01:52 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    0 161
    Síguenos en

    Cuando se le pregunta a un uruguayo qué recuerda de Mario Benedetti (1920-2009), quien este lunes cumpliría 100 años, enseguida contesta sobre sus novelas, poemas, su humildad o su característico bigote; pero el trabajo de uno de los autores más venerados en el país y en toda Hispanoamérica, abarcó más géneros, en los que también marcó una época.

    Su prosa y su poesía traspasaron las fronteras de los géneros, tal es así que su novela más conocida, "La Tregua", fue llevada al cine en Argentina y resultó nominada al Oscar como mejor película en lengua no inglesa en 1975, mientras que sus poemas llegaron a las voces de cantantes como la argentina Sandra Mihanovich o el español Joan Manuel Serrat.

    "La popularidad de Benedetti en la ficción, ya sea la ficción poética o narrativa, es tan grande, está tan presente en la sensibilidad masiva de sus lectores, que eso opaca la tarea del Benedetti ensayista", comentó a Sputnik el periodista y poeta uruguayo Roberto López Belloso, quien es coordinador de la Fundación Mario Benedetti.

    Sus obras, con un lenguaje sencillo y cotidiano, fueron traducidas a casi 20 idiomas y se han publicado en lejanos países como Irán, Siria o China, comentó por su parte Hortensia Campanella, amiga del escritor y autora de su biografía, quien además es la actual directora de la Fundación Mario Benedetti.

    Por su parte, la directora del investigación de la Real Escuela Central de Discurso y Drama de la Universidad de Londres, María Delgado, opinó que el autor uruguayo era alguien "sin temor a desafiar, a empujar", a pedirle a los lectores que hagan frente a los desafíos del mundo.

    "Es muy oportuno en esta coyuntura particular en la historia", comentó la académica, quien en 1989 tradujo al inglés la obra "Pedro y el capitán".

    Si bien tuvo una inmensa competencia en sus pares de la llamada Generación del 45, Benedetti, nacido el 14 de septiembre de 1920 en la localidad de Paso de los Toros (norte), se destacó con ensayos sobre sus coterráneos, la actualidad y algunos escritores contemporáneos nacionales y extranjeros, como el peruano Mario Vargas Llosa, con quien años más tarde mantendría una polémica en las páginas del diario español El País.

    Entonces, ¿por qué sus obras de este tipo no son reeditadas o acumulan polvo en las estanterías de las librerías?

    Asignatura pendiente

    "En Latinoamérica el ensayo en sí tiene menos aceptación masiva que la poesía o la narrativa, la gente en general incluso los que no son los más aficionados a la literatura en sí, prefieren hacerlo dentro del tipo ficción que el ensayo o el periodismo, como si quisieran acercarse a la realidad de una manera oblicua", comentó Carmen Holguín, doctora en Literatura Hispanoamericana por la Universidad de Nuevo México en Albuquerque (EEUU, sur).

    "Los textos de Benedetti son un acercamiento a la realidad política y social pero dentro de la ficción, entonces como que a la gente en general le es más fácil acercarse de esa manera oblicua a los problemas político sociales que de manera directa (…) porque el ensayo nos pide una confrontación ya que se basa en la opinión de una persona", agregó Holguín, quien también escribe cuento y poesía.

    En tanto, Eva Valero, directora del Centro de Estudios Literarios Iberoamericanos Mario Benedetti de la Universidad de Alicante (España), opinó que ahondar en los ensayos del autor uruguayo es una asignatura pendiente que tiene el mundo académico.

    "Son ensayos que aportan muchísimo al mundo académico por esa visión tan aguda que tiene sobre los autores y los grandes temas y también por la belleza estética con la que escribe ensayo, los juegos de palabras, el manejo del lenguaje de una forma tan espectacular. Es una forma de escribir ensayos que encandila al lector", comentó.

    Añadió que Detrás de nuestra América, La realidad de la palabra o La cultura es un blanco móvil son análisis muy amplios sobre temas específicos pero que dejan en el papel visiones críticas y atemporales, dijo Valero, quien fue una especie de guía turística en Alicante para Benedetti cuando el escritor visitó la universidad.

    Ojo crítico y sencillez

    Aunque en su educación llegó solo a aprobar hasta el primer año de la escuela secundaria, Benedetti era un ávido lector y manejaba varios idiomas, por lo que sus críticas y sus ensayos estaban embebidos de temas actuales en su carrera de seis décadas.

    En Uruguay, la Generación del 45, en particular quienes estaban vinculados al semanario Marcha, no solo hacía una "crítica literaria a fondo y profunda sino también sin concesiones y sin caer en el amiguismo", algo que se le reclamaba a los periodistas entonces, comentó López Belloso.

    Por ejemplo, el narrador y periodista uruguayo Carlos Martínez Moreno criticó duramente una obra teatral de Benedetti y este le agradeció, mientras que otro grande de la literatura, como Juan Carlos Onetti, le comentó que unos poemas que le había enviado para revisar no le gustaban, pero que su ensayo sobre el novelista francés Marcel Proust era muy bueno.

    "Pese a que eran amigos no dudaban en ser también duros y rigurosos con las obras de sus amigos", añadió López Belloso.

    Su crítica literaria también la aborda con un lenguaje sencillo, comprensible para todos los público,s en una época clave del género.

    "Benedetti no cae en la trampa de construir una especie de lenguaje esotérico para hacer crítica literaria, su lenguaje sigue siendo un lenguaje sencillo, utiliza la poesía también de manera distinta a la crítica tratando de hacerla lo más accesible posible", comentó José Castro Urioste, escritor y dramaturgo peruano-uruguayo quien reside en Chicago.

    Esa sencillez en su escritura, en la que también abundaba la denuncia, el amor y la melancolía, era tal vez un reflejo de su propia personalidad.

    Julio Villaverde, un veterano excorresponsal de la agencia de noticias Reuters, contaba que antes de la dictadura uruguaya (1973-1985) los periodistas lo veían pasar por la calle "con su paso cansino" en camino al semanario Marcha como un montevideano más pese a su fama.

    En sus últimos años, en las presentaciones de sus obras, sobre todo en las lecturas de poesía, Benedetti embelesaba al público leyendo partes de sus textos desde un escenario en solitario, arrancando aplausos y lágrimas cada poco rato.

    Pero también salpicaba sus textos y presentaciones con un poco de humor, un género que según el crítico Pablo Rocca deberían recogerse en un libro.

    Tras una delicada cirugía al corazón, en 2002 presentó su libro Insomnios y duermevelas, pero contó que estuvo pensando en llamarlo "Por prescripción médica", porque el cardiólogo que lo operó le había dicho que las personas con marcapasos tenía que poner la mente a trabajar o podían sufrir un trauma cerebral.

    "Después de eso enseguida me vino la inspiración", dijo el autor, quien falleció en Montevideo el 17 de mayo de 2009, a los 88 años.
    Etiquetas:
    escritor, Mario Benedetti, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook