01:13 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    El drón estadounidense MQ-1 Predator (archivo)

    Cómo EEUU ha destruido a Yemen (desde antes de la llegada de Trump)

    © AP Photo / Kirsty Wigglesworth
    Oriente Medio
    URL corto
    8923

    Años de guerra en Yemen han hecho que haya dejado de ser un país en el sentido tradicional de la palabra. El columnista de National Interest Daniel R. DePetris analiza cómo los que tuvieron una relación directa con la agresión al país árabe durante la Administración Obama ahora piden a Trump detener la catástrofe.

    A principios de noviembre, más de dos docenas de exfuncionarios de la Administración Obama firmaron una declaración pública sobre Yemen de la organización National Security Action ('Acción de Seguridad Nacional'). En el texto, expresaban la necesidad de detener cualquier iniciativa de apoyo al conflicto armado que azota la nación árabe y comenzar a brindar ayuda humanitaria al pueblo yemení.

    El documento fue publicado diez días después de que el Departamento de Defensa de EEUU anunciase el cese de las operaciones de reabastecimiento aéreo por parte de naves cisternas estadounidenses de los aviones militares de Arabia Saudí y de los Emiratos Árabes Unidos. Los firmantes incluyen al exsubsecretario de Estado, Tony Blinken; la exembajadora de EEUU ante la ONU, Samantha Power; al exdirector de la CIA, John Brennan, y al exasesor adjunto de Seguridad Nacional, Ben Rhodes.

    La carta no pudo llegar en mejor momento, afirma Daniel R. DePetris. Yemen, la nación más pobre del mundo árabe incluso antes de que estallara la guerra civil, se encuentra ahora pasando la mayor hambruna que el mundo ha visto en décadas. Catorce millones de personas están al borde de la inanición, un número que solo aumentará si las intensas batallas en curso por la costera ciudad de Al Hudayda dañan su puerto.

    Tres años y medio de asistencia militar estadounidense a Riad y Abu Dabi han supuesto una debacle humanitaria sin objetivo estratégico ni algún final visible, dice el autor del artículo. Al contrario, el grupo terrorista Al Qaeda —proscrito en Rusia y la única parte del conflicto yemení que sí ha atacado a EEUU— ha explotado el conflicto a su favor, enriqueciéndose en recursos y alistando a más militantes.

    Las palabras de los antiguos funcionarios de la Administración Obama son válidas: "Ha llegado el momento de que pongamos fin a nuestro apoyo y participación en este brutal conflicto". Sin embargo, ni una sola vez reconocen cuán injustificable y constitucionalmente dudosa es la participación de EEUU en la guerra civil yemení. Más que eso, algunas de las mismas personas que ahora abogan por un retiro de EEUU, defendían la participación estadounidense cuando prestaban servicios en la Administración Obama.

    Niña yemení sufre de malnutrición, consecuencia  de la guerra y el bloqueo de Arabia Saudí, 25 de agosto de 2018, Hajjah (Yemen)
    © AP Photo / Hammadi Issa
    Niña yemení sufre de malnutrición, consecuencia de la guerra y el bloqueo de Arabia Saudí, 25 de agosto de 2018, Hajjah (Yemen)

    Es el caso de Samantha Power, la exembajadora de EEUU ante la ONU, que ha sido bastante ruidosa contra Arabia Saudí por los bombardeos contra civiles yemeníes y el desastre humanitario que vive el país. El 8 de noviembre, ella twiteó que "las llamadas de la Administración Trump para un alto el fuego en Yemen no son suficientes; los combates están empeorando en Al Hudayda en este momento".

    Esto sería digno de aplaudir si no fuera por el hecho de que Power y su equipo en la ONU hicieron poco para detener a los saudíes, apunta DePetris.

    El reabastecimiento de combustible estadounidense de aviones saudíes, la provisión de apoyo de inteligencia a los planificadores militares saudíes y el respaldo diplomático total a Riad en los foros internacionales fue una política establecida, ejecutada y financiada por la Administración Obama, recuerda DePetris.

    Opinión: "La ONU ignora el bloqueo criminal de Yemen que ha causado un genocidio"

    En 2015, cuando los Países Bajos intentaron pasar una resolución para asignar al conflicto un equipo independiente e imparcial de investigadores de crímenes de guerra de las Naciones Unidas, la delegación de Arabia Saudí intentó descarrilar el esfuerzo. En lugar de apoyar la creación de un comité independiente de investigación, EEUU respaldó la posición de Arabia Saudí y pidió una resolución de consenso. Antes de retirarlo por completo, Ámsterdam redactó el borrador a favor de una investigación que complaciera a Riad.

    Ben Rhodes también ha estado denunciando fuertemente la estrategia de guerra que Arabia Saudí aplica en Yemen. En septiembre de 2018, el exasesor adjunto de seguridad nacional condenó al Gobierno de Trump por "subcontratar" la política de Washington sobre Yemen a Arabia Saudí y su socio menor, Emiratos Árabes Unidos. La crítica vale la pena, pero en realidad Trump solo imita la política de su propio jefe, el presidente Barack Obama.

    En algunos casos, la Administración Obama llegó a bloquear la transferencia de armas a los saudíes, cuando se supo que esa asistencia se estaba utilizando para evadir los acuerdos. Pero de manera generalizada, la política de veto nunca se instauró. Más que eso, las ventas de armas a Arabia Saudí durante la Administración del premio Nobel de la Paz, Barack Obama, alcanzaron un total de 138.000 millones de dólares. Una suma que supera ocho veces los contratos similares de la época de George W. Bush.

    Opinión: Yemen: cuando matar a niños es "legítimo"

    "Ahora, que los exfuncionarios de Obama están fuera del Gobierno y ocupa la Casa Blanca el partido opuesto, ellos sienten la necesidad de hablar para que haya una corrección de rumbo. Pero cuando muchos de estos funcionarios estaban en el gobierno, presidieron la misma política de la que ahora se quejan", resume Daniel R. DePetris.

    "La política estadounidense en Yemen ha sido una farsa durante mucho tiempo", prosigue el autor, subrayando que Washington habla sobre la paz, al mismo tiempo que continúa alimentando el conflicto al apoyar a uno de los bandos en una guerra totalmente ajena a EEUU.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    The National Interest, Yemen, Arabia Saudí, EEUU