En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    BEIRUT (Sputnik) — El primer ministro interino del Líbano, Saad Hariri, condenó los recientes disturbios en Beirut y advirtió que estos son capaces de arruinar el país entero.

    "Si el objetivo es provocar destrucciones como en [la calle de Hamra] o en el centro de Beirut, entonces como político no aceptaré ser testigo de esas acciones confusas que pueden arruinar todo el Líbano", dijo.

    Hariri tachó de "inadmisibles" los enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía que se produjeron en el centro de Beirut el 14 de enero.

    "Fue Beirut el que sufrió el ataque, se trata de la capital y en particular el sector financiero", subrayó.

    A la vez afirmó que no quiere "responsabilizar por ello a la revolución del pueblo y su descontento con la banca".

    Hariri instó a llevar ante la justicia a todos los responsables por los disturbios y llamó al Ejército a garantizar la seguridad.

    El 14 de enero un grupo de manifestantes entró en un enfrentamiento contra la Policía delante del Banco Central de Beirut, en la calle Hamra: mientras la Policía intentaba dispersar la protesta, los manifestantes arrojaban piedras y bloqueaban las carreteras con cubos de basura ardientes.

    Los disturbios dejaron arruinadas varias oficinas bancarias, 47 agentes de la Policía resultaron heridos y 59 manifestantes fueron detenidos.

    El Líbano vive una fuerte crisis económica, en medio de la cual estallaron en octubre pasado unas protestas sin precedentes en contra del Gobierno, la división sectaria del país y la corrupción de la clase política.

    Las manifestaciones forzaron la dimisión del Gobierno de Saad Hariri, y en diciembre el presidente del país, Michel Aoun, nombró como primer ministro a Hasán Diab, al que le encargó formar un nuevo Gabinete.

    Etiquetas:
    manifestación, protestas, disturbios, Beirut, Libia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik