En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    120
    Síguenos en

    ESTOCOLMO (Sputnik) — La iraquí Nadia Murad, que recibió junto con el ginecólogo congolés, Denis Mukwege, el premio Nobel de la Paz, llamó en su discurso a los líderes del mundo a rescatar a las mujeres yazidíes que retienen los radicales de ISIS (autoproclamado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países).

    Murad es una de las 3.000 chicas y mujeres yazidíes que sufrieron violencia sexual por parte de los terroristas.

    "En pleno siglo XXI, en la época de la globalización y de los derechos humanos, más de 6.500 niñas y mujeres yazidíes fueron secuestradas, vendidas, sometidas a violencia sexual y psíquica (…), resulta inconcebible que la conciencia de los líderes de los 195 países no los haya movilizado para liberar a esas jóvenes", dijo Murad durante su discurso en Oslo.

    La defensora de los derechos humanos destacó que "a pesar de los llamados diarios desde 2014, la suerte de más de 3.000 mujeres y niños" se desconoce hasta el día de hoy.

    Murad, tras lograr escapar de ISIS, decidió revelar al mundo todos los horrores que había sufrido.

    En 2016, cuando tenía tan solo 23 años, fue nombrada como primera embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas para la dignidad de los supervivientes del tráfico de personas.

    Además: Murad, nobel de la Paz 2018: "Es para todas las víctimas de violencia sexual"

    La joven yazidí agradeció a todos los Estados que reconocieron el genocidio de su pueblo, y exhortó a la comunidad internacional a investigar los crímenes del grupo terrorista.

    "El único premio en el mundo que puede restablecer nuestra dignidad nacional consiste en la justicia y el enjuiciamiento de los criminales, no hay galardón que pueda compensar la pérdida de nuestros coterráneos, de nuestros familiares, que fueron asesinados solamente por ser yazidíes", subrayó la joven.

    Por su parte la presidenta del Comité Nobel Noruego, Berit Reiss-Andersen, señaló que la lucha común de los dos premiados consiste en mostrar que "las violaciones y otras formas de violencia sexual son un arma inaceptable en cualquier tipo de guerra".

    Te puede interesar: Estos son los 10 países donde es más peligroso ser mujer

    "Los responsables de crímenes militares deben ser castigados, y debe ponerse fin a la impunidad de la que se beneficiaron, esos enfoques los comparten los dos laureados con el premio de la Paz", advirtió la funcionaria.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook