En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    142
    Síguenos en

    EL CAIRO (Sputnik) — La Liga de los Estados Árabes rechaza cualquier intervención extranjera en Libia que solo podría agravar la crisis y aumentar el sufrimiento de los libios.

    El 26 de diciembre el Gobierno de Unidad Nacional de Libia, con sede en Trípoli, solicitó formalmente a Turquía que le brinde ayuda militar "en tierra, mar y aire".

    Horas antes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reiteró que si recibe la solicitud de enviar sus tropas a Libia, la aceptará, y declaró que en enero tiene previsto pedir la autorización del Parlamento para hacerlo.

    "Esta intervención solo prolongará la confrontación y aumentará el sufrimiento del pueblo de Libia", dice el comunicado de la Liga Árabe.

    Agregó que estas medidas también "obstaculizarán los esfuerzos diplomáticos internacionales dirigidos a una solución pacífica de la crisis libia".

    La Liga de los Estados Árabes prometió continuar los esfuerzos en el marco de la organización y la comunidad internacional y llamó a los bandos del conflicto en Libia a que pongan fin a la confrontación y regresen a una solución política.

    Previamente, el diario oficial Resmi Gazete reportó que el mandatario turco promulgó el acuerdo de cooperación militar suscrito el 27 de noviembre en Estambul con el jefe del Gobierno de Unidad Nacional, Fayez al Sarraj.

    Ese documento, junto con el memorando de entendimiento mutuo que traza la frontera marítima entre Turquía y Libia cerca de la isla griega de Creta, había sido ratificado por el Parlamento turco.

    Grecia, Egipto, Israel y el Parlamento de Libia, que sesiona en Tobruk (en el noreste libio) manifestaron su rechazo a los acuerdos turco-libios.

    Por su parte, la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL, por sus siglas en inglés) lamentó la creciente interferencia extranjera en el conflicto y alertó de que la escalada actual amenaza a la unidad del país árabe.

    Libia continúa sumida en una crisis desde que el derrocamiento de su líder histórico, Muamar Gadafi, en 2011, derivó en violentos enfrentamientos entre facciones rivales, el surgimiento de grupos yihadistas y de mafias que se dedican al tráfico de migrantes irregulares de África a Europa.

    Actualmente en el país hay una dualidad de poderes: el Gobierno interino, que controla la parte oriental del país junto con el Parlamento, y el Gobierno de Unidad Nacional en Trípoli, avalado por la ONU.

    A principios de abril pasado, Libia entró en una nueva espiral de violencia después de que el ENL al mando del mariscal Jalifa Haftar empezara una ofensiva para liberar a Trípoli de "terroristas".

    Las fuerzas leales al Gobierno de Unidad Nacional respondieron con la operación Volcán de Ira contra las tropas de Haftar, que en los últimos días lanzaron una serie de ataques aéreos contra Misurata y amenazó con continuar los bombardeos si las fuerzas leales a Al Sarraj no abandonan las ciudades de Trípoli y Sirte.

    Etiquetas:
    intervención, Turquía, Libia, Liga Árabe
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik