En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Cuba (144)
    0 81
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — Primero pasa un camello por el ojo de una aguja antes que encontrar una tienda sin largas colas en Cuba, comentó a Sputnik una señora de edad avanzada, bolsa vacía en mano, que sufre como muchos los desabastecimientos que afectan a la isla en tiempos de pandemia.

    No hubo tiempo de preguntarle su nombre, siguió su paso aturdida en medio de un gentío que, sin respetar las medidas de distanciamiento orientadas para evitar el contagio del COVID-19, perdió las elementales normas de cortesía.

    En los anaqueles falta el arroz, el café, los cárnicos, los embutidos, las conservas enlatadas; escasean los productos de aseo —jabón, detergente, pasta dental—, y se convierte en un verdadero acertijo localizar el lugar dónde podrá encontrarse lo que llevar a casa.

    Según el Gobierno de la isla, esta situación está motivada por la falta de liquidez financiera, la reducción de ingresos en moneda dura, el cierre de las operaciones del turismo a consecuencia de la pandemia del COVID-19 y las limitaciones del mercado a consecuencia de las medidas de aislamiento impuestas para prevenir los efectos de la crisis sanitaria.

    A eso se une, agregan las autoridades, los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero que impone Estados Unidos a Cuba, arreciado en los últimos tres años y con innegables consecuencias para los abastos a la isla.

    Otras de las causas señaladas son las reducciones en la producción nacional por falta de insumos, la ineficiencia administrativa, el descontrol de los suministros y un mal manejo en la distribución, que sin dudas genera severos conflictos a la hora de ejecutar las compras.

    A su vez, también falló el intento de establecer de manera masiva el comercio digital, incapaz de asimilar la demanda de la población, unido a inexplicables irregularidades en los sistemas de cobro y distribución de las mercancías.

    "Hay que ser un mago para poder asegurar los alimentos", comentó a Sputnik Candelario Aguirre, un habanero jubilado de 67 años, frustrado de su gestión y que decidió irse de una cola en una tienda capitalina.

    Crisis en el campo

    La crisis de desabastecimiento se agudiza por la falta de productos del campo, lo que convierte en verdaderos desiertos a los establecimientos destinados a la venta de viandas y hortalizas.

    En un reportaje publicado hace unos días por el periódico Vanguardia, en la central provincia de Villa Clara, se reconoce que las tierras cultivables no se explotan de manera eficiente, y un alto por ciento de ellas permanece sin producir o infestadas de marabú.

    Se apunta además a la falta de optimización en la adecuada rotación e intercalamiento de cultivos y la insuficiente siembra de viandas y hortalizas entre ellas la yuca, el plátano y el boniato, decisivas para complementar la dieta del cubano.

    También impacta en los negativos resultados del abasto de productos agrícolas la deficiente contratación de los productores, los impagos a las cosechas vendidas al Estado, las pérdidas en los campos de frutas, viandas y hortalizas por mala gestión en su transportación, un cuestionable trabajo del sistema de acopio, el desvío de cosechas y la falta de control, entre otras irregularidades.

    Falta de medicamentos

    Las farmacias cubanas también sufren el flagelo del desabastecimiento, con 116 medicamentos en falta, de ellos 87 producidos en el país, que no cuenta, según las autoridades, con la materia prima necesaria para elaborarlos.

    El ministro de Salud Pública, José Ángel Portal, explicó el pasado 4 de julio que entre las problemáticas que inciden a estas ausencias está la falta de materias primas, el incremento desproporcionado de los precios en el mercado internacional y la lentitud de algunas operaciones bancarias.

    También influye la negativa de EEUU a vender insumos y materias primas esenciales para la fabricación de medicamentos, de acuerdo a lo que estipulan las leyes estadounidenses que rigen el bloqueo de Washington contra La Habana.

    El titular cubano de Salud apuntó además al uso indebido de algunas medicinas, la deficiente organización en la red de farmacias, y la venta ilegal de medicamentos sustraídos de los almacenes estatales.

    Revendedores

    En medio de esta crisis reaparece la figura del revendedor, un personaje habitual en el entramado del comercio paralelo cubano que supone con su gestión agilizar o aliviar la situación de muchos que no pueden pasar largas horas —o días— en una fila frente a un mercado.

    Su presencia en tiempos de crisis ha generado un malestar general en la población, que se queja constantemente del control que ejercen en las colas, y de la forma en que saquean el bolsillo de los más necesitados.

    Desde vender los tickets de una cola "organizada" —a veces pueden durar horas, días, semanas y hasta meses, en algunos casos— en exorbitantes precios que van entre 10 y 15 CUC (la moneda fuerte cubana), teniendo en cuenta en cuenta que el salario promedio en Cuba ronda en los 40 CUC mensuales (unos 40 dólares al cambio).

    A su vez, señales de corrupción administrativa en la red de comercio minorista contribuyen a que estos revendedores dispongan de productos que no llegarán a los anaqueles, y serán revendidos en cinco, seis veces o más veces de su valor original.

    En las últimas semanas, el Gobierno intensificó una campaña contra algunas de estas ilegalidades enquistadas por años en la sociedad cubana, pero queda mucho por hacer para asegurar un comercio sostenible, que permita llevar a la mesa, lo mínimo esencial.

    Tema:
    El coronavirus en Cuba (144)
    Etiquetas:
    Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook