En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    102567
    Síguenos en

    El presidente Vladímir Putin ha asegurado que por ahora Rusia y China no necesitan una alianza militar, pero esa posibilidad tampoco está descartada. La declaración del mandatario ruso fue recibida con una cautelosa bienvenida en Pekín. Sputnik conversó con varios expertos para entender hasta dónde podrían llegar estas palabras.

    "Es posible imaginarlo todo, pero siempre hemos partido del hecho de que nuestras relaciones han alcanzado tal grado de interacción y confianza que generalmente no lo necesitamos. Pero teóricamente podemos imaginarlo", afirmó Putin en la reunión anual del Club Internacional de Debates Valdái, respondiendo a la pregunta de si es posible imaginar una alianza militar entre China y Rusia.

    El mandatario ruso continuó diciendo que los ejércitos de ambos países ya trabajan en estrecha colaboración y "el tiempo dirá cómo progresará [la relación]. Hasta ahora, no nos hemos fijado ese objetivo. Pero, en principio, tampoco lo vamos a descartar. Entonces, ya veremos", concluyó.

    Pekín, por su parte, ha acogido con una cautelosa bienvenida las palabras de Putin sobre una posible alianza militar entre Rusia y China. Es la primera vez que un mandatario ruso hace tal declaración desde mediados del siglo XX.

    La respuesta oficial china a los comentarios del mandatario ruso fue neutral, pero el portavoz de la cancillería del país asiático, Zhao Lijian, señaló que "demuestran el alto nivel y la naturaleza especial de nuestras relaciones bilaterales".

    "No hay límite para la amistad tradicional China-Rusia y no hay áreas restringidas para expandir nuestra cooperación", agregó Lijian.

    Alianza no, asociación estratégica sí

    Los expertos consultados por Sputnik señalan que aunque las relaciones bilaterales entre China y Rusia y su desarrollo en todos los aspectos han alcanzado el nivel más alto, ambos países no son aliados.

    "Ambas partes no pueden crear una alianza militar, similar a como fue durante la era soviética, dado que en el marco del Tratado Chino-Ruso de Buena Vecindad, Amistad y Cooperación firmado en 2001, la asociación estratégica chino-rusa no es una alianza [militar] y no está dirigida contra un tercer país, sino que es una asociación de buena vecindad y amistad", explica el investigador del Instituto para Rusia, Europa del Este y Asia Central, Academia China de Ciencias Sociales, Li Yonghui.

    El especialista señala que la cooperación técnico-militar entre los dos países se profundiza constantemente, y "China y Rusia en su mayor parte se adhieren a una posición coherente sobre la cooperación en cuestiones internacionales críticas". 

    "Generalizamos la experiencia histórica y las lecciones del período soviético-chino y creemos que no es necesario que China y Rusia creen una alianza. La asociación estratégica es el mejor método", concluye Li. 

    Preocupación y desconfianza de terceros países

    Una alianza entre Rusia y China no urge a ninguna de las partes ya que cada una es por sí misma una superpotencia nuclear y por el momento no necesitan ayuda en el ámbito de la defensa, aseguró a Sputnik el jefe del sector de problemas político-militares y económico-militares internacionales de la Universidad Nacional de Investigaciones, Escuela Superior de Economía de Rusia, Vasily Kashin. Además, tanto Rusia como China, han descartado en repetidas ocasiones la idea de las alianzas militares como obsoleta.

    "Por supuesto, no hay obstáculos para esto, sin embargo, durante la visita de [el presidente chino] Xi Jinping a Rusia el año pasado, en la declaración final, ambos líderes consideraron necesario señalar especialmente que Rusia y China no están construyendo una alianza militar. Aunque la calidad de su relación se acerca a esto", afirma Kashin.

    De acuerdo con el experto, la creación de una alianza militar, también tiene sus lados negativos, como la posible preocupación de otros países. 

    "Si estamos hablando del curso de la Guerra Fría, donde el enfrentamiento se da principalmente en el ámbito de la economía, la tecnología, la política, la influencia, entonces en este ámbito la alianza militar no nos fortalece de ninguna manera, sino que va a interferir, porque generará desconfianza de terceros tanto hacia Rusia como hacia China", opina Kashin. 

    No obstante, el especialista admite que el crecimiento demasiado fuerte de la tensión en las relaciones de ambas países con EEUU y la transición de la confrontación al borde de un conflicto militar directo podría llevar a la creación de tal alianza militar. 

    "Algunas acciones estadounidenses agresivas contra Rusia y China... teóricamente podrían empujar, pero esto ya significaría el inicio de una situación tan difícil que la guerra se volvería muy probable (...) La unificación de los potenciales militares de los dos países puede dar superioridad sobre el enemigo en varias áreas", concluye Kashin.

    Etiquetas:
    China, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook