10:38 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Cuba (151)
    0 60
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — Con la reapertura paulatina a la cotidianidad y siguiendo las medidas de prevención, los cubanos se esperanzan en volver a disfrutar sus playas y sus instalaciones recreativas, en medio de un caluroso verano boreal que comenzó marcado por la pandemia del COVID-19.

    "Me da igual irme a un campismo (campamento), a la playa o al campo, lo único que quiero es salir a respirar aire puro después de tantos meses de encierro por el coronavirus", comentó a Sputnik el joven ingeniero Raúl Ramírez, consultado en una calle habanera.

    En estos meses transcurridos desde marzo último, las playas y los principales centros recreativos de la isla se han visto desiertos, en una época donde cubanos y visitantes extranjeros tradicionalmente abarrotan los espacios buscando sol, mar y esparcimiento.

    Desde que Cuba anunció el cierre de sus fronteras el pasado 24 de marzo, la economía doméstica sufrió un duro golpe en sus arcas al verse imposibilitada de recaudar las necesarias divisas que aporta el turismo, y que en los últimos años se ha convertido en la actividad proa para el desarrollo nacional.

    Ahora le corresponderá al turismo nacional apuntalar a esta industria, estremecida no solo por la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sino también por el decrecimiento de los índices de ganancia en el año anterior, marcado por los efectos de las prohibiciones de entrada a Cuba de cruceros, turistas, yates y la restricción de vuelos procedentes de EEUU, medidas impuestas por la Casa Blanca.

    Según cifras oficiales, el bloqueo económico, comercial y financiero que EEUU aplica a Cuba desde 1962, ha provocado daños al turismo en la isla que se calculan en unos 38.722 millones de dólares, al cierre del año 2019.

    Hoteles reabren

    Aunque desde el pasado 1 de julio el Gobierno cubano anunció la reapertura de sus fronteras al turismo internacional, que en las primeras etapas del plan de recuperación del COVID-19 tendrá como único destino los cayos ubicados en el sur y norte de la isla, la mirada del Ministerio de Turismo está enfocada en captar vacacionistas nacionales para cubrir la demanda en el resto del territorio.

    Las cadenas hoteleras nacionales Gran Caribe, Isla Azul, Gaviota, y Cubanacán, entre otras, ya lanzaron sus anuncios publicitarios para captar consumidores del patio, y poner en función a sus instalaciones, paralizadas durante más de cuatro meses a consecuencia de la crisis sanitaria.

    En este empeño se incorporó además la cadena española Meliá, que ha puesto tres de sus hoteles en La Habana y el balneario de Varadero, a disposición de los turistas cubanos, según un anuncio hecho por Francisco Camps, subdirector general de Meliá Hotels Cuba.

    Ministerio de turismo listo

    Según datos publicados por el Ministerio de Turismo cubano, este verano reserva para el mercado nacional 125 instalaciones turísticas y 87 bases de campismo.

    Entre las novedades se anunció la comercialización de los servicios turísticos en moneda libremente convertible (divisas fuertes extranjeras) aunque se continuará la venta en CUC (moneda fuerte cubana), y se trabaja en consolidar la integración con las formas de gestión no estatal (privados), para el enriquecimiento de la oferta y la elevación de la eficacia.

    A su vez, se potencian las ventas online, principalmente en el portal del turismo cubano, con el uso de aplicaciones para dispositivos móviles y plataformas de pagos digitales nacionales e internacionales.

    También se garantizan los programas de inversiones necesarios que impactan en el cumplimiento de los protocolos para la prevención y control del COVID-19, por lo que se actualizó el sistema de capacitación del turismo, incluyendo la formación en materia de higiene y seguridad; y el mejoramiento de la calidad en el servicio.

    Crece turismo local

    Confirmando una tendencia al crecimiento, al cierre del año pasado el turismo nacional se incrementó en un 119,6% respecto del año previo, después de que 2.020.986 cubanos disfrutaran de las bondades turísticas de la isla.

    La tarea pendiente sigue siendo los precios de estas instalaciones, que superan por mucho la capacidad real de pago de la mayoría de los nacionales, aunque las cifras demuestren el empuje de un turismo que disfruta de sus riquezas naturales.

    Tema:
    El coronavirus en Cuba (151)
    Etiquetas:
    Cuba, turismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook