En directo
    Beirut, Líbano

    No solo Golán: el futuro del Líbano se discute en Moscú

    © Sputnik / Mikhail Voskresensky
    Oriente Medio
    URL corto
    La polémica decisión de Trump sobre los Altos del Golán (68)
    3943

    El presidente libanés, Michel Aoun, visitó Moscú por primera vez como jefe de Estado. ¿Para qué? Aunque este año se celebra el 75 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países, se trata solo de la tercera visita del presidente libanés a Rusia en toda la historia de las relaciones bilaterales.

    Siria

    Con su visita a Moscú, Aoun se convirtió en el primer líder de Oriente Medio con el que Vladímir Putin pudo discutir personalmente el problema de los Altos del Golán después de la decisión de Donald Trump de reconocer la soberanía israelí sobre estos territorios.

    Además, durante las negociaciones con Aoun, Moscú, una vez más dejó claro que, a diferencia de Washington, no considera a Hizbulá, que forma parte del Gobierno libanés, una organización terrorista, y esto le da una ventaja en el diálogo con Beirut sobre Siria, subraya el periódico ruso Gazeta.ru.

    El experto ruso del Club de debates Valdái, Alexéi Sarabiev, pronostica la pronta coordinación de los esfuerzos de Rusia y Siria en la frontera de este Estado con el Líbano para evitar la penetración de terroristas a Siria de las regiones montañosas del Líbano. También es importante la ayuda de Beirut a la economía de la vecina Siria.

    Según el analista estadounidense Theodor Karasik, la capacidad de Moscú para hablar con varios países de la región le otorga una clara ventaja sobre Washington: Rusia, debido a su propia historia y composición diversa de la población, comprende muy bien la compleja estructura multiconfesional de Oriente Medio: "Así, ambos países utilizan ópticas diferentes para ver dónde y qué enfoque se puede aplicar".

    Refugiados

    Según el periódico ruso Kommersant, el principal tema de las negociaciones entre Putin y Aoun fue el destino de los refugiados sirios, cuya permanencia en el Líbano durante ocho años ha aumentado la población de este país una vez y media.

    Hasta 2011, cuando comenzó el conflicto en Siria, la población del Líbano era de poco más de cuatro millones de personas. Ahora en el Líbano, según diversas estimaciones, viven entre un millón y medio y dos y millones de refugiados sirios. "Esto es mucho para nuestro país", dijo Aoun.

    Como explica el político libanés Gassan Javad, los refugiados son una carga enorme para la economía del Líbano ya que necesitan electricidad, agua y otras infraestructuras. Es más, amenazan el equilibrio étnico y religioso en el país que por sí mismo no puede soportar la carga de los refugiados.

    "Por lo tanto, el Gobierno libanés, a pesar de las diferencias de opinión, aprobó la iniciativa rusa de devolver a los refugiados a Siria. Lo único que queda es encontrar miles de millones de dólares para su implementación y superar la resistencia de Estados Unidos", subrayó Salem Zahran, director general del Centro Coordinador de Medios en Beirut, en una entrevista para Kommersant.

    Con este propósito, Moscú y Beirut hicieron un llamado a la comunidad internacional para que los ayude. "Resolver el problema directamente depende de crear condiciones favorables, incluso socioeconómicas, en la propia Siria a través de su recuperación posterior al conflicto", afirma la declaración publicada después de las conversaciones en el Kremlin.

    Más: Casi 1.000 refugiados sirios regresan del Líbano y Jordania en un día

    Por su parte, Moscú ofreció a Aoun otra idea: organizar una conferencia internacional en Beirut con la participación de Estados regionales para discutir la situación con los refugiados sirios. El autor de la idea fue el presidente de la Duma Estatal, Viacheslav Volodin.

    Fe

    Además de la migración, Aoun se mostró muy preocupado por un tema que ha sido prioridad de Rusia incluso antes de la crisis en Siria: la supervivencia del cristianismo en Oriente Medio.

    En las conversaciones con Putin, el presidente libanés elogió la posición de Rusia sobre la protección de las minorías religiosas.

    Aoun es el único cristiano entre los jefes de los Estados árabes, y este tema tiene un significado personal para él.

    Gas

    Además de los asuntos que tienen que ver con Siria, Beirut está esperando la asistencia de la mediación de Rusia en otra disputa territorial, que se inflama con Israel alrededor de la plataforma en el Mediterráneo oriental, donde varias empresas rusas, francesas e italianas están listas para comenzar a explorar depósitos de gas. Tanto Rusia como Estados Unidos pueden reclamar el papel de mediador, escribe el periódico ruso Nezavisimaya Gazeta.

    "No veo ninguna razón por la que Rusia no pueda mediar en una disputa entre el Líbano e Israel sobre la frontera marítima", dijo Aoun en la víspera de su llegada a Moscú.

    A pesar de las contradicciones territoriales sobre la pertenencia de la cuenca sedimentaria de Levante, el ministro de Energía y Agua del Líbano, Cesar Abu Jalil, dijo que la perforación comenzará en la segunda mitad de 2019. La situación se ve agravada por el hecho de que la frontera marítima entre el Líbano e Israel, que de facto desde 1948 están de guerra, aún no se ha definido.

    En el tema energético, Israel ya cuenta con el respaldo de EEUU. En 2018 el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, propuso su plan de compromiso para la cuenca sedimentaria de Levante, que asumió la transferencia de entre un 60 y 65% de las áreas terrestres en disputa a Beirut. Sin embargo, Aoun dijo entonces que su país "no cederá un milímetro a Israel". Esto deja espacio para la mediación diplomática rusa, subraya Nezavisimaya Gazeta.

    Sus periodistas temen que este tema puede ser más explosivo que las fricciones del Gobierno sirio y el Estado judío sobre el Golán. Al comentar la situación alrededor de la plataforma marina, el ministro de Energía de Israel, Yuval Steinitz, dijo una vez que su país está preparado para resolver el problema diplomáticamente, pero no descartó un escenario de fuerza si el Estado judío es atacado.

    Tales preocupaciones están justificadas. El líder del Hizbulá libanés, Hasán Nasralá, instaba al Gobierno libanés a "defender el derecho a explorar depósitos de gas en el Mediterráneo oriental desde una posición de fuerza, confiando en la unidad nacional". Nasralá aseguró que todos los libaneses están dispuestos a unirse para proteger las reservas de petróleo y gas, la riqueza de todo el pueblo. Aconsejó a Beirut "no confiar en la mediación de Estados Unidos".

    Expertos rusos creen que la mediación en la disputa territorial entre Israel y el Líbano ayudaría a Rusia a fortalecer su estatus de fuerza importante en Oriente Medio.

    "Aparentemente, se trata de hasta qué punto está preparada Rusia para enfrentar los riesgos al participar en una licitación para una sección particular de la plataforma, ya que los resultados de la exploración geológica difieren mucho entre sí. Probablemente, los recursos energéticos de estos depósitos se utilizarán para apoyar al Damasco oficial", cree Antón Mardásov del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales.

    Este experto ruso no excluye que Rusia pudiese jugar con la coyuntura, la actitud contradictoria de Estados Unidos y Arabia Saudí hacia el nuevo Gabinete libanés y sus vínculos con Irán y Hizbulá.     

    Tema:
    La polémica decisión de Trump sobre los Altos del Golán (68)
    Etiquetas:
    cristianismo, refugiados, Hizbulá, Michel Aoun, Libia, Siria, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik