Widgets Magazine
01:07 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    El hospital de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz

    Kunduz y otros 10 errores de EEUU en Afganistán

    © AP Photo / Médecins Sans Frontières
    Oriente Medio
    URL corto
    0 100
    Síguenos en

    El bombardeo del hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz no es una casualidad sino resultado de la política exterior intencionada de un país: EEUU.

    El bombardeo del hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz no es el primer ataque aéreo de Estados Unidos o de la OTAN que causó muertes masivas de civiles, sino uno más de los "incidentes" en la larga lista de errores cometidos por EEUU en Afganistán.

    Este bombardeo no provocó tantas víctimas como el ataque de los aviones estadounidenses, solicitado por las fuerzas alemanas, que en 2010 mató a 150 ciudadanos que estaban sustrayendo combustible de unos camiones secuestrados por los talibanes, pero atrapados en un río.

    Estos hechos y otros más suscitan preguntas sobre el papel de EEUU en Afganistán y sobre sus acciones que desencadenaron la crisis que enfrenta el país islámico actualmente.

    1. Años 1980, Osama Bin Laden

    Durante la guerra soviética en Afganistán Estados Unidos entrenaba y armaba a los muyahidines para que lucharan contra las fuerzas soviéticas y el Gobierno.
    No obstante, al igual que en Siria, ni se les ocurrió que la gente entrenada no solo lucharía contra los infieles Shuravi ('soviéticos') sino que adoptaría ideas como "Death to America" (Muerte a Estados Unidos).

    A diferencia de los rebeldes sirios de hoy, Bin Laden no tenía en aquel entonces un Al Qaeda al que unirse pero efectivamente la fundó en 1988 aprovechando las armas y el entrenamiento brindados por EEUU.

    Tras la retirada soviética en 1989 y el derrocamiento del Gobierno afgano en 1991, Al Qaeda proclamó la yihad global que desembocó en ataques contra embajadas estadounidenses y la tragedia de las Torres Gemelas del 11-S.

    2. Octubre de 2001, invasión de Afganistán

    EEUU envió un grupo de la CIA, relativamente modesto, y de las Fuerzas Especiales del Ejército para capturar o eliminar a Bin Laden y luchar contra los talibanes que le encubrían.

    El 7 de octubre de 2001, EEUU empezó con los mismos objetivos la invasión terrestre, acompañada de ataques aéreos, que provocó una nueva insurgencia Talibán.

    3. Diciembre de 2001, Osama Bin Laden, otra vez

    A pesar de que era bien conocido que Bin Laden se encontraba en las montañas de Tora Bora, cerca de la frontera afgano-pakistaní, el Ejército estadounidense tardó dos meses tras la invasión en llegar a esa zona y capturarla.

    Al final, resultó que Bin Laden ya había huido a un país desconocido, donde durante 10 años grabaría sus podcasts yihadistas hasta que Estados Unidos lo matase en 2011.

    4. Ejército inepto

    Los entrenamientos que EEUU ofreció a los militares afganos sirvieron para poco: las tropas de país islámico estaban mucho más dispuestas a fumar porros y pasarlo bien que a luchar contra el Talibán (la misma trampa en la que habían caído en su tiempo los militares soviéticos al entrenar a las fuerzas gubernamentales afganas).

    Cuando EEUU comenzó la retirada de sus tropas en 2011, el problema se hizo aún más profundo.

    Mientras los soviéticos todavía habían procurado abastecer al Ejército afgano con helicópteros de ataque tras su retirada, EEUU prefirió convertirlo en una gran milicia, lo mismo que había hecho en Irak en 2003.

    En fin, tanto el nuevo Ejército iraquí resultó incapaz de oponer resistencia al Estado Islámico, como al afgano le cuesta ahora luchar contra el renacido Talibán y sigue dependiendo del apoyo estadounidense desde el aire.

    5. Centro de Internamiento de Bagram

    Afganistán tiene su propio Guantánamo: la cárcel de Bagram donde los estadounidenses aplican las mismas técnicas de tortura, como atar o encadenar a los presos al techo y propinarles palizas rutinarias.

    La penitenciaria de Bargam no fue la única descubierta en el territorio de Afganistán. En 2014 la cerraron, sin embargo, se cree que otras aún existen.

    6. Quema del Corán

    Además de las torturas, el Ejército estadounidense quemó 48 Coranes de la biblioteca de la prisión de Bagram.

    Al tiempo de destruir un ingenioso medio de comunicación entre los reclusos —que utilizaban los tomos para pasarse mensajes- la quema de los Coranes provocó violentas protestas en todo Afganistán que se saldaron con 41 muertos, entre ellos dos asesores militares de EEUU de alto rango.

    7. Pederastia

    Es bien conocido que la pederastia sigue siendo una práctica difundida y creciente entre los pastunes afganos, a pesar de estar prohibida por las leyes oficiales de Afganistán.

    Sin embargo, EEUU ordenó a sus tropas permitir a los militares afganos que siguiesen practicando el 'bazi bacha' ("jugando con muchachos", en persa) e incluso retiró a un militar estadounidense que tuvo la audacia de intentar impedírselo a un comandante de policía local.

    La tolerancia con la pederastia se convirtió en un tiro por la culata, pues uno de los niños abusados por un jefe de policía local que vivía en una base militar, en 2012 se robó un rifle y mató a tres marines de EEUU.

    8. Masacre de Azizabad en 2008

    En un intento de abatir a un comandante talibán, un avión estadounidense AC-130 bombardeó el pueblo de Azizabad, matando a 92 civiles. El mismo avión protagonizó el ataque de Kunduz.

    9. Masacre de Granai en 2009

    El Ejército estadounidense bombardeó el pueblo de Granai matando a 147 civiles —en su mayoría mujeres y niños- y casi ningún combatiente talibán, contra los cuales afirmó que estaba dirigido el ataque.

    10. Cuestiones de moral

    En una galopante desmoralización, los propios militares estadounidenses adoptaron las prácticas como posar con extremidades humanas mutiladas durante los ataques suicidas u orinar sobre los cuerpos calcinados de quienes consideraban talibanes abatidos, aunque es muy probable que al menos en un caso solo fuesen obreros locales.

    Lea más: Afganistán vuelve a sumergirse en el caos

    Un grupo de soldados norteamericanos, conocido como Kill Team, comenzó a matar a civiles afganos en seudocombates para desahogarse. Después posaban con sus cuerpos y guardaban sus miembros y órganos como recuerdos.

    En uno de los casos más famosos, el sargento Robert Bales protagonizó todo un baño de sangre al matar a 16 civiles en Kandahar en 2012.

    Todo ello, al igual que el más reciente bombardeo de Kunduz, no son una serie de casualidades, sino resultados de una política exterior intencionada de un país: EEUU.

    Además:

    Obama pide disculpas por el bombardeo del hospital en Afganistán
    Etiquetas:
    pederastia, entrenamiento, terrorismo yihadista, cárcel de Bagram, AC-130, Corán, 11-S, Kill Team, Médicos Sin Fronteras (MSF), Talibán, CIA, OTAN, Robert Bales, Osama bin Laden, Kandahar, Granai, Azizabad, Afganistán, Irak, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik