En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    LIMA (Sputnik) — Hace 30 años, el 28 de julio de 1990, Alberto Fujimori asumió la presidencia de Perú luego de un calamitoso Gobierno de Alan García (1985-1990), en el cual el país llegó a tener una inflación mensual de 400%, con el terrorismo convertido en amenaza real contra el Estado y bajo el descrédito total de la clase política.

    En ese escenario y luego de aplicar un sinceramiento de la economía en agosto de 1990, con el que se corrigió el problema inflacionario de manera brusca, Fujimori no tardó mucho para empezar a dejar su impronta en la historia de Perú, en un Gobierno que hasta ahora divide a sus incondicionales, y a quienes señalan su mandato como uno de los más nefastos en términos de corrupción, violación de derechos humanos y debilitamiento de la institucionalidad.

    Cierre del Congreso

    El 5 de abril de 1992, menos de 2 años luego de asumir la presidencia, Fujimori cerró el Congreso de manera inconstitucional, tomando control también del Poder Judicial, el Ministerio Público, el Tribunal Constitucional y la Contraloría. La justificación para la medida fue, básicamente, que se necesitaba una reforma institucional profunda para un país quebrado y amenazado por la acción del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru y, sobre todo, Sendero Luminoso, agrupación terrorista maoísta cuyos atentados ya se ejecutaban con más frecuencia en Lima.

    Las medidas de Fujimori fueron aceptadas ampliamente por la población, la cual aprobó en referéndum de 1993 una nueva Constitución que marcaría el derrotero de una economía neoliberal que sigue vigente hasta el día de hoy y la permanencia de un Congreso (el mismo que redactó la nueva carta magna) hasta julio de 1995, cuando se dio inicio al segundo mandato de Fujimori por otros cinco años.

    Ahora que Perú recordará las tres décadas desde que Fujimori subió al poder, los actuales defensores del fujimorismo, reunidos en el en el partido Fuerza Popular, liderado por la hija del expresidente, Keiko Fujimori, poseen dos argumentos para validar 10 años que terminaron con el exjefe de Estado con cinco condenas de prisión por delitos de corrupción, peculado, usurpación de funciones y asesinato (crímenes de lesa humanidad).

    Los argumentos del fujimorismo de entonces y de ahora son que en esos 10 años se derrotó al terrorismo y se logró estabilizar la economía, dando paso a un modelo de libre mercado, con una privatización intensiva de las empresas estatales.

    Ronald Gamarra es abogado y fue parte del equipo de la Contraloría que durante el Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006) investigó los casos de corrupción cometidos por el exmandatario conjuntamente con Vladimiro Montesinos, actualmente preso por crímenes de lesa humanidad, y considerado por los críticos del fujimorismo como "el poder detrás del poder".

    "Es evidente que en su Gobierno se derrotó militarmente a Sendero Luminoso y al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, pero ¿cuánto de esa historia puede ser atribuida al presidente Fujimori o en concreto a la actuación del GEIN (Grupo Especial de Inteligencia?", dice Gamarra a Sputnik.

    Derrota del terrorismo

    El GEIN fue un grupo creado al final del Gobierno de Alan García y que tuvo como misión hacer labores de inteligencia contraterrorista pero que, indican diversas investigaciones, fue desestimado por la administración de Fujimori, la cual optó por plantear una estrategia contra Sendero Luminoso a través del Grupo Colina, destacamento paramilitar dedicado al asesinato de miembros de la agrupación terrorista. De hecho, fueron los asesinatos de este grupo los que llevaron a Fujimori a enfrentar una sentencia de 25 años de cárcel, impuesta en 2009.

    El 12 septiembre de 1992, el GEIN logró la captura en Lima del líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, en una operación en la que no se realizó un solo disparo. Cuando esta se logró, los medios opositores, que eran pocos, reportaron que Fujimori estaba de pesca en la selva peruana, retornando de inmediato ante los resultados de una operación que desconocía.

    "Uno puede decir que en estructuras absolutamente verticales como las de Sendero Luminoso, donde se endiosaba a su jefe Guzmán, capturarlo significó la derrota de la agrupación", dice Gamarra, quien sostiene que Fujimori se encargó de hacerse suyo el logro de la captura; algo que se confirmaría cuando, a pesar del éxito del GEIN, éste fue desarticulado casi al año de haber logrado la captura en una decisión política contradictoria.

    Por otro lado, los logros económicos trajeron un modelo neoliberal que desapareció a los sindicatos y eliminó varios derechos laborales, señala el analista.

    "Seguimos poco menos que exportando piedras (minería), no tenemos una industria consolidada, y Perú puede tener cifras macroeconómicas en azul, pero la desigualdad está ahí", dice Gamarra sobre un periodo que es difícil de entender como beneficioso cuando la justicia, probadamente, ha determinado a su líder como un criminal. Algo que es episteme y no doxa, aunque la polémica seguirá, quizá por siempre, en Perú.

    Etiquetas:
    Tupac Amaru, Sendero Luminoso, Keiko Fujimori, política, Perú, Alberto Fujimori
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook