En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    Por
    0 20
    Síguenos en

    Tras diez segundos de cuenta atrás, el enorme árbol de Navidad de la plaza del Pesebre de la ciudad palestina de Belén se iluminó este sábado con decenas de pequeñas luces de colores ante el entusiasmo de unas 4.000 personas que se congregaron para verlo.

    Las luces decorativas engalanaron también los árboles y los edificios de la plaza; a uno de ellos lo envolvió un lazo de luz roja como si fuera un regalo.

    En el momento en el que se iluminó el árbol, sonaron las campanas de todas las iglesias de Belén, situada en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel. También sonaron las de 65 iglesias de 15 países en solidaridad con Palestina.

    Tema: Conflicto en Oriente Próximo

    Belén, la ciudad donde según la Biblia nació Jesús, dio hoy inicio a los actos de celebración de la Navidad. Vecinos de esta ciudad y de otros puntos de Palestina aguantaron estoicamente el frío y pasaron controles de seguridad para asistir al evento, en el que hubo actuaciones musicales y parlamentos de la alcaldesa de la localidad, Vera Babun, y el primer ministro palestino, Rami Hamdala.

    Babun tuvo un recuerdo para los "mártires (muertos) y los presos" palestinos en un discurso en el que habló de nuevo del deseo de justicia y paz del pueblo palestino.

    "Hoy encendemos el árbol de Navidad para mostrar al mundo que somos gente que merece vivir", afirmó Babun.

    Antes de iniciarse el acto se celebró un minuto de silencio por los palestinos fallecidos en la espiral de violencia de los dos últimos meses.

    Hamdala, al que la gente recibió sin aplausos, recalcó que Belén brillaba con decoraciones navideñas a pesar de las "heridas" que ha sufrido en las últimas semanas y felicitó la Navidad a los cristianos.

    Tras los discursos, la proyección de un vídeo sobre Belén y la interpretación de varias canciones, entre ellas el antiguo himno palestino, Mautini, llegó el momento más esperado, el encendido de las luces del árbol.

    El abeto gigante, engalanado con bolas blancas, rojas y verdes —los colores de la bandera palestina— y una cinta blanca y coronado por una estrella y una enseña palestina, decora la plaza donde se encuentra la Basílica de la Natividad, el lugar donde la tradición señala que nació Jesús.

    ​Antes de encenderlo, durante una cuenta atrás de diez segundos, se proyectaron en dos pantallas las fotos de diversas personalidades, entre ellas, el difunto líder sudafricano Nelson Mandela, el papa Francisco y el líder histórico palestino Yaser Arafat, fallecido hace once años.

    Numerosas familias palestinas —cristianas y musulmanas— y también varios turistas disfrutaron de un ambiente alegre y festivo. Algunos aprovecharon para comprar recuerdos navideños de Belén como el clásico pesebre de madera de olivo.

    "Esperamos que en estas fiestas venga mucha gente a visitarnos y vendamos mucho; pero sobre todo, deseamos que el año que viene llegue la paz", dijo a Sputnik Nóvosti la propietaria de una tienda de souvenires.

    "El mensaje de Navidad y el mensaje entregado por el señor Jesucristo contiene cuatro palabras principales: amor, paz, justicia y libertad. En Palestina no hemos podido gozar ni de justicia ni de libertad, tampoco de paz, pero sí de mucho amor, no solamente el que nuestro pueblo tiene a su tierra sino el que muchos pueblos entregan al pueblo palestino", declaró a Sputnik Nóvosti Xavier Abu Eid, portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

    "Esperamos que esta Navidad, en las circunstancias en las que nos encontramos, todo el amor del mundo se pueda volcar hacia Palestina para que podamos lograr la justicia, la paz y la libertad que el pueblo palestino se merece", añadió Abu Eid.

    Etiquetas:
    Rami Hamdallah, Navidad, Vera Babun, Belén, Palestina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook