En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    Investigación del caso Navalni (104)
    3021
    Síguenos en

    La UE decide sin ninguna investigación que Moscú es culpable de la supuesta intoxicación del opositor ruso Alexéi Navalni y puso en marcha sus sanciones contra seis altos funcionarios y una entidad científica de Rusia. La actitud ha sido calificada por el Kremlin como un acto hostil que daña las ya maltrechas relaciones con Bruselas.

    El caso se remonta al 20 de agosto, cuando el opositor, más popular en Europa que en su propio país, se sintió mal durante un vuelo de la ciudad de Tomsk a Moscú, lo que obligó a los pilotos a realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk. El hombre fue ingresado en un hospital de la ciudad. Después de que los médicos rusos lograran salvarle la vida, fue trasladado a Alemania el 22 de agosto en un avión sanitario.

    Según la narrativa del Gobierno alemán, el hombre fue envenenado con una toxina neuroparalizante altamente mortal, incluida en la lista de sustancias prohibidas de la Convención sobre Armas Químicas. Sin embargo, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) desmintió el 6 de octubre con contundencia esas afirmaciones.

    Expertos en armas químicas también descartan que Navalni haya sido expuesto a estas toxinas dado que no presentó síntomas característicos.

    Prominentes personalidades de Alemania, entre ellos el excanciller Gerhard Schröder, llamaron al Ejecutivo encabezado por Angela Merkel a colaborar con Moscú para esclarecer lo que realmente sucedió con el opositor. Klaus Ernst, responsable del comité de economía y energía del Parlamento alemán, instó a Merkel a no ocultar los datos que dice tener.

    El dardo británico

    El Gobierno del primer ministro británico Boris Johnson no ha querido desentonar y este mismo 15 de octubre anunciaba que se sumaba a las sanciones de Bruselas. El Reino Unido ya tiene antecedentes con la 'presunción de culpabilidad'.

    La antecesora de Johnson, Theresa May se valió en 2018 de ese recurso para acusar sin pruebas a Rusia del supuesto envenenamiento de un exespía del servicio secreto británico MI6 con una sustancia neuroparalizante. El caso Skripal causó una tormenta diplomática en el continente europeo.

    Noruega, país miembro de la OTAN, avanzó también que se unirá a las sanciones antirrusas de la Unión Europea, según declaró la canciller de la nación nórdica, Ine Erikson Soereide.

    Por su parte, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) designó al diputado francés Jacques Maire para que prepare un informe sobre el caso Navalni. La iniciativa fue impulsada por Alemania, Austria, España, Francia, Italia, Lituania, Letonia, Países Bajos, el Reino Unido, Rumanía, Suiza y Ucrania, entre otros países.

    Sin lógica

    Desde Moscú lamentaron el comportamiento de la Unión Europea en relación con el caso Navalni. "Lamentamos este paso hostil deliberado respecto a Rusia, esta decisión del Consejo de la UE daña las relaciones con nuestro país", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. El funcionario recalcó que esta actitud de Bruselas no tenía ninguna lógica.

    En la lista negra fueron incluidos:

    • el responsable del departamento de política interior del gabinete presidencial, Andréi Yarin;
    • el jefe adjunto del gabinete presidencial, Serguéi Kirienko;
    • el representante de la Presidencia en Siberia, Serguéi Meniaylo;
    • el director del Servicio Federal de Seguridad (FSB), Alexandr Bórtnikov;
    • los viceministros de Defensa Pável Popov y Alexéi Krivoruchko;
    • el Instituto Nacional de Química Orgánica y Tecnología.

    El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, atribuyó el apresuramiento de Bruselas a las presiones de Washington. "La Unión Europea avanza cada vez más hacia la sustitución del arte diplomático por las sanciones (…) vemos en esto no solo un ejemplo que están dando los estadounidenses, sino también el resultado de la presión directa de Estados Unidos", subrayó el jefe de la diplomacia rusa.

    Rusia advirtió al bloque comunitario que su comportamiento tendrá consecuencias.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Investigación del caso Navalni (104)
    Etiquetas:
    sanciones, UE, Rusia, Alexéi Navalni
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook