En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    0 112
    Síguenos en

    Después de pugnas al interior de Morena, el INE fue elegido como la institución encargada para realizar la encuesta que definirá la lista de candidatos que competirán por la presidencia del partido más importante del país. En Sputnik, explicamos lo inusual de este proceso y cómo impacta en la sociedad mexicana.

    En el mes de septiembre comenzó la carrera para definir la presidencia de uno de los partidos más grandes de América Latina y el partido gobernante en México, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que se realizará bajo un esquema de elección —una encuesta abierta— que no tiene precedentes en la historia moderna del país.

    Luego de una larga lista de trastabilleos al interior de Morena, a inicios de 2020 el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordenó al Instituto Nacional Electoral (INE) realizar una encuesta abierta —dirigida a los militantes y simpatizantes de Morena— en todo el país para elegir al próximo presidente del partido.

    En un primer momento, la decisión del TEPJF puede considerarse apropiada debido a que Morena no ha logrado elegir a su dirigencia a través de los procemientos que establece su normatividad interna; no obstante, tiene una serie de efectos adversos no solo para la militancia, sino también para la vida política del país.

    Luis Carlos Ugalde, expresidente del Instituto Federal Electoral (IFE), opinó en entrevista con Sputnik que el "Tribunal Electoral se extralimitó en la decisión de ordenarle al partido elegir a su dirigente por una encuesta dado que este método no está contemplado en los estatutos [de Morena], dado que me parece que es una intromisión indebida, indeseable, excesiva, y esto pues está violentando aún más la vida interna del partido".

    Por otro lado, señala que el origen del conflicto deviene de la incapacidad de Morena para elegir a su dirigencia, "pero exigirle a un partido que lo haga por medio de una encuesta, me parece que es una intromisión, me parece que es artificial, me parece que el liderazgo que salga de esta decisión pues va a ser un liderazgo artificial como el método para elegirlo".

    La elección interna de Morena: una serie de eventos desafortunados

    El conflicto de Morena para elegir a su presidente a nivel nacional se debe a distintos factores, uno de ellos corresponde a la diversidad de corrientes de pensamiento que confluyen al interior del partido e imposibilitan su unificación. En tanto que, el otro punto tiene que ver con problemas estructurales que apuntan hacia posibles irregularidades en el padrón de militantes que presentaron ante el INE.

    Para Diego Alanís, miembro de las juventudes de Morena, la dificultad para seleccionar a una presidenta o presidente "tiene que ver con una parálisis desde hace dos años que tiene el partido, que no ha logrado renovar su estructura interna, esto quiere decir: el Consejo Nacional, el Comité Ejecutivo Nacional y la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia".

    Asimismo, señala que otro de los conflictos se derivan de que en el proceso de renovación que se intentó realizar a mediados de 2019, a través de asambleas distritales como lo establecen los estatutos del partido, se detectaron irregularidades en el padrón de militantes; "ante eso, pues hubo quienes fueron a impugnar al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y finalmente fue el tribunal quien dio el fallo para que se realizara una encuesta abierta".

    Paulina Arredondo Fitz, maestra en estudios políticos y sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), agrega que la imposibilidad de realizar el proceso electivo para definir quién será el próximo presidente de Morena, tal como lo marcaba el calendario del partido, también se debió a decisiones dictadas desde el TEPJF para regular las inconsistencias internas.

    "Parte del conflicto es que no había un padrón de militantes confiable para realizar [la elección de la presidencia], entonces el tribunal les pide que arreglen eso. Esto en 2019, ya para 2020 comienzan una serie de incidencias, en particular cuatro, en donde el tribunal va solicitando al partido que haga ciertos ajustes a partir de juicios solicitados por la militancia —hay cuatro de estos—, y para enero de 2020 es que la sala superior determina que la elección debe realizarse por medio de una encuesta abierta", explica.

    La elección interna de Morena: ¿cómo será la encuesta?

    Después de una serie de desacuerdos al interior de Morena, el 20 de agosto de 2020 el Tribunal Electoral dictaminó que la renovación de la dirigencia del partido se realizaría a través de una encuesta abierta a nivel nacional que estaría a cargo del INE.

    Sin embargo, el Instituto Electoral no es un órgano que esté capacitado para realizar este tipo de procedimientos, por lo cual tuvo que desarrollar un método extraordinario que le permitiera recurrir a agentes externos —en este caso, a casas encuestadoras— que fueran capaces de generar y aplicar la encuesta.

    De acuerdo con Arredondo Fitz, esta decisión se tomó con el fin de que las empresas encargadas de la demoscopia —especializadas en el estudio de la opinión pública— realizaran una propuesta al INE que fuera "más confiable metodológicamente" para aplicar una encuesta de esta envergadura.

    Las empresas elegidas para aplicar la encuesta que definirá la lista de los seis candidatos a ocupar la dirigencia de Morena son Covarrubias y Asociados, Parametría y BGC Ulises Beltrán; estas, a su vez, contarán con el acompañamiento de un grupo especial del INE, que acompañará el desarrollo de todo el proceso.

    Etiquetas:
    Morena, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook