En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    251
    Síguenos en

    El expresidente de Irak, Sadam Husein, se dedicó a escribir novelas en lugar de gobernar el país durante los últimos años de su vida. En consecuencia, no se percató de lo que estaba ocurriendo a su alrededor, según aseguró el investigador de la CIA John Nixon, citado por el New York Daily News.

    Husein fue derrocado en abril de 2003, tras la invasión de la coalición liderada por EEUU y Reino Unido. El Tribunal Supremo de Irak lo acusó de la muerte de 148 civiles en 1982. El líder iraquí fue condenado a la pena capital y la sentencia fue llevada a cabo en diciembre de 2006.

    En su nuevo libro 'Interrogatorio a Sadam Husein', que saldrá a la venta el 27 de diciembre, el agente escribe que fue capaz de identificar a Sadam por una vieja cicatriz, una herida de bala y dos tatuajes tribales.

    Según Nixon, los primeros interrogatorios revelaron que Husein no estaba al corriente de los acontecimientos en el país.

    "Sadam se dedicó a escribir novelas. Había dejado de gobernar el país. Parecía que no entendía lo que estaba sucediendo en Irak en la misma medida que sus enemigos británicos y estadounidenses", afirmó Nixon para el medio.

    El analista también destacó que Husein no planeaba lanzar ataques contra los países vecinos ni los estados occidentales, aunque las acusaciones presentadas por parte de EEUU así lo aseguraban. Además, el exmandatario iraquí negó haber preparado un complot contra el expresidente estadounidense, George Bush padre, tras la guerra del Golfo, y subrayó que Bagdad no disponía de armas de destrucción masiva ni representaba ninguna amenaza para otros países.

    "Ustedes van a fracasar. Se darán cuenta de que no es tan fácil gobernar Irak", predijo Husein durante uno de los interrogatorios.

    Asimismo, Nixon afirmó que a Husein le gustaba hablar de sus esposas e hijos, sobre todo de su vástago Uday, quien, según el entonces líder iraquí, poseía numerosos automóviles de lujo. Sadam Husein lo consideraba una provocación para un país que vivía bajo las sanciones y había ordenado quemarlos. Uday fue abatido por el Ejército estadounidense en 2003, en Mosul, durante la invasión de Irak.

    Sadam fue ahorcado el 30 de diciembre de 2006 con un Corán en las manos tras haberse negado a que le cubrieran la cabeza con una capucha.

    "Me dejó pasmado el hecho de que Husein parecía la persona más digna en la habitación. Nuestros jóvenes no murieron para esto. Este no es el nuevo Irak que nos prometió el presidente Bush", expresó Nixon.

    Además:

    Detienen al primo de Sadam Husein sospechoso de participar en ataque de Daesh
    Erdogan sigue los pasos de Husein y Gadafi
    Estado Islámico usa un palacio de Sadam Husein para el tráfico de órganos
    Etiquetas:
    libros, dictadura, ejecución, interrogatorio, Sadam Husein, EEUU, Irak
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook