En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    0 60
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — La Audiencia Nacional de España tomó declaración a varios perjudicados por el presunto espionaje a Julian Assange durante su estancia en la embajada de Ecuador en Londres, una causa a la que se agarra la defensa del fundador de Wikileaks para tratar de detener su extradición a EEUU.

    Entre las personas citadas ante el juez instructor de la causa en Madrid se encuentran Baltasar Garzón, coordinador internacional de la defensa del periodista australiano; Stela Morris, actual pareja de Assange y miembro de su equipo legal; y el excónsul de Ecuador en Londres, Fidel Narváez.

    Durante la estancia de Assange en la embajada, el Servicio Nacional de Inteligencia de Ecuador (SENAIN) confió la seguridad de la legación londinense al exmilitar español David Morales Guillén y a su empresa Undercover Global (UC Global).

    La causa abierta en la Audiencia Nacional de España —iniciada por una denuncia de Assange— apunta a que existen indicios de que la empresa sometió al periodista a una vigilancia durante las 24 horas del día a través de cámaras y micrófonos.

    Según la querella interpuesta por Assange, la vigilancia llegaba al punto de que se pusieron micrófonos incluso en los baños de señoras de la embajada, una zona que el periodista australiano utilizaba para sus reuniones en busca de confidencialidad, todo ello bajo la sospecha de que era espiado en otras instancias.

    De hecho, fuentes de la defensa apuntan a que durante las citaciones del 27 de julio se exhibió parte del material audiovisual que acredita ese espionaje. "Parecía algo propio de una película de espías", declaró ante la prensa Baltasar Garzón tras prestar declaración ante el juez.

    "Se ha hecho exhibición en la sala de muchísimas grabaciones con cámaras con audio oculto. El propio cónsul no daba crédito cuando ha visto vídeos de sus encuentros con Julian Assange en los pasillos o la cocina de la embajada. Incluso se ha hecho exhibición de vídeos sobre las reuniones de los propios diplomáticos ecuatorianos", dice a Sputnik el abogado Aitor Martínez, miembro del equipo de Assange.

    Para armar esta causa, la defensa de Assange se vale de información procedente de los servidores de UC Global y de las declaraciones de testigos protegidos, que, según Martínez, han reconocido ante el juez que "colocaron un micrófono-lapa en la base de un extintor" en una sala de reuniones. "Hay horas y horas de grabaciones de ese micrófono", añade el abogado.

    "Otra cosa es que UC Global cambió radicalmente el protocolo de seguridad de la embajada para obligar a que todas las visitas dejaran su teléfono móvil y su documento de identidad al entrar. Lo que hacían era copiar el documento y abrir los dispositivos móviles para anotar los números IMEIS", apunta.

    Con toda esa información —grabaciones, documentos escaneados, e incluso pruebas de ADN extraídas de un pañal sucio para comprobar si Assange era el padre de un bebé que una de sus colaboradoras llevaba habitualmente a la embajada— la empresa española elaboraba informes de forma diaria.

    Esos informes, según la información de los testigos protegidos y la documental presentada por la defensa, eran entregados a la inteligencia de EEUU a través de la empresa Las Vegas Sands, propiedad del magnate estadounidense Sheldon Adelson.

    Por ello, resulta especialmente relevante que el juez español ha acordado librar comisión rogatoria a Estados Unidos para tomar declaración a Zohar Lahav (jefe de seguridad de Las Vegas Sands) para intentar aclarar cuál era el destino de esta información.

    Esto es importante no solo para la causa española, sino para el futuro del proceso de extradición a EEUU que Julian Assange afronta en Londres.

    "Contaminado de raíz"

    El equipo de Assange trabaja con el enfoque de que todo el proceso de extradición es nulo porque su cliente no pudo reunirse en privado con sus representantes para diseñar su estrategia legal, pero también porque el país reclamante podría haber sido informado regularmente de sus movimientos de forma ilícita.

    A modo de ejemplo, Garzón explicó que tras la retirada del asilo diplomático por parte de Ecuador, el periodista australiano mantuvo una reunión con sus asesores en la que se planteó la posibilidad de abandonar la embajada, lo que provocó una respuesta inmediata de EEUU.

    "Esto [el contenido de la reunión] se reportó a Estados Unidos y de forma rápida expidió la orden de detención para que no hubiera posibilidad de hacer nada", agregó Garzón.

    Por ello, el jurista español considera que "Julian Assange ha sido objeto de una persecución política en la que se han quebrantado todas las normas de un debido proceso", lo que, a su modo de ver, es motivo de sobra para parar el proceso de extradición a EEUU.

    "Se ha actuado con pruebas falsas, con pruebas ilícitas, y el procedimiento de Estados Unidos queda totalmente contaminado de raíz", aseveró Garzón.

    "Espiaban al bulto"

    El mencionado encuentro tras la retirada de la protección diplomática es sintomático de, hasta qué punto, Ecuador perdió el control de su embajada, ya que el propio director del SENAIN, Rommy Vallejo, acudió a esa reunión, en la que fue espiado por la empresa que la inteligencia ecuatoriana puso al mando de la seguridad del recinto.

    Aitor Martínez cuenta que el espionaje era tan exahustivo que entre los perjudicados se encuentran personas célebres que visitaron la embajada como Pamela Anderson o Yanis Varoufakis, pero también el ex congresista estadounidense Dana Rohrabacher.

    Según Assange, el excongresista republicano habría acudido a la embajada para ofrecerle un perdón presidencial a cambio de que revelara la fuente de las informaciones publicadas por Wikileaks sobre el Comité Nacional Demócrata para acallar las voces que sitúan a Rusia como proveedor de la información.

    "UC Global espiaba al bulto. Espiaba a todo lo que entraba, sin discriminar. Es llamativo que Dana Rohrabacher fuese espiado por la propia UC Global, por lo que existe material sobre esa reunión, lo que ha llevado al juez a llamarle para tomarle declaración como testigo", apunta Martínez.

    Contrarreloj

    Con estas citaciones, la causa en España sigue avanzando. No obstante, queda la duda de cuál puede ser su influencia en el proceso de extradición del periodista, que sigue esperando una resolución desde una cárcel de máxima seguridad en Londres.

    Assange se opone a ser entregado a la Justicia de EEUU, que le reclama por 18 supuestos cargos relacionados con la publicación en la plataforma de WikiLeaks de informes sobre las guerras de Irak, Afganistán y otras controvertidas actuaciones militares y diplomáticas estadounidenses.

    El juicio de extradición, que tuvo sus primeras vistas públicas en febrero, tiene previsto abordar su segunda etapa a partir del 7 de septiembre.

    No cabe duda de que, para entonces, la causa española no habrá avanzado lo suficiente para considerar demostrado o dar por falso el espionaje sistemático denunciado por Assange. Sin embargo, la defensa cree que solo con los indicios puestos ya sobre la mesa es suficiente para detener cualquier intento de extraditarle.

    "Todo lo que se ha actuado en la justicia española se incorpora al proceso británico. Queda más por investigar en España, sin lugar a dudas, pero lo que hay ya es abrumador (…) El país que le requiere en el proceso de extradición es según lo investigado en jurisdicción española un país que habría violentado sus derechos, y el Reino Unido no puede ignorar esto", concluye Martínez.
    Etiquetas:
    EEUU, extradición, Baltasar Garzón, Audiencia Nacional de España, España, WikiLeaks, ciberespionaje, Julian Assange
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook