En directo
    Así viven los refugiados sirios en Turquía

    El drama de los desplazados: así viven los refugiados sirios en Turquía

    © Sputnik / Valeriy Melnikov
    Oriente Medio
    URL corto
    0 32

    Desde que se firmó el acuerdo entre Turquía y la Unión Europea (UE) sobre refugiados, la localidad otomana de Esmirna, en la frontera con Grecia, ha recibido un gran número de ciudadanos sirios. Sputnik habló con algunos de estos desplazados acerca de sus experiencias y expectativas en su 'nueva vida'.

    De acuerdo con los datos oficiales de la Dirección General de Migración, en la ciudad turca de Esmirna habitan cerca de 107.000 sirios. Para conocer más de cerca la situación de los refugiados en la urbe, Sputnik visitó la región de la mezquita Hatuniye, donde se concentra un gran número de migrantes sirios.

    Allí, en una calle llamada Anafartalar, por ejemplo, es posible observar distintos comercios con señales escritas en árabe y no en turco. No muy lejos de la mezquita se encuentra la Casa de la Solidaridad y Asistencia a los Refugiados, fundada por el turco Yalcin Yanik con el objetivo de ayudar a los migrantes que accedan a la región.

    El proyecto de solidaridad, llevado a cabo desde hace más de cinco años, dio inicio cuando los sirios comenzaron a trabajar en la región y los residentes locales reaccionaron de forma negativa, pues temían perder sus empleos en favor de los refugiados, contó Yanik.

    Yalcin Yanik, fundador de la Casa de la Solidaridad y Asistencia a los Refugiados
    © Sputnik / Valeriy Melnikov
    Yalcin Yanik, fundador de la Casa de la Solidaridad y Asistencia a los Refugiados

    "Decidimos intentar revertir la opinión negativa de la población local y explicamos que los sirios que habían llegado eran víctimas de la guerra y que se habían visto obligados a abandonar su tierra natal (…) Les recordamos la necesidad de cuidar de las personas que se encuentran en circunstancias difíciles", resaltó Yanik.

    Una gran cantidad de refugiados visita la Casa de la Solidaridad fundada por Yanik. La mayoría elude hablar con los periodistas. Sin embargo, algunos migrantes sirios decidieron compartir sus historias con Sputnik.

    Lea más: La UE anuncia un ambicioso programa de ayuda a refugiados en Turquía

    Ahmed, de 52 años, llegó desde la localidad siria de Alepo hace tres años. Arribó inicialmente a Gaziantep y luego se trasladó a Esmirna, donde vive actualmente con su familia. El hombre contó que no tiene un empleo y que el único en su familia que ha encontrado uno es su hijo, que trabaja en la construcción.

    "La vida aquí es difícil, pero no quiero irme a Europa. Sobre todo no quiero irme de manera ilegal, en un barco. Eso puede costarme la vida. ¿Cómo puede una persona conscientemente poner su vida en peligro? Si termina la guerra, quiero volver a Alepo", reveló Ahmed.

    Mohamed, de 23 años, llegó a Esmirna hace cerca de cuatro años procedente de Deir Ezzor. El joven desveló que le gustaría "retornar a su tierra natal, a Siria", pero que no se sabe cuánto tiempo durará aún la guerra. Mohamed expresó que, mientras tanto, vive en Esmirna, pero que, "si se abren las fronteras", quiere ir a Europa.

    Refugiados sirios en las calles de Esmirna
    © Sputnik / Valeriy Melnikov
    Refugiados sirios en las calles de Esmirna

    Por su parte, Avsin Mustafá, de 35 años, manifestó que no tiene gran interés en vivir en el Viejo Continente.

    "Me iría si las condiciones de vida allí fuesen mejores. Pero, si no es así, ¿qué sentido tiene irme de aquí para allá para empezar de nuevo desde cero?", se cuestionó Mustafá, quien habita en Esmirna junto a sus cinco hijos.

    La mujer relató que trabaja en una fábrica de confección de ropa y recibe 300 liras semanales —cerca de 82 dólares—. Su marido sigue viviendo en Siria. Mientras sus hijos menores frecuentan la escuela, el primogénito, de 16 años, busca empleo. Sin embargo, Mustafá se queja de las condiciones laborales ofrecidas a los refugiados.

    "Un salario semanal de 150 liras —cerca de 40 dólares— por una jornada laboral diaria de 12 horas… ¿acaso estas son condiciones humanas?", planteó la mujer.

    Refugiados sirios en Esmirna
    © Sputnik / Valeriy Melnikov
    Refugiados sirios en Esmirna

    Muchos refugiados sirios en Esmirna se quejan de los altos costes de los alquileres. Fátima, de 33 años, no ocultó su indignación:

    "No entiendo por qué nos ponen un precio tan elevado. Las casas y los apartamentos donde vivimos están en condiciones terribles. Antes de que llegáramos, nadie los ocupaba. Y, sin embargo, los propietarios de las casas están constantemente aumentando el precio del alquiler", se quejó.

    En Kadifekale, uno de los barrios más antiguos de Esmirna, donde hay un número significativo de migrantes sirios, algunas de las casas se hallan al borde del colapso.

    Una niña siria refugiada en la ciudad turca de Esmirna
    © Sputnik / Valeriy Melnikov
    Una niña siria refugiada en la ciudad turca de Esmirna

    "El Gobierno habla con orgullo de que Turquía ha recibido un grupo de tres millones de sirios, pero mira las condiciones en las que estas personas se desenvuelven aquí. ¿Se le puede llamar hospitalidad a esto?", lamentó uno de los residentes de Kadifekale, que prefirió permanecer en el anonimato.

    Otro refugiado sirio en Kadifekale, Hisman Abu Ahmad, de 55 años, relató a Sputnik que preferiría no haber tenido que abandonar el país.

    Hisman Abu Ahmad
    © Sputnik / Valeriy Melnikov
    Hisman Abu Ahmad

    "Por desgracia, la guerra nos obligó a huir. Los árabes, los kurdos, los turcos, somos todos musulmanes, somos todos seres humanos. ¿Qué más quieren de nuestra patria sufrida? Si la guerra terminase, volvería hoy mismo a Siria", declaró.

    Lea también: "Turquía dispuesta a naturalizar a refugiados sirios"

    Semih Hasim, de 22 años, explicó que no hace mucho llegó a Esmirna, donde ya vivía anteriormente su tío. El joven dijo que, en general, está satisfecho con el día a día en el país otomano, que trabaja como camarero y aprende gradualmente a hablar la lengua turca

    "Unos amigos se fueron a Alemania y nos han dicho que las condiciones allí son mejores que aquí. Pero no barajo la opción de marcharme ilegalmente. Muchos de mis amigos fueron detenidos en Grecia y deportados, razón por la cual no contemplo esa posibilidad", afirmó Hasim.

    Serdar Hasim, tío del joven Semih, llegó a Izmir hace tres años y luego trasladó a su familia al país otomano. Serdar reveló que trabaja a tiempo parcial en la construcción, pero no ha logrado encontrar un empleo permanente.

    "Si supiera que la guerra había terminado, yo, inmediatamente, el mismo día, volvería a casa. ¿Cómo puede una persona encontrar un reemplazo para su hogar?", cuestionó.

    Además:

    Líbano dice que carece de recursos para acoger a más refugiados sirios
    El número de refugiados sirios supera por primera vez los 5 millones
    OIM: más de 21.100 inmigrantes y refugiados entraron en Europa en 2017
    Ankara llama a crear zonas de seguridad para el regreso de los refugiados a Siria
    Rusia acogió a 2,5 millones de refugiados durante el conflicto ucraniano
    ¿Qué interés tiene la UE en crear campos de refugiados fuera del bloque?
    Etiquetas:
    migración, refugiados, Esmirna, Turquía, Siria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik