En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    Por
    0 31
    Síguenos en

    BIRZEIT, CISJORDANIA (Sputnik) — La exposición 'En las costuras. La historia política del bordado palestino' puede verse desde hace tres días en el nuevo espacio Dar el Nimer para la Cultura y el Arte, en Beirut, la capital del Líbano.

    ​La exhibición, que finalizará el 30 de julio, presenta más de 50 prendas de las amplias colecciones de vestidos árabes de Widad Kawar y Malak al Huseini Abdulrahim.

    Los vestidos están acompañados por fotografías, carteles y cuadros, así como vídeos relativos a la historia de la indumentaria.

    También pueden contemplarse vestidos de la época de la primera intifada —levantamiento palestino contra la ocupación israelí entre 1987 y 1993— con motivos nacionalistas.

    ​Esta amplia exposición fue organizada por el Museo Palestino en colaboración con el Instituto para los Estudios de Palestina en Beirut y está previsto que se exhiba en octubre en la sede del museo, en Birzeit (territorio palestino de Cisjordania, ocupado por Israel).

    El edificio del Museo Palestino abrió sus puertas hace unos días con las salas vacías, en una ceremonia de inauguración digna de un proyecto ambicioso, concebido hace casi 20 años, pero que no ha visto la luz hasta ahora por haber tropezado con varios escollos.

    No hay nada en Palestina que no esté tocado por la mano de la ocupación israelí y el museo no es una excepción.

    Primero fue el estallido de la segunda intifada en el año 2000, y luego los intentos de Israel de vetar la entrada de algunos materiales extranjeros, según confirmó Heneghan Peng Architects, la firma de Dublín que ha diseñado el museo. A esto se añadió la dificultad para encontrar financiación y el cambio del equipo directivo.

    ​​El imponente edificio se halla en lo alto de una colina, a espaldas de la universidad de Birzeit. Es de piedra clara y cristal y mira hacia un jardín de olivos donde han crecido decenas de especies florales que "narran la historia horticultural de Palestina", según indica el primer prospecto que editó la institución recién estrenada.

    De momento, el único acontecimiento celebrado en el museo, cuyo recinto abarca 40.000 m2, fue su inauguración, un espectáculo de música y danza que relata el viaje histórico de Palestina.

    No se puede disfrutar aún de ninguna exposición del museo, impulsado por la ONG Taawon, porque su programa no está terminado.

    "Vamos tarde, acabamos de cambiar al director, el nuevo anunciará el programa en junio o julio. Pero estamos desarrollando varias iniciativas", explicó a Sputnik Nóvosti Omar al Qattan, presidente de la junta directiva del museo.

    Su equipo está creando un archivo audiovisual en proceso de digitalización desde hace dos años que ya cuenta con cerca de 11.000 fotografías, y trabaja en el proyecto audiovisual "Viajes Palestinos-Una Cronología Interactiva de 1850 hasta Los Días Modernos".

    Uno de los objetivos de la institución es franquear las barreras políticas y geográficas, llegar a los palestinos que no pueden visitar la sede del museo, que en el futuro contará con un segundo edificio.

    La institución difundirá la historia y cultura palestinas a nivel local e internacional, se dedicará a la investigación y elaborará programas educativos.

    Su existencia fue posible gracias a decenas de aportaciones económicas. De los 28 millones de dólares que costó (serán 24 si la Autoridad Nacional Palestina devuelve el IVA), "el 95% es financiación palestina, la mayoría de gente a título personal", indicó Qattan.

    Reveló que "el resto procede del Fondo Árabe para el Desarrollo Económico y Social, y recientemente hemos recibido dos grandes subvenciones de entidades del Reino Unido para el archivo audiovisual palestino y el futuro programa".

    "Ha costado mucho persuadir a la gente de la importancia de este proyecto para el país, especialmente porque hay una crisis de refugiados sirios y tenemos un desastre en Gaza", añadió Qattan, que tomó las riendas del museo cuando destituyeron al primer director, Jack Perkesian, por diferencias profundas con la junta directiva.

    Según el diario The New York Times (NYT), Perkesian había trabajado en la preparación de la exposición inaugural 'Never Part', para la que recogió objetos y fotografías de refugiados palestinos.

    ​Perkesian señaló que accedió a dejar su cargo después de que la junta directiva le comunicara bruscamente que ya no apoyaba su proyecto, aunque no llegó a saber nunca los motivos.

    "No existe ninguna controversia (relacionada con el museo), excepto la que hay en la imaginación de The New York Times. Todas las instituciones cometen errores, cualquier institución democrática y bien fundada los reconoce y los solventa y esto a veces pasa por cambiar al personal", recalcó Qattan.

    Aclaró que "al director anterior se le dieron tres años y medio para desarrollar su equipo y su programa de apertura; fracasó en hacerlo y lo tuvimos que sustituir".

    El nuevo director del museo será Mahmud Hawari, especialista en arte y arquitectura islámicos, que trabajó para el British Museum.

    "En algunas afirmaciones subyace un aire colonialista. Hay quien siempre tiene que presentar a los árabes peleándose entre ellos. Si hacemos las cosas de manera democrática y profesional, entonces buscan otras razones, dicen que es imposible que los palestinos hagamos algo bien", lamentó Qattan.

    Además:

    Descubrimiento en Auschwitz: "Detrás de cualquier hallazgo hay una vida humana"
    Una obra de la mexicana Frida Kahlo rompe récord latinoamericano
    El Museo del Hermitage participará en la restauración de Palmira
    Etiquetas:
    exhibición, museo, Palestina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook