Widgets Magazine
16:16 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel

    Los árabes ven difícil apoyar a un gobierno alternativo al de Netanyahu

    © REUTERS / Thomas Coex
    Oriente Medio
    URL corto
    241
    Síguenos en

    JERUSALÉN (Sputnik) — La Lista Conjunta árabe de Israel no apoyará a la coalición Azul y Blanco en su intención de desbancar al actual primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, si estos no aceptan sus condiciones, aseguró Ahmad Tibi, líder del partido Ta'al (Movimiento Árabe para la Renovación), uno de los cuatro que integra la lista árabe.

    Los israelíes vuelven a las urnas el próximo 17 de septiembre para elegir su Parlamento, cinco meses después de celebrar unas elecciones generales que se tienen que repetir porque Netanyahu no pudo formar una coalición de gobierno en abril.

    En una rueda de prensa en Jerusalén, Tibi señaló que la Lista Conjunta hará una serie de peticiones al líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, para apoyarlo formando un bloque mayoritario en el Parlamento al que llamó "facción preventiva".

    Las últimas encuestas publicadas en medios israelíes dan la victoria a Gantz, pero solo por un escaño sobre Netanyahu y sin mayoría suficiente para gobernar solo.

    Quien gane los comicios necesitará pactar con varios partidos para alcanzar la mayoría de 61 escaños necesarios para poder gobernar cómodamente.

    En los 71 años de historia de Israel, los partidos árabes nunca han formado parte del ejecutivo. Mayoritariamente por el rechazo de las formaciones que lo han liderado, pero también por el rechazo de los árabes a muchas de las políticas impulsadas por los gobiernos de Israel, que consideran que van en detrimento de los palestinos.

    No obstante, a principios de los 90, cuando los laboristas liderados por Isaac Rabin ganaron las elecciones, los partidos árabes lo apoyaron externamente, sin entrar en el gobierno.

    Hace unos días, el líder de la Lista Conjunta árabe y del partido Hadash, Ayman Odeh, afirmó que estaría dispuesto a entrar en un ejecutivo israelí si se cumplieran sus demandas.

    "El principal objetivo de la Lista Conjunta es cambiar la situación de la comunidad árabe y mejorarla", afirmó Tibi en una rueda de prensa, acompañado por otro diputado de la Lista Conjunta y miembro del partido Hadash, Yusef Yabarin.

    Tibi subrayó que "la mejor manera de hacerlo es derrocar a Netanyahu y a la derecha. Pero hay términos y condiciones para estar en una facción preventiva", una opción mucho más realista, según él, que la de entrar a formar parte de una coalición de gobierno.

    Entre las demandas de los árabes está un plan de desarrollo para el sector árabe de 64.000 millones de shekels (unos 18.058 millones de dólares) en 10 años o 32.000 millones de shekels en cinco años y que los árabes sean reconocidos como una comunidad minoritaria oficial.

    También exigen que se cancelen leyes como la Ley Básica del Estado-nación judío —que establece que Israel es un Estado judío, lo que convierte a los no judíos en ciudadanos de segunda categoría—, y la regulación que prohíbe a los palestinos mudarse a Israel por medio de la reunificación familiar.

    "Esperaremos los resultados de las elecciones, y si alguien nos llama, le escucharemos y hablaremos", indicó Tibi. "Aunque dudo que [Gantz] nos llame. Quiero echar a Netanyahu, pero Gantz no es la taza de té de la Lista Conjunta. No ha nombrado la solución de dos estados [uno israelí y otro palestino]. Incluso Netanyahu ha hablado de ella, mintió, pero la nombró", añadió Tibi en tono irónico.

    Para Tibi y Yabarin, entrar en el gobierno israelí es prácticamente impensable porque pronto se darían situaciones que les harían abandonar la coalición.

    "¿Qué pasaría si Gantz, como primer ministro, decidiera atacar Gaza y [Yabarin], como ministro, vota en contra y se aprueba? También habría presupuestos para asentamientos [judíos en territorio palestino ocupado] y demoliciones de casas", señaló Tibi.

    Para él, el mejor mecanismo para lograr los objetivos del sector árabe sería apoyar a quien gobierne en el marco de una facción preventiva, al estilo del acuerdo que firmaron los partidos árabes con Rabin y que se extendió entre 1992 y 1995.

    Pero Tibi ve pocas posibilidades de apoyar a Gantz porque "compite [con Netanyahu] por quién puede ser más derechista y agresivo en Gaza y para impresionar a los colonos".

    Yabarin, que vaticinó que la Lista Conjunta podría ganar hasta 15 o 16 escaños en la Knéset (Parlamento israelí), desconfió de que Gantz llame a la Lista Conjunta árabe para pedirle su apoyo, ya que tras los pasados comicios, no lo hizo "por racismo".

    "Es una falacia que unirse a un partido sionista traiga un cambio real", aseveró Yabarin, que pronosticó que las formaciones árabes seguirán en la oposición tras las elecciones del 17 de septiembre.

    Etiquetas:
    elecciones, coalición, árabes, Israel, Benjamín Netanyahu
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik