Widgets Magazine
En directo
    Bandera de Israel

    ¿Cómo influirán las elecciones en la política de Israel hacia Palestina?

    CC0 / Pixabay
    Oriente Medio
    URL corto
    Eugenio García Gascón
    0 12

    JERUSALÉN (Sputnik) — El martes 9 los israelíes acudirán a las urnas para elegir una nueva Knéset, pero muy probablemente los resultados de los comicios no cambiarán las políticas del futuro gobierno. El favorito para formar el nuevo ejecutivo es el actual primer ministro Benjamín Netanyahu que con casi toda seguridad desempeñará su quinto mandato.

    La mayor parte de los sondeos pronostica una victoria del líder de Azul y Blanco, el exgeneral Benny Gantz, quien obtendrá una ligera ventaja si se cumplen las proyecciones. Sin embargo, ninguna encuesta de las publicadas hasta ahora sugiere que Gantz tenga posibilidades de formar un gobierno.

    Las encuestas indican que Netanyahu accederá al cargo que ha ocupado durante más de una década con el apoyo de la extrema derecha y los partidos judíos ultraortodoxos. Lo más probable es una coalición de este tipo obtenga unos 64 escaños, una mayoría suficiente para repetir lo que se vio en la pasada legislatura en una Knéset de 120 asientos.

    De esta manera, los partidos de la extrema derecha y ultraortodoxos tendrán la llave en el parlamento, como ha venido ocurriendo en las últimas legislaturas. Y como consecuencia, la expansión israelí en los territorios palestinos ocupados seguirá adelante.

    También: El rival de Netanyahu le pide que dimita

    El sábado 6 por la noche, Netanyahu se comprometió a anexionar "muy pronto" partes de Cisjordania. El primer ministro parece contar para ello con el soporte del presidente Trump, que en marzo ya reconoció el Golán sirio ocupado como parte de Israel.

    Una posibilidad que se barajó en la última semana es que Netanyahu y Gantz formen una coalición con sus dos grandes formaciones, el Likud y Azul y Blanco. Tanto uno como otro descartaron esa idea pero tal vez el cómputo de las papeletas les lleve en esa dirección.

    Durante la campaña, las alusiones al conflicto con los palestinos fueron muy escasas. Ni el Likud ni Azul y Blanco hablaron de este tema, salvo en contadas ocasiones. Y cuando Netanyahu lo hizo, como el sábado 6 por la noche, fue para desanimar a los pocos israelíes que todavía creen en la solución de los dos estados.

    La Casa Blanca se comprometió a presentar el 'acuerdo del siglo', un plan de paz que seguramente se dará a conocer en las próximas semanas. Sin embargo, los palestinos lo rechazaron de antemano por considerar que Donald Trump y su yerno Jared Kushner están en la órbita de Netanyahu. "Las nuevas ideas de Kushner son las viejas ideas de Netanyahu" es una frase que los palestinos repiten hasta la saciedad.

    Tras suspender los contactos con Washington en diciembre de 2017, justo cuando Trump anunció el traslado de la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, los palestinos también son conscientes de que las elecciones israelíes no representarán ningún cambio en la política de Israel respecto al conflicto.

    Te puede interesar: Bolsonaro en Israel, al rescate del atribulado Netanyahu

    Otra cosa que Netanyahu dijo el sábado 6, y no por primera vez, es que ningún colono judío será evacuado. Las más de 120 colonias judías que hay en los territorios ocupados crecieron significativamente en la pasada década y los planes de Netanyahu es que el crecimiento no se detenga en ningún caso.

    Con estos antecedentes, los comicios del 9 de abril son solamente un trámite que permitirá a Israel seguir cambiando la demografía de los territorios palestinos, una política que cada día cuenta con más apoyos en Israel, tanto entre la población como entre los partidos políticos que concurren a las urnas.

    Etiquetas:
    elecciones, Benjamín Netanyahu, Israel, Palestina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik