En directo
    Bashar Asad, presidente sirio

    ¿Un plan astuto o un cambio real? Oriente Medio quiere reconciliarse con Asad

    © Sputnik / Mijail Voskresensky
    Oriente Medio
    URL corto
    4480

    Hace varios años no se podía ni hablar de la rehabilitación diplomática del presidente sirio Bashar Asad. Sin embargo, ahora este escenario luce cada vez más probable, opina la periodista rusa Ksenia Mélnikova.

    Varios países del Golfo Pérsico, que anteriormente fueron considerados adversarios intransigentes del presidente sirio, no solo decidieron reabrir sus embajadas en Damasco sino que también barajan la posibilidad permitir el regreso de Siria a la Liga Árabe. Este último escenario está previsto en el plan tramado por los servicios de Inteligencia de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto e Israel, informa el portal Middle East Eye.

    Durante una reunión secreta celebrada en diciembre del 2018, estos países habrían acordado la rehabilitación diplomática de Asad.

    El plan buscaría disminuir la influencia de Irán y Turquía en Oriente Medio y obstaculizar la expansión militar turca en el noreste de Siria, revela Middle East Eye.

    Según fuentes cercanas al caso, el jefe del Mosad, Yossi Cohen, declaró que "el poder de Irán es frágil y la amenaza real proviene de Turquía".

    En la reunión se elaboró un paquete de cuatro contramedidas, según el medio.

    Más: Experto: la retirada de EEUU de Siria podría ser una cortina para un escenario apocalíptico

    La primera consistiría en ayudar a Donald Trump a retirar las tropas estadounidenses de Afganistán, donde permanecen unos 14.000 soldados norteamericanos que siguen apoyando al Gobierno afgano en su lucha contra el movimiento Talibán y otras milicias.

    La segunda contramedida implicaría establecer control sobre "la agenda sunní" en Irak para poder minimizar la influencia de Turquía en la Alianza del Eje Nacional, el bloque más grande de parlamentarios sunníes.

    La tercera contramedida discutida durante este encuentro sería el completo restablecimiento de las relaciones entre los tres Estados árabes y Siria; mientras que la cuarta implicaría brindar apoyo a las milicias kurdas en Siria.

    También: Ankara expone las discrepancias en la administración de EEUU respecto a los kurdos

    En el 2011 Damasco sufrió un aislamiento diplomático tras el inicio de la guerra. Si algunos países cerraron sus embajadas por razones de seguridad, otros lo hicieron para mostrar su rechazo a la permanencia de Asad en el poder, escribe la periodista en su artículo para la edición rusa de Sputnik.

    Ocho años después, Asad sigue gobernando en Siria y sus fuerzas, con ayuda de los aliados, lograron retomar el control de la mayor parte del territorio sirio.

    Las señales del deshielo en las relaciones de Siria con otros países de Oriente Medio aparecieron ya en el 2018 cuando fue abierta la frontera con Jordania y el presidente de Sudán, Omar Hasán Ahmad al Bashir, se convirtió en el primer líder de la Liga Árabe que visita Damasco en los últimos ocho años.

    En noviembre las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos enviaron a sus diplomáticos a la capital siria. En el ministerio de Asuntos Exteriores del país árabe explicaron que este paso resaltaba la intención de Abu Dabi de "restablecer las relaciones entre los dos países hermanos".

    También: Emiratos Árabes Unidos estudia reanudar los vuelos aéreos a Siria

    Poco después las autoridades de Bahréin destacaron que el reinicio del trabajo de su misión diplomática en Siria era necesario para "fortalecer y activar el papel de los Estados árabes en Siria con el objetivo de preservar su independencia, soberanía e integridad territorial y prevenir la incursión regional en su desarrollo y asuntos internos".  

    Por ahora no se sabe si las grandes potencias occidentales seguirán este ejemplo, remarca la periodista rusa.

    "Al tomar en cuenta las recientes declaraciones hechas por los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y EEUU, se puede deducir que las posturas en Occidente hacia Asad están cambiando", recalca Mélnikova.

    En particular, la periodista cita las palabras del ministro galo Jean-Yves Le Drian, quien admitió la posibilidad de la participación del líder sirio en las próximas elecciones que se celebrarán en el país árabe.

    "Si Bashar Asad es un candidato, será un candidato. Son los sirios quienes deben decidir su futuro", recalcó Le Drian, citado por la agencia AFP.

    Vladímir Avatkov, director del Centro de Estudios Orientales y catedrático de Relaciones Internacionales en la Academia Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia opina que los países occidentales están buscando compromisos para recibir cualquier tipo de dividendos en la actual situación en Siria.

    "Asad es el gobernante legítimo de Siria, que no se ha rendido, ha continuado la lucha contra los grupos terroristas, ha fomentado el ambiente político y que indudablemente tiene que ser parte del [futuro] proceso político", declaró Avatkov en una entrevista a Sputnik.

    Más: "EEUU no tiene voz en el futuro de Siria"

    El experto considera que hoy en día los países que ya están aprovechándose de la actual situación en Siria son Irán y Turquía. El fortalecimiento de estos dos actores está relacionado con la postura de Moscú.

    "Hay que tomar en cuenta que ahora Ankara está tratando de encargarse de muchas de las cosas que EEUU hacía anteriormente en Siria. Esto es suficientemente peligroso y puede ser tanto productivo como contraproductivo", aseguró. 

    Según el interlocutor de Sputnik, el restablecimiento de la membresía de Siria en la Liga Árabe depende de varios factores: la postura del líder de esta organización, Arabia Saudí, y la presión de EEUU que busca aprovecharse de cualquier proceso que ocurre en la región.

    "La retirada de las tropas estadounidenses de Siria y el intento de mantenerse al margen señalan que el país norteamericano está tramando otro plan (…) o ha reconocido que no podrá recibir allí dividendos considerables y de esta manera busca ganar al menos algo a cuenta de sus aliados", declaró.

    Además, Avatkov declaró que la actual situación en Oriente Medio puede convertirse en un éxito del Ejército y la diplomacia de Rusia porque para Moscú es importante enseñar a toda la comunidad internacional que cambiar gobiernos por medio de la violencia es inaceptable. Según el politólogo, Rusia recibe una oportunidad de mostrarse como "el gestor de la paz" en Oriente Medio.

    También: Asad sobre sus vecinos del golfo: "Hemos alcanzado un entendimiento"

    Etiquetas:
    política, Irán, Turquía, Siria, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik