En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — En Cuba, cuando de jugar béisbol se trata, no valen epidemias, ni huracanes, ni malos tiempos, y los bates, los guantes y las pelotas están siempre dispuestas para entrar al terreno, como una suerte de alegría nacional, antídoto contra cualquier tristeza.

    Según los más viejos, los cubanos aprenden primero a lanzar y recoger una bola que a caminar; de ahí que la práctica de este deporte es parte de la vida cotidiana; sea en un estadio, un terreno vacío, o simplemente una calle cualquiera.

    Cuba siempre ha tenido un papel protagónico en la historia competitiva del béisbol a nivel internacional, con un palmarés de lujo que incluye tres títulos olímpicos, 25 Copas del Mundo, 11 Copas Intercontinentales y 12 Panamericanos, lo que la coloca como una de las grandes potencias beisboleras del planeta, hoy en el séptimo lugar en el ranking mundial.

    Una de las peores consecuencias de la pandemia del COVID-19 en la isla, fue la suspensión del inicio de la temporada número 60 de la Serie Nacional de Béisbol, prevista para el mes de abril, y que ahora, bajo estrictas medidas de control sanitario, ya se juega desde el pasado 12 de septiembre en los principales terrenos del país.

    Ernesto Reynoso, Comisionado Nacional de Béisbol en Cuba
    © Sputnik / Miguel Fernández Martínez
    Ernesto Reynoso, Comisionado Nacional de Béisbol en Cuba

    Sputnik conversó en exclusiva con Ernesto Reynoso, Comisionado Nacional de este deporte en Cuba, quien se mostró optimista con los resultados de la preparación, los reajustes del torneo y el hecho de que, a pesar de las medidas de confinamiento, pueda jugarse sin peligro de contagio para los participantes.

    "Había una gran ansiedad porque iniciara la Serie Nacional de Béisbol, pero también se logró alcanzar un entendimiento a que debían cumplirse medidas estrictas de protección; incluso se modificó el calendario de los partidos, teniendo en cuenta las zonas más afectadas por la epidemia", comentó el funcionario.

    El directivo explicó que entre los principales ajustes que se hicieron para poder dar inicio a la serie, estuvo el de extremar las medidas higiénico-epidemiológicas desde los entrenamientos, en un período que duró seis semanas, con especial atención a los atletas, entrenadores, personal de aseguramiento, los terrenos, gimnasios, y los hospedajes.

    También se tomaron estrictas medidas sanitarias en los ómnibus, los lugares donde se consumían alimentos, y los implementos deportivos, lo que posibilitó llevar a vías de hecho el período de preparación previo al torneo, y evitar que ninguno de los participantes resultara afectado por la pandemia, explicó Reynoso.

    "Era un grupo numeroso de personas, donde estaban alrededor de 700 atletas, unos 200 técnicos y entrenadores y alrededor de 100 trabajadores de aseguramiento. Estamos hablando de unas 1.000 personas que trabajaron durante seis semanas en los entrenamientos, y no tuvimos que lamentar ningún caso positivo al COVID-19", enfatizó el comisionado.

    Puertas cerradas

    Una de las decisiones más difíciles que se tomó fue iniciar la competición a puertas cerradas, sin participación de público. Las graderías vacías, y la ausencia de las tradicionales "congas" musicales apoyando a sus equipos, hicieron dudar a muchos de que el campeonato tuviera éxito.

    "Todos los que estamos involucrados en este evento, desde los atletas, técnicos y directivos, asumimos una gran responsabilidad con esa decisión, que aunque tuvo que iniciar a puerta cerrada, la prensa y los medios de comunicación hacen un gran esfuerzo para que el pueblo disfrute de su deporte nacional", puntualizó el dirigente deportivo.

    La televisión y la radio, junto a las redes sociales, intentan suplir la falta del público, y a su vez, llevar a la fanaticada los resultados de los juegos en tiempo real.

    "La televisión transmite hasta cuatro partidos diarios, incluidas retransmisiones nocturnas, transmisiones radiales y un permanente seguimiento a través de las redes sociales", precisó Reynoso, quien apuesta a seguir adelante para que el torneo no pierda brillo y la pasión nacional por el béisbol no se vea afectada por la pandemia.

    "Hay que seguir trabajando en esa dirección; hasta el momento se han efectuado 40 partidos de 600 previstos en todo el campeonato, con la participación de 16 equipos en representación de todas las provincias del país y el municipio especial Isla de la Juventud, y donde cada equipo jugará al menos 75 juegos, 30 encuentros más que en series anteriores", expresó.

    Perspectivas internacionales

    Según Reynoso, todo el esfuerzo que se hace es para mejorar la calidad de los campeonatos, y a su vez elevar los resultados en la arena internacional.

    "Para eso seguimos desarrollando un programa nacional de talentos que incluye a más de 100 atletas, donde participan exjugadores, calificados aquí como "Glorias Deportivas", y entrenadores con mucha experiencia, que a largo plazo debe dar resultados", precisó.

    "En la misma medida que mejoremos nuestra Serie Nacional, que incorporemos elementos de la ciencia, la técnica, la sabermetría (análisis objetivo y científico del béisbol basado en las estadísticas), la incorporación de nuevas máquinas de pitcheo y otros implementos que se están agregando a la preparación, permitirán que elevemos los resultados", añadió el funcionario.

    Ligas profesionales

    Respecto a la presencia de jugadores cubanos en ligas profesionales extranjeras, Reynoso piensa que es algo "prioritario" para el béisbol en Cuba.

    "Esto, en primer lugar, favorece al desarrollo técnico de nuestros atletas; además, gracias a los ingresos financieros por su participación en estas ligas, sin afectar los salarios contratados con cada uno de ellos, nos permite adquirir equipos e implementos de punta".

    En su opinión, el béisbol, como deporte nacional, y como uno de los principales espectáculos socio-culturales de la isla, mueve multitudes e influye positivamente en el estado de ánimo de la población, por lo que contribuirá a ayudar en la lucha que enfrenta el país por salir de esta etapa compleja de la pandemia del COVID-19.

    Etiquetas:
    Cuba, béisbol
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook