El escrutinio otorga al ultraderechista laico Israel Nuestro Hogar 6 escaños, pero su líder dejó claro que no serán para Netanyahu si lo apoyan los religiosos, ni para Gantz si lo apoyan los árabes.

    Falta contar también los votos de los 16 colegios especiales en los que participaron 4.000 de los 5.600 afectados por la cuarentena del coronavirus, pero aún se desconoce quién los va a escrutar, según informaron medios israelíes.

    Según The Times of Israel, Jonathan Urich, portavoz del Likud, señaló que su partido ya ha empezado a "trabajar" para convencer a algún diputado opositor de que apoye al bloque de derechas de Netanyahu.

    El primer ministro aseguró la madrugada de este 3 de marzo ante la plana mayor de su partido que "esta noche representa una victoria gigante" y que su bloque contaba con 60 diputados de los 61 que necesita para formar gobierno.

    Entre aclamaciones constantes y fervor de decenas de seguidores concentrados con banderas de Israel en su cuartel general electoral, en el recinto de la feria de Tel Aviv, Netanyahu aseveró: "Hemos ganado contra viento y marea".

    "Nos daban por acabados, pero permanecimos. Convertimos limones en limonada. Convertimos a Israel en una superpotencia, fomentamos nuevas conexiones con los líderes mundiales, incluidos más líderes de los que se puede imaginar en el mundo árabe y musulmán", destacó en su discurso, lleno de interrupciones de sus simpatizantes.

    "Cuando digo que traeremos acuerdos de paz con más naciones árabes, no son simples palabras. Hay cosas en proceso. Esto es solo la punta del iceberg", aseguró Netanyahu.

    "Antes he hablado con todos los líderes de las facciones de derecha. Haremos todo lo que podamos para formar un amplio gobierno nacional que sea bueno para Israel", explicó Bibi, tal y como se conoce popularmente al primer ministro, el que más tiempo ha ocupado este cargo.

    "Es cuestión de tiempo detener estas campañas electorales interminables (…), es tiempo de cicatrizar las grietas, es tiempo de reconciliación", subrayó desde el escenario, junto a su esposa, Sara.

    "Durante la campaña he hablado sobre todo lo que pretendemos conseguir en los próximos años: aplicar la soberanía sobre nuestra tierra en el Valle del Jordán", recordó Netanyahu en referencia a anexionar a Israel esta zona y otras de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel.

    Hace dos días, el primer ministro prometió que si los israelíes lo reelegían, la anexión de partes de Cisjordania a Israel, algo ilegal según la ley internacional, sería "cuestión de semanas".

    Etiquetas:
    Israel, Benjamín Netanyahu, votos, Likud, elecciones, triunfo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook