En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    0 21
    Síguenos en

    MANAGUA (Sputnik) — Centroamérica, una de las regiones más afectadas por el cambio climático, pone sus ojos en el Fondo Verde del Clima (FVC), como un paraguas financiero que ayude a paliar los efectos del calentamiento global en la llamada cintura del hemisferio occidental.

    La situación, agravada por el impacto de los poderosos huracanes tropicales Eta e Iota con apenas 13 días de diferencia, puso en alerta a la mayoría de los mandatarios de la región, que exigen esas finanzas presupuestadas por el mecanismo de Naciones Unidas en forma de colaboración, en vez de préstamos.

    La necesidad de conformar una alianza centroamericana contra los desastres naturales derivados del cambio climático alentó a principios de semana el encuentro de los presidentes de Costa Rica, Guatemala, Honduras y Nicaragua en torno a la mesa del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCEI).

    "Queremos pedirle al BCIE una pronta acción para que se convierta en el gestor de los Fondos Climáticos. La instalación de un seguro agrícola es fundamental para poder ayudar a los pequeños productores que son cientos de miles", dijo el mandatario guatemalteco, Alejandro Giammattei, quien alertó de la necesidad de asegurar alimentos por lo menos para cuatro meses, mientras los países afectados vuelven a cosechar.

    Giammattei se pronunció por una pronta acción de la financiera multilateral a fin de convertirse en gestora de los Fondos Climáticos y la instalación de un seguro agrícola que ayude a cientos de miles de pequeños productores.

    "Coincidimos de que tenemos que levantarnos como región. Miramos en el BCIE el organismo más inmediato y necesitamos actuar con mayor prontitud, aunque sabemos que existen parámetros, pero también sé que estamos en emergencia", expuso su par hondureño Juan Orlando Hernández, uno de los promotores de la alianza anti desastres.

    El BCIE apoyó la iniciativa de los jefes de Estado, concordó con el carácter emergente de la ayuda, y manifestó su disposición de "llamar a otros cooperantes y coordinar con otros como el Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial y Unión Europea, entre otros entes, a fin de poder catalizar tales fondos como respuesta a la crisis humanitaria.

    "Proponemos duplicar la capacidad de preparación de proyectos por parte del BCIE (y) reenfocar la cartera para el (período) 2021-2023 por 2.500.000.000 dólares para aquellas prioridades donde los gobiernos tengan necesidades como carreteras, puentes y viviendas sociales", avanzó el hondureño Dante Mossi, presidente ejecutivo de la banca regional.

    Proyecto bioclima en Nicaragua

    El Fondo Verde del Clima acaba de aprobar a principios de noviembre el Proyecto 'BioClima. Acción climática integrada para reducir la deforestación y fortalecer la resiliencia en las biosferas de Bosawás y Río San Juan', presentado desde hace cuatro años por Nicaragua, cuyo monto asciende a 115.600.000 dólares.

    La 27° Reunión de la Junta Directiva del FVC, que sesionó entre el 9 y el 13 de noviembre aprobó 16 proyectos, a nivel mundial, por una cuantía total de 1.100.000.000 dólares.

    La ejecución del proyecto supondrá un impacto de 47.300.000.000 toneladas de gases de efecto invernadero capturadas en 20 años y 51.100 beneficiarios directos, más 614.721 indirectos, apuntaron sus patrocinadores.

    La experiencia de Nicaragua, primer país de la región en obtener una financiación de ese tipo, fue altamente valorada por el BCIE y el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo que los demás países del entorno debían tomar la experiencia nica.

    "Y me acabo de dar cuenta del éxito que han tenido ustedes a través del BCIE al colocar una buena cantidad de recursos a raíz del tema del cambio climático con estos fondos verdes. Entonces esa experiencia queremos que sea para toda la región, porque tenemos que construir mecanismos que nos ayuden a evitar que estas aguas destructivas cuando llueve torrencialmente sigan arrebatándonos vidas, quebrantando nuestra infraestructura", convocó Hernández durante una visita relámpago a Managua.

    Justicia climática y compensación

    En el mencionado encuentro de gobernantes el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, enumeró que la región enfrenta al unísono, en algunos casos desde hace varios años, las pandemias de la pobreza y extrema pobreza, las migraciones, el narcotráfico y crimen organizado, la del llamado corredor seco (zonas agrícolas bajo sequía extrema), a las cuales se suman la provocada por los desastres naturales y COVID-19.

    En voz de su vicepresidenta, Rosario Murillo, Nicaragua exigió posteriormente justicia climática y compensación (económica) para los países centroamericanos.

    "Centroamérica está viviendo momentos particularmente difíciles como resultado de la extrema vulnerabilidad, reseñada en informes de todos los organismos internacionales, (…) frente a la destrucción climática (y) de la naturaleza y todos estos desastres que nos continúan llegando y nosotros los pueblos pequeños, no hemos hecho nada para merecerlo", alertó la vicemandataria.

    Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica, convocó en la cita de dignatarios a expresarse como una sola voz centroamericana a fin de posicionar las afectaciones de la ciudadanía y trabajar juntos por el acceso a recursos del FVC.

    En su informe Índice de Riesgo Climático Global (1997-2016) el tanque pensante alemán Germanwatch colocó a Honduras como el país más afectado por el cambio climático en el planeta, y a Nicaragua en el cuarto escaño del nada estimulante ranking.

    Etiquetas:
    cambio climático, Centroamérica
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook