En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 63
    Síguenos en

    La creciente tensión entre Pekín y Washington, que fue demostrada sobre todo durante las intervenciones recientes de Donald Trump y Xi Jinping en la Asamblea General de la ONU, preocupa cada vez más a los países asiáticos que tendrán dificultades para mantener un equilibrio entre EEUU y China en la época de la guerra fría 2.0.

    Mientras China y Estados Unidos discuten entre sí en la ONU por la pandemia del coronavirus y el orden internacional, su rivalidad preocupa cada vez más a los países asiáticos ante una "posible nueva y más compleja guerra fría", escribe el periódico chino South China Morning Post.

    En su discurso ante la Asamblea General virtual de la ONU el 22 de septiembre el presidente de EEUU, Donald Trump, lamentó que los países hubieran puesto sus propios intereses por encima de todo y pidió a la ONU que responsabilizase a China por la propagación del coronavirus acusando a la potencia asiática y a la OMS de hacer declaraciones falsas de que el virus no se transmitía entre personas y que aquellos sin síntomas no transmiten el virus. El líder de la República Popular China, Xi Jinping, argumentó a su vez que Estados Unidos socava el formato multilateral de interacción.   

    El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió que actualmente el mundo se está moviendo "en una dirección muy peligrosa" y comparó la situación actual con la guerra fría. Según él, la división tecnológica y económica corre el riesgo de convertirse en una división geoestratégica y militar, lo que "debemos evitar a toda costa".

    "Nuestro mundo no puede permitirse un futuro en el que las dos economías más grandes, cada una con sus propias reglas comerciales y financieras, su propio potencial en internet e inteligencia artificial, provoquen un gran conflicto", declaró Guterres.

    Como señala South China Morning Post, el contraste entre el punto de vista del líder chino que consiste en centrarse en la gobernanza global en torno a la ONU y el afán de Donald Trump por la política al estilo de América primero refleja las divergencias cada vez más profundas entre dos potencias importantes, lo que está estresando una y otra vez a los países asiáticos que generalmente intentan evitar ser víctimas de otros conflictos. Pero con el aumento de las tensiones entre Pekín y Washington, con el endurecimiento de la respuesta estadounidense a las acciones de la República Popular China en el mar de China Meridional, con el proyecto 'Un cinturón, una ruta' y las sanciones contra Huawei es cada vez más difícil hacerlo.

    En particular, los miedos sobre China están aumentando en la India, donde en el contexto del conflicto en la frontera entre los dos países se escuchan cada vez más llamamientos a favor de una ruptura parcial de los contactos económicos con Pekín.

    Los especialistas intentan explicar las preocupaciones de los países asiáticos a este respecto. Así, el jefe de la consultora de Singapur, Alexander Neill, enfatiza que mientras los países del Sudeste asiático, incluido Singapur, logran mantener un equilibrio en las relaciones económicas con China y los contactos militares con EEUU, muchos de los países de la región se sienten cada vez más preocupados, ya que mantienen estrechas relaciones económicas con China. Al mismo tiempo, la mayoría de estos países  están empezando a preguntarse a sí mismos si la forma de Gobierno de China se adaptará a sus sociedades y entienden que EEUU también puede proporcionarles bienes públicos y ayudar a garantizar la seguridad en el futuro próximo.

    Como señala Madhav Das Nalapat, jefe del Departamento de Geopolítica y Relaciones Internacionales de la Universidad de Manipal, la India no está dispuesta a aliarse con los Estados Unidos y, sin embargo, puede hacerlo, como sucedió en la época de la guerra fría cuando Pekín se unió con EEUU para oponerse a la URSS. En este caso la India sería una buena opción para relocalizar a las empresas taiwanesas, estadounidenses y japonesas en lugar de la primera potencia asiática.

    Según Nalapat, ya hay indicios de que "no se puede tomar en serio" la ONU, porque China se opone a la inclusión de la India en el Consejo de Seguridad, y Washington y Pekín a menudo ignoran las resoluciones con las que no están de acuerdo, lo que aumenta el riesgo de un conflicto armado.

    "Teniendo en cuenta la trayectoria de China y su renuencia a existir a la sombra de EEUU, la situación parece inevitable. La guerra fría 2.0 ya ha comenzado", resume el experto indio.

    Actualmente las controversias entre China y EEUU se han agravado mucho. Es que ahora China es el mayor exportador del mundo, y EEUU, a su vez, impone aranceles a los productos chinos. Las empresas tecnológicas chinas se están apoderando de los mercados mundiales, EEUU les está imponiendo sanciones. Por su parte, China no quiere enfrentarse a EEUU y desvincularse completamente de la primera economía del mundo, opina Robert Daly, director del Centro Wilson del Instituto Kissinger. 

    A principios de septiembre, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, anunció que los diplomáticos chinos tendrían que solicitar la aprobación del Departamento de Estado antes de visitar universidades estadounidenses, reunirse con funcionarios locales o celebrar eventos culturales con una audiencia de más de 50 personas.

    A principios de agosto pasado, Trump amenazó con prohibir TikTok en EEUU a menos que fuera adquirida por una empresa estadounidense. Esta decisión, que alegaba presuntas amenazas a la seguridad nacional, política exterior y economía de EEUU, provocó una escalada de tensiones diplomáticas con China.

    Etiquetas:
    Antonio Guterres, pandemia de coronavirus, Xi Jinping, Donald Trump, tensiones, Asamblea General de la ONU, ONU, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook