En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    2170
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Rusia, Turquía e Irán no tienen previstas operaciones militares conjuntas en territorio de Siria, declaró el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov.

    "No planeamos operaciones militares de Rusia, Turquía e Irán en territorio de Siria", dijo el jefe de la diplomacia rusa en una entrevista con la cadena de televisión vietnamita VTV y los canales chinos CTV y Phoenix.

    Según Lavrov, en estos momentos los militares están acordando el formato de la zona de seguridad que puede crearse en la frontera sirio-turca.

    Precisó que "se mantiene la posibilidad" de desplegar la policía militar rusa en esa zona de seguridad.

    Lavrov recordó que Rusia e Irán actúan en el territorio sirio a solicitud del Gobierno legítimo de ese país, mientras que Turquía opera sin el consentimiento de Damasco.

    Rusia, dijo, entiende la preocupación de Turquía por el problema kurdo en el noreste de Siria, aunque no hay una posición común sobre qué formación kurda considerar terrorista.

    Más: Erdogan: en Idlib habría miles de muertos si no fuera por Turquía y Rusia

    El ministro ruso volvió a acusar a Estados Unidos de crear numerosos problemas en el noreste de Siria al apostar por los kurdos y desplegarlos en las tierras árabes generando con ello la preocupación de Turquía.

    "Tal vez el plan de Washington consistía en crear problemas en esa zona para después mover los hilos (…) En la última cumbre [de Rusia, Turquía e Irán] sobre Siria celebrada en Sochi se debatió el problema en la frontera entre Siria y Turquía, así como la inquietud de Ankara por la presencia de elementos terroristas en esa frontera", puntualizó.

    Afganistán

    Lavrov también declaró que Estados Unidos mantiene e impulsa el contacto con Rusia sobre Afganistán.

    "Afganistán también es un tema de la agenda de política exterior en el que los estadounidenses mantienen el contacto con nosotros e impulsan este contacto", dijo.

    Lavrov informó que el enviado estadounidense para Afganistán, Zalmay Khalilzad, sostuvo varias conversaciones con el viceministro ruso de Exteriores, Ígor Morgúlov, en las que elogió la conferencia sobre Afganistán celebrada en Moscú la primera semana de febrero, a la que acudieron representantes de China, Pakistán, Irán, India y varios países centroasiáticos.

    El canciller indicó que Estados Unidos se niega a tomar parte en el foro moscovita.

    Políticos afganos, delegados del movimiento Talibán, activistas y miembros de las comunidades afganas de distintos países se reunieron en Moscú el 5 y 6 de febrero.

    Afganistán vive una situación de inestabilidad a raíz de los ataques que lanzan los talibanes y, desde 2015, el grupo terrorista ISIS (autodenominado Estado Islámico y prohibido en Rusia y otros países), pese a la fuerte presencia militar de EEUU y sus aliados.

    Más información: ¿Cuántos grupos terroristas operan en Afganistán?

    Hasta ahora, los talibanes han condicionado el proceso de paz en Afganistán a la retirada de las tropas estadounidenses y han insistido en acordar el calendario del repliegue con EEUU y no con el Gobierno de Kabul al que califican de 'títere'.

    Diálogo con EEUU

    El canciller afirmó que Rusia está abierta para un diálogo constructivo con Estados Unidos, reiteró el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov.

    "Estamos abiertos para mantener un diálogo constructivo en cuanto EEUU esté dispuesto a mantener el mismo tipo de conversación igualitaria y resolver los problemas con base en el equilibrio de los intereses y no en ultimátums", manifestó Lavrov.

    El jefe de la diplomacia rusa lamentó que Washington "por ahora no quiera trabajar de manera constructiva" con Moscú.

    "Los que ahora tratan de dictar la política en relación con Rusia y buscan impedir por todos los medios que el presidente [Donald] Trump cumpla su promesa electoral de normalizar las relaciones entre Moscú y Washington, no quieren ningún mejoramiento y solo quieren un mayor deterioro", remarcó.

    Lavrov enfatizó que las disputas políticas internas en Estados Unidos afectan al diálogo con Moscú.

    "Los diplomáticos también son burócratas y al ver lo que pasa entre las élites, cómo se enfrentan (…) creen que lo apropiado es mantener un perfil bajo y no tomar ninguna iniciativa", puntualizó.

    En este contexto, Lavrov recordó que Rusia propuso a Estados Unidos empezar un diálogo constructivo sobre varios asuntos cruciales, en concreto sobre los misiles de pequeño y mediano alcance, las armas nucleares y la militarización del espacio.

    "Les hemos invitado a dialogar, pero nos han respondido que aún no ha llegado el momento", señaló.

    Además, declaró que Rusia y Estados Unidos mantienen consultas sobre Siria, además de tener un canal de comunicación permanente entre militares.

    "En Siria fue creado un canal de desconflicto para reducir el riesgo de incidentes no intencionados, que funciona de forma permanente; también hay consultas de las que no se suele informar mucho, pero estas se mantienen sobre todos los aspectos de la solución del conflicto sirio", dijo.

    Cumbre Trump-Kim

    Lavrov se mostró esperanzado en que la segunda reunión entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte, Donald Trump y Kim Jong-un, que se celebrará el 27 y 28 de febrero en Hanói, sea un éxito.

    "Confiamos en el éxito e intentamos hacer nuestra contribución", dijo Lavrov.

    El canciller ruso señaló también que los funcionarios estadounidenses encargados de preparar la cumbre entre Trump y Kim mantienen consultas con Rusia.

    "También estamos en un contacto permanente con nuestros amigos norcoreanos", agregó.

    Lavrov destacó el interés por una solución para la península coreana que se ajuste a la hoja de ruta ruso-china.

    El plan Moscú-Pekín prevé varias fases, en concreto la renuncia a la retórica y a las acciones que irriten a la otra parte, el inicio de los contactos para acordar las etapas del diálogo que garanticen la desnuclearización de la península de Corea y la seguridad a todos los países de la zona.

    "Estamos interesados en que los sucesos sigan la lógica de la hoja de ruta ruso-china", subrayó.

    De hecho, constató, Corea del Norte y Estados Unidos abandonaron la retórica y los actos que generan irritación.

    "Corea del Norte congeló sus ensayos nucleares y balísticos, mientras que Estados Unidos y Corea del Sur muestran moderación en relación con los nuevos ejercicios militares frente a las costas norcoreanas. Además se ha establecido el diálogo", puntualizó.

    Lavrov instó la implicación de otros actores en un acuerdo final con Corea del Norte.

    Un entendimiento definitivo entre Washington y Pyongyang, remarcó, requiere el respaldo de Corea del Sur, China, Rusia y Japón.

    Tratado de paz con Japón

    Lavrov aseguró que todavía no se dan las condiciones para la suscripción de un tratado de paz con Japón, un asunto pendiente desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

    "Por el momento vemos que no hay condiciones", dijo Lavrov.

    Desde Rusia abogan por un acuerdo aceptable para los pueblos de ambos países.

    Lavrov cuestionó también los intentos de Tokio de imponer su punto de vista a este respecto.

    El ministro desestimó que existan entendimientos bilaterales sobre fechas concretas para sellar el tratado de paz.

    Antes, los medios informaron que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, esperaba firmar un acuerdo marco sobre el tratado de paz con el presidente ruso, Vladímir Putin, antes de la próxima cumbre del G20 que acogerá la ciudad japonesa de Osaka el 28 y 29 de junio.

    "No hubo ni pueden haber entendimientos y es que no somos partidarios de plazos artificiales", remarcó Lavrov.

    El jefe de la diplomacia rusa negó además que se haya acordado la firma del tratado de paz a cambio de inversiones.

    "Periódicamente nos envían señales de que en cuánto se firme el tratado de paz bajo las condiciones de Japón, llegarán las inversiones japonesas, pero eso no es lo que hemos acordado", dijo Lavrov.

    El canciller subrayó que los empresarios japoneses están interesados en los proyectos y no son un favor que se hace a Rusia.

    En ese sentido, Lavrov destacó el interés de los japoneses por el festival de la cultura rusa y otras actividades que se realizan en el país asiático.

    Rusia y Japón mantienen negociaciones para sellar un tratado de paz.

    Durante años, Tokio ha condicionado la firma de ese tratado a la devolución de las islas Kuriles (Iturup, Kunashir, Shikotán y Habomai) que tras la capitulación de Japón en la II Guerra Mundial fueron traspasadas a la Unión Soviética y posteriormente a Rusia como su sucesora legal.

    También: Abe: el 2019 será "culminante" en las negociaciones con Rusia sobre tratado de paz

    Según recientes encuestas, la mayoría casi absoluta (96%) de los habitantes de las islas Kuriles se opone a la entrega de las islas a Japón.

    Etiquetas:
    operación militar, Serguéi Lavrov, Idlib, Afganistán, Irán, Turquía, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook