Widgets Magazine
06:22 GMT +323 Octubre 2019
En directo
    La bandera de Siria

    Manual para no perderse en las negociaciones sobre el conflicto sirio en Astaná

    CC BY 2.0 / Joel Bombardier / مشتلك يا سورية
    Oriente Medio
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Las negociaciones de turno sobre la situación en Siria en el formato de Astaná se celebrarán en Sochi del 30 al 31 de julio.

    Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto en el que las tropas gubernamentales se enfrentan a grupos armados de la oposición y a organizaciones terroristas Daesh y el Frente al Nusra (prohibidas en Rusia y otros países). La solución del conflicto se busca en dos plataformas, la de Ginebra, bajo los auspicios de la ONU, y la de Astaná, copatrocinada por Rusia, Turquía e Irán.

    El 14 de diciembre de 2016, en una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, Putin presentó la idea de proponer a los bandos del conflicto sirio continuar las negociaciones de paz en una nueva plataforma en la capital de Kazajistán.

    A lo largo de las siguientes semanas, el plan empezó a convertirse en realidad: el 23 de diciembre de 2016 el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, informó a Putin del fin de la operación para liberar Alepo, tras lo cual los militares rusos iniciaron el proceso de desminado de la ciudad y sus habitantes comenzaron a volver a la vida normal. El 29 de diciembre Putin anunció la firma de tres documentos: entre ellos un acuerdo de alto el fuego en Siria, logrado entre el Gobierno y los rebeldes, el conjunto de medidas sobre el control del armisticio y una declaración sobre la disposición a discutir una solución política para Siria.

    A partir del 30 de diciembre entró en vigor la nueva tregua en Siria, mediada por Rusia y Turquía, que se comprometieron a garantizarla y controlar su cumplimiento mediante una comisión mixta.

    Tema relacionado: EEUU no asistirá a las conversaciones de Astaná sobre Siria de manera formal

    El 31 de diciembre de ese año, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución 2336 que se apoya en un paquete de iniciativas de Rusia y Turquía para la nueva tregua y la celebración de negociaciones pacíficas en Astaná, dedicadas a la consolidación del nuevo alto el fuego.

    LA PRIMERA REUNIÓN

    Las primeras consultas sirias en la capital kazaja se celebraron el 23 y el 24 de enero de 2017 Fue la primera reunión en casi nueve meses en la que participaron la delegación gubernamental y los representantes de la oposición armada siria. A la conferencia también asistieron diplomáticos de Rusia, Turquía, Irán, Kazajistán, EEUU y la ONU.

    Los participantes de las negociaciones, así como toda la comunidad internacional, calificaron de éxito estas consultas, que desembocaron en una declaración conjunta de Rusia, Irán y Turquía, en la que anunciaron la creación de un mecanismo tripartito para observar el alto el fuego.

    Durante las consultas, la delegación rusa entregó a los representantes de la oposición armada siria un proyecto para la futura Carta Magna de Siria, de carácter recomendatorio.

    Este gesto, según explicó el ministro ruso de Exterior, Serguéi Lavrov, tenía el objetivo de intentar "descubrir los puntos de convergencia, integrar los planteamientos que el Gobierno y representantes de la oposición han ido exponiendo a lo largo de los últimos años".

    A la vez Rusia reiteró que no buscaba imponer nada con este proyecto y que son los propios sirios los que deben decidir su futuro. Además, las negociaciones en Astaná contribuyeron a la continuación del proceso de paz en el marco de las consultas en Ginebra, que se reanudaron el 23 de febrero.

    Esto te puede interesar: Opositor elogia la distensión en Siria en un 60-80% como logro principal de Astaná

    El 6 de febrero en Astaná tuvo lugar el primer encuentro del grupo operativo trilateral, en el que representantes de Rusia, Turquía e Irán, junto con expertos de Jordania y la ONU, examinaron cómo fortalecer el control de la tregua declarada en Siria a finales de 2016.

    ASTANÁ-2

    El 15 y 16 de febrero, Astaná acogió por segunda vez una reunión internacional sobre Siria. Además de la delegación gubernamental y de la oposición, en la conferencia participaron representantes de Rusia, Irán y Turquía, y observadores de Jordania, EEUU y la ONU. La reunión culminó con un acuerdo definitivo sobre la creación de un grupo conjunto de Irán, Rusia y Turquía para controlar el alto el fuego en Siria.

    En las negociaciones también se logró formular un mecanismo para el intercambio de rehenes, sobre todo mujeres y niños, y fijar los lugares para el intercambio de los fallecidos en combate. Según el jefe de la delegación rusa, Alexandr Lavréntiev, las negociaciones no supusieron "un avance sustancial, pero sí fue un pequeño avance".

    A la vez la oposición siria expresó su insatisfacción por la decisión de incluir a Irán en la lista de países que controlan la tregua.

    RONDA BOICOTEADA

    La tercera ronda de negociaciones en Astaná tuvo lugar el 14 y el 15 de marzo de 2017. A diferencia de las consultas anteriores, esta reunión se caracterizó por la ausencia de la oposición armada. Al boicotear las consultas, los representantes de este grupo de opositores alegaron que a pesar de la vigencia de la tregua en el país árabe, las hostilidades en Siria continuaron. El canciller ruso Lavrov, a su vez, destacó que "lo principal es que estas infracciones disminuyeron", y acusó a los países patrocinadores de la oposición de influir en su decisión de no participar en las negociaciones en Astaná.

    Tema relacionado: Guterres y Lavrov examinan los preparativos para las consultas sirias de Astaná y Ginebra

    El centro ruso para la reconciliación en Siria había informado en diciembre, antes de la entrada en vigor del nuevo armisticio, de hasta 47 ataques de grupos armados ilegales en un día. Mientras, el día del inicio de las consultas en Astaná, el 14 de marzo, los observadores rusos detectaron solo una violación de la tregua.

    En el segundo día de las negociaciones, dos atentados suicidas sacudieron Damasco, provocando más de medio centenar de muertos. Según los Ministerios de Exteriores ruso y sirio, los atentados buscaban frustrar el proceso de reconciliación en el país árabe.

    Sin embargo, durante la tercera ronda los participantes lograron avanzar en el tema de la separación de la oposición de los terroristas y comenzaron a examinar la creación de una comisión constitucional. Al término de esta vuelta Rusia, Turquía e Irán confirmaron en una declaración conjunta que se comprometían a propiciar una solución política para Siria y destacaron la importancia de Astaná 3 para el proceso de paz en Ginebra.

    Tema relacionado: Encuentro sobre Siria en formato de Astaná tendrá lugar en Sochi los días 30 y 31 de julio

    En el marco de estas consultas, la delegación rusa se reunió con la delegación de EEUU, encabezada por el embajador de EEUU en Astaná, George Krol. En la reunión también participó Martin Maxwell, funcionario del Departamento de Estado.

    Los participantes del proceso de Astaná compararon sus visiones sobre la siguiente etapa de la resolución del conflicto sirio.

    LA CUARTA RONDA DE NEGOCIACIONES DE ASTANÁ

    La cuarta roda de negociaciones de Astaná fue celebrada entre el 3 y el 4 de mayo del mismo año, los tres países garantes firmaron un memorando para la creación de cuatro zonas de distensión en Siria que abarcan la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs, Guta Oriental y ciertas áreas del sur, en las provincias de Deraa y Al Quneitra.

    El acuerdo pretendió afianzar el armisticio y separar a la oposición de los grupos terroristas.

    LA QUINTA RONDA DE NEGOCIACIONES DE ASTANÁ

    La reunión se celebró entre el 4 y el 5 de julio y fue precedida por una serie de reuniones a nivel de expertos. El encuentro se centró en la creación de zonas de distensión, según el memorando firmado en la reunión anterior.

    Esto te puede interesar: Erdogan: el proceso negociador de Astaná benefició a todo Oriente Próximo

    El jefe de la delegación rusa en las negociaciones, Alexandr Lavréntiev, precisó que solo se había aprobado el reglamento del grupo de trabajo conjunto.

    La primera zona de distensión, fruto de un acuerdo entre EEUU, Rusia y Jordania, entró en vigor el pasado 9 de julio en Al Quneitra, Suwaida y Deraa, suroeste de Siria. La segunda empezó a funcionar el 22 de julio en Guta Oriental y la tercera, el 3 de agosto en el norte de Homs. En la reunión se llegó al acuerdo de que la cuarta zona de distensión deberá establecerse en la provincia de Idlib.

    Según Lavréntiev, actualmente se están discutiendo unos siete documentos relacionados con el proceso de distensión en Siria.

    Las zonas de distensión en Siria persiguen el objetivo de cesar los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las de la oposición, afianzar el armisticio vigente desde finales de 2016 y separar a los rebeldes de los grupos terroristas.

    SEXTA RONDA

    La sexta ronda de este formato se celebró en Astaná del 14 al 16 de septiembre de 2017. La delegación rusa fue encabezada nuevamente por Lavréntiev, mientras que Turquía e Irán estuvieron representados por los vicecancilleres Sedat Önal y Hossein Jaber Ansari, respectivamente.

    Además, llegaron el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, el auxiliar interino del secretario de Estado de EEUU para Asuntos de Oriente Medio, David Satterfield, así como el asesor para Asuntos Políticos del Ministerio de Exteriores de Jordania, Nawaf Wasfi Tell, y 24 representantes de la oposición armada siria.

    Esto te puede interesar: Congreso del Diálogo Nacional "marca un hito" en resolución de conflicto sirio

    Tras las conversaciones se anunció la creación de las siguientes zonas de distensión en Siria: al norte de la ciudad de Homs, en el arrabal damasceno de Guta Oriental, en la frontera de Siria y Jordania, provincia Deraa, y en la provincia de Idlib.

    El monitoreo de la zona de distensión de Idlib corre a cargo de Irán, Rusia y Turquía, mientras que del resto se ocupa la policía militar rusa.

    Además se aprobó una serie de documentos: las reglas de funcionamiento de las franjas de seguridad, los puestos de control y los puntos de observación, las reglas para el uso de la fuerza militar por parte de las unidades de control de las zonas, el mandato para el emplazamiento de las Fuerzas de Control de Distensión; el punto dedicado al centro de coordinación irano-turco-ruso para el análisis de temas vinculados al cese al fuego en las zonas de distensión.

    La delegación rusa declaró que la culminación de la etapa de creación de zonas de distensión abre las puertas al cese al fuego total en Siria.

    Los representantes de la oposición siria calificaron positivamente las conversaciones.

    SÉPTIMA RONDA

    La séptima ronda se celebró el 31 de octubre de 2017. Los participantes del encuentro debatieron la propuesta de Rusia de celebrar el Congreso de Reconciliación Nacional en Sochi propuesto por Putin. Los países garantes acordaron debatir la realización del Congreso en el marco del proceso de Ginebra auspiciado por la ONU.

    Los representantes de Damasco calificaron la iniciativa de oportuna y expresaron su disposición a participar en él, mientras que la oposición armada siria se negó a participar. Los participantes de Astaná-7 no lograron aprobar la propuesta sobre el grupo de trabajo para la liberación de rehenes, entrega de cadáveres y búsqueda de desaparecidos, así como el documento sobre el desminado humanitario.

    La octava ronda se celebró en Astaná del 21 al 22 de diciembre de 2017. Los países garantes del cese al fuego prepararon una declaración conjunta al término del encuentro, en el que saludaron los éxitos alcanzados en la lucha contra el terrorismo en Siria, en particular la derrota de Daesh

    Irán, Turquía y Rusia también confirmaron su decisión de continuar cooperando hasta la total aniquilación de Daesh, el Frente al Nusra, y otras organizaciones terroristas, y evitar el traslado de los terroristas a otros países y regiones.

    Los tres países destacaron la necesidad de actuar enérgicamente y ayudar a los sirios a vencer la crisis a través de la aprobación de la Constitución y la celebración de elecciones en Siria. Los garantes aprobaron el documento sobre el grupo de trabajo para la liberación de rehenes, entrega de cadáveres y búsqueda de desaparecidos.

    También se aprobó una declaración conjunta sobre el desminado humanitario en Siria,

    NOVENA RONDA

    La novena ronda de este formato se celebró en Astaná el 14 y 15 de mayo de 2018. Las conversaciones arrancaron con una reunión del grupo de trabajo para la liberación de prisioneros en Siria y consultas entre las delegaciones. El segundo día se llevó a cabo una reunión plenaria con la participación de todas las partes del diálogo.

    En calidad de observadores estuvieron presentes el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura y una delegación de Jordania. EEUU se negó a participar en esta ronda de diálogos.

    Las conversaciones concluyeron con la aprobación de una declaración conjunta de los países garantes que recordaba, en particular, que el próximo encuentro no se celebrará en la capital de Kazajistán, sino en la ciudad rusa de Sochi.

    Además:

    Oposición armada siria confirma su participación en las consultas de Astaná
    Situación en Afrín no se debatió en las consultas de Astaná
    Etiquetas:
    Conflicto en Siria, Consultas de Astaná, Astaná 2, Europa, Astaná, Ginebra, Siria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik