En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    0 12
    Síguenos en

    El caso del exsecretario de Defensa, Salvador Cienfuegos, quien fue regresado a México desde Estados Unidos para que la Fiscalía investigue sus posibles vínculos con el narcotráfico, pone bajo la lupa los crecientes roles asignados a los militares, señalados por graves violaciones a los DDHH, estimaron especialistas consultados por Sputnik.

    "Las atribuciones que el actual Gobierno ha dado al Ejército van más allá de la seguridad pública, ahora tiene funciones relacionadas con gestiones de Gobierno, como el manejo de programas sociales, facultades en materias de salud, aduanas, comercio marítimo, construcción de obras de infraestructura y manejo de aeropuertos", dijo Catalina Perez Correa, doctora en Derecho por la Universidad de Stanford, California (EEUU, oeste).

    Las Fuerzas Armadas estuvieron involucradas desde 2007 en tareas de seguridad pública, fuera de sus cuarteles, pero la situación empeoró.

    "Esa estrategia ha resultado muy problemática por distintas razones, tenemos muchas informaciones y evidencias en los últimos 13 años que muestran que no funciona para reducir la violencia", señaló la experta, que ha sido investigadora en Derecho Internacional de Derechos Humanos de la Universidad de Yale.

    Agregó que el diseño aplicado "va desde el centro, con un despliegue que opera como ocupación militar y que va en detrimento de la construcción de instituciones civiles locales, que podrían hacerse cargo de la seguridad pública desde sus comunidades".

    El creciente empoderamiento de los militares ocurre mientras las leyes que rigen a las Fuerzas Armadas no son las mismas que para las instituciones civiles, apuntó.

    "Por ser instituciones de seguridad nacional están sujetas a controles y fiscalización, pero no tienen las mismas obligaciones en materia de transparencia y rendición de cuentas", objetó la autora de "Justicia desmedida, proporcionalidad y delitos de drogas en América Latina".

    El crecimiento de las facultades otorgadas a las Fuerzas Armadas "ocurre con poco control, sin mecanismos de subordinación al poder civil ni procesos de fiscalización, es muy riesgoso", advirtió.

    A su entender, "los militares tienen mucho poder acumulado y pueden presionar en un sentido o en otro".

    Negro expediente de las fuerzas verde olivo

    Cuando el general Cienfuegos fue secretario de la Defensa, ocurrieron graves violaciones a los derechos humanos, según recuentos de organizaciones nacionales e internacionales.

    Los uniformados "torturaron, asesinaron y/o desaparecieron forzadamente a 149 víctimas, usando por lo menos siete instalaciones militares para estos hechos", indica un informe de la independiente Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

    La organización, fundada en 1989, publicó en octubre el libro Los crímenes atroces cometidos al amparo de la estrategia de seguridad militarizada (2006-2018).

    Esa obra identifica a las unidades y estructuras de mando en las que estaban los agentes de las fuerzas castrenses "que cometieron crímenes atroces".

    Para estudiar el combate al narcotráfico y las organizaciones criminales, desde 2016 la comisión trabaja con el Sistema de Investigación y Documentación (I-Doc)", una herramienta desarrollada por la Case Matrix Network para identificar crímenes de guerra.

    "Esa plataforma nos ha permitido analizar casos referentes a crímenes de lesa humanidad perpetrados por agentes del Estado y generar una base de datos con registros de los patrones de actuación de las autoridades, así como la generalidad o sistematicidad de sus ataques contra población civil", indica el libro.

    Los abogados de las víctimas sistematizaron 301 casos de crímenes graves, narrados en 268 recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de diciembre de 2006 a junio de 2019.

    El retrato es demoledor: 1.195 personas fueron torturadas, desaparecidas y/o asesinadas en el marco de la militarización de la seguridad pública.

    Entre los hallazgos, se encontraron "patrones de tortura, asesinato y desaparición forzada", y se logró definir quienes son "las principales autoridades identificadas como responsables de consumar estos crímenes".

    Desde 2006, la Fiscalía General informó que se realizaron 13.560 investigaciones penales de tortura perpetrada por autoridades civiles y militares.

    Además la Fiscalía Especial de Investigación del Delito de Tortura documentó 4.655 casos desde su creación, en octubre de 2015, hasta 2019.

    Del total, 608 casos involucran a militares y 780 a efectivos la Marina, es decir que el 30% de las investigaciones implica a miembros de las Fuerzas Armadas.

    En los estados, las fiscalías han documentado 21.360 casos de tortura en ese periodo y el grado de impunidad es casi total, ya que el Consejo de la Judicatura Federal reporta apenas 27 sentencias, de las cuales 18 fueron condenas.

    En otras palabras, solo 0,19% de casos ha llegado a una sentencia, lo que arroja una impunidad superior al 99%.

    Etiquetas:
    narcotráfico, México, Salvador Cienfuegos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook