Widgets Magazine
03:59 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    Participantes de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní en Viena. 14 de julio de 2015

    2015, año del pacto nuclear con Irán

    © REUTERS / Leonhard Foeger
    Oriente Medio
    URL corto
    Resumen del año 2015 (18)
    0 10
    Síguenos en

    2016 empezará, si no surge impedimento alguno, con la aplicación del acuerdo que Irán firmó con seis potencias mundiales el pasado julio y que supondrá la reducción del programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de sanciones internacionales a Teherán.

    El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) cerró su investigación sobre la posible vertiente militar del programa nuclear iraní y el histórico acuerdo podrá implementarse. Los 35 Estados de la Junta de Gobernadores del OIEA aprobaron una resolución que confirma el final del examen.

    El OIEA la adoptó después de que su director general, Yukiya Amano, presentase un informe, el 2 de diciembre, que indicaba que Irán llevó a cabo, hasta 2003, un "esfuerzo coordinado" para conseguir la bomba nuclear.

    El documento señala que hasta 2009, el régimen de los ayatolás mantuvo su empeño en este sentido, pero no pasó de realizar estudios para comprobar si era posible obtener la bomba atómica.

    El OIEA constató que, desde entonces, no se ha detectado que Teherán haya seguido utilizando energía y material nuclear con este objetivo.

    La República Islámica aseguró que a finales de 2015 lo tendría todo listo para poner en marcha el pacto que alcanzó con el G5+1 (Rusia, EEUU, China, Francia, Reino Unido y Alemania) el 14 de julio en Viena, sede del OIEA.

    El acuerdo, que se cerró después de casi dos años de negociaciones, contempla que Irán limite su programa nuclear a cambio de que la comunidad internacional levante las sanciones que le impuso y que dañaron de forma ostensible su economía.

    El documento firmado por Teherán y el G5+1, de más de cien páginas, limita el programa nuclear iraní hasta 25 años. A cambio, se levantarán las sanciones internacionales que atan a la economía de Irán.

    Según el pacto, durante diez años Irán tendrá limitada su capacidad de enriquecimiento de uranio y de investigación en temas nucleares.

    Durante 25 años se llevarán a cabo inspecciones en profundidad en la gestión del uranio, material que Irán no podrá enriquecer por encima del 3,67 por ciento durante 15 años.

    El uranio para fines pacíficos sólo requiere un enriquecimiento de hasta el 5 por ciento, mientras que para un arma nuclear hay que purificarlo hasta el 90 por ciento.

    Teherán reducirá sus centrifugadoras en unos dos tercios y sólo una parte de ellas tendrá autorización para enriquecer uranio los primeros 10 años. Estas máquinas serán de primera generación, las menos avanzadas.

    Irán también se comprometió a reducir de 12.000 a 300 kilos sus reservas de uranio de bajo enriquecimiento por un periodo de 15 años, y a no construir nuevas instalaciones.

    El objetivo de esta medida es aumentar el tiempo que los iraníes necesitarían para adquirir material suficiente como para alimentar un arma atómica.

    Irán modificará su planta de Fordo de modo que ya no se emplee para enriquecer uranio durante 15 años y sólo podrá enriquecer uranio en la planta de Natanz.

    Por el acuerdo, la prohibición de importación y exportación de armas se extenderá para Irán durante cinco años más, mientras que el embargo de compuestos para su programa de misiles balísticos se mantendrá ocho años.

    La parte positiva del acuerdo para los iraníes es que verán aliviadas las sanciones internacionales impuestas a su país.

    Planta de energía nuclear Bushehr
    © AP Photo / Mehr News Agency, Majid Asgaripour, File

    EEUU y la UE suspenderán sus sanciones relacionadas con actividades nucleares después de que el OIEA haya verificado que Irán ha respetado lo acordado.

    Si el régimen de los ayatolás no cumple sus compromisos, entrará en vigor un mecanismo para restablecer las sanciones vigentes hasta ese momento.

    El OIEA tendrá acceso regular a todas las instalaciones nucleares de Irán y los inspectores podrán supervisar toda la cadena del programa nuclear.

    También accederán a instalaciones militares. Irán se comprometió a aplicar de forma voluntaria el Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación, que otorga mayor acceso e información a los inspectores de la ONU.

    Satisfechos todos menos Israel

    El acuerdo nuclear fue elogiado sin fisuras en Irán cuando se pactó.

    El presidente del país, Hasán Rohani, aseguró que marca "el punto de partida para una nueva cooperación y relación del país con el mundo".

    Rohani afirmó que Irán cumplió con todos los "objetivos y líneas rojas" que se marcó.

    EEUU también se mostró satisfecho en ese momento.

    Hace unos días, cuando el OIEA cerró su investigación sobre la posible dimensión militar del programa nuclear iraní, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, dijo que la prioridad, ahora, es aplicar el pacto que se alcanzó con Teherán y verificar su cumplimiento.

    Más: Kerry defiende el acuerdo nuclear con Irán ante comité del Senado

    Según la administración del presidente estadounidense, Barack Obama, el mundo es un lugar más seguro desde que el G5+1 pactó con Irán.

    Pero el gran aliado americano en Oriente Medio, Israel, no opina lo mismo.

    El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no pierde ocasión para recordar "el enorme peligro" que supone el programa nuclear iraní.

    Israel mantiene que Teherán engaña a la comunidad internacional y sigue teniendo intención de fabricar armas atómicas.

    "Este acuerdo traerá guerra. Extenderá una carrera de armas nucleares en la región. Y alimentará el terrorismo de Irán y la agresión que llevará a una guerra, quizás la más horrible de todas", aseguró Netanyahu.

    El primer ministro israelí, cuyas relaciones con Obama siempre han sido tirantes, ofendió a la Casa Blanca al intentar convencer a la opinión pública estadounidense y a los congresistas —republicanos y demócratas- de que el pacto con Irán era nefasto.

    Netanyahu pretendía que el Congreso vetara el acuerdo por el que Obama había apostado.

    Cuatro meses antes de que el pacto se cerrara habló en el Congreso de los horrores que supondría llegar a un acuerdo con los iraníes.

    La visita, en plena campaña electoral israelí, provocó un gran malestar en la Casa Blanca y causó tensión entre Israel y EEUU.

    Los israelíes están convencidos de que Irán engañará a la comunidad internacional en la cuestión nuclear, de la misma manera que, el pasado 10 de octubre, violó las restricciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU con el lanzamiento de un misil balístico, según denunció este organismo.

    Tema:
    Resumen del año 2015 (18)

    Además:

    Programa nuclear de Irán (2016)
    Rusia cumplirá sus compromisos respecto al acuerdo nuclear con Irán
    Israel y EEUU mantienen encuentros sobre el acuerdo nuclear entre Irán y seis potencias
    Acuerdo nuclear bloquea producción de armas para Irán, dicen líderes europeos
    Etiquetas:
    Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), enriquecimiento de uranio, programa nuclear, acuerdo, Grupo 5+1, Irán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik