En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Protestas contra la violencia policial en EEUU tras la muerte de George Floyd (235)
    0 130
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Las protestas antirracistas en EEUU denotan el fin de la confianza en que las actuales instituciones del país puedan dar respuesta al conflicto de la desigualdad racial, dijo Samuel Vida, profesor de Derecho en la Universidad Federal de Bahía (UFBA) e integrante del movimiento negro, en diálogo con Sputnik.

    "A diferencia de lo que se vio en los años 60, en las protestas actuales ya no existen ilusiones con el modelo institucional liberal, que demostró a lo largo de los años su incapacidad para absorber las demandas de igualdad (…) Hay una desilusión justificada por la percepción de que las barreras raciales persisten y que ganaron más contundencia al ser toleradas y encubiertas por las instituciones", critica.

    Las manifestaciones, desencadenadas en todo el país a raíz del asesinato del ciudadano afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis, exponen, según Vida, que en EEUU, igual que en Brasil, hay una "violencia sistemática" contra la población negra a pesar de que ya no hay leyes que expresamente amparen eso.

    En su opinión, la manera en que el presidente Donald Trump está gestionando la crisis, pidiendo mano dura a los gobernadores y amenazando con clasificar como "terroristas" a los movimientos antifascistas responde a dos factores.

    El primero sería la búsqueda del recrudecimiento del conflicto, para "descalificar la legitimidad de las protestas" y hacer que la opinión pública, que hasta ahora se mostró favorable, empiece a cuestionarlas.

    "El segundo interés es de naturaleza ideológica: Trump es un supremacista blanco, para él es importante que la legitimidad e intensidad de estas protestas movilicen a sectores ya organizados de la extrema derecha para que también salgan a la calle", comenta el experto; se trataría, en definitiva de movilizar a su base, algo clave a pocos meses de las elecciones presidenciales.

    Paralelismos

    Al trazar paralelismos con Brasil, Vida remarca que los dos países, igual que todos los estados americanos de la diáspora negra, comparten el hecho de que se mantienen los "valores coloniales": el sistema de privilegios y poder se concentra en una parcela blanca de la población, y las instituciones han colaborado históricamente en la "agenda de la discriminación racial".

    No obstante, Vida, subraya una diferencia importante: en EEUU, el modelo segregacionista posibilitó una unidad identitaria mayor entre los negros, mientras que en Brasil hubo una estrategia de "falsa integración" y de represión muy violenta que, junto al mayor mestizaje de la sociedad, bloqueó la identidad grupal.

    Se creó el mito de la "democracia racial", que defiende que en Brasil no hay discriminación racial, porque existe una integración armónica entre las razas; las diferencias serían únicamente de pobreza, de clase.

    Durante mucho tiempo, esa leyenda funcionó, admite Vida, que recuerda cómo desde los años 80, con la reorganización del movimiento negro en Brasil y nuevas conquistas que a su vez generaron fuertes reacciones (como las cuotas raciales en las universidades públicas, por ejemplo) se ha empezado a desmontar ese mito de la "democracia racial", muy instalado socialmente.

    La policía brasileña es una de las más letales del mundo (mató a más de 5.800 personas el año pasado) y el 75% de los asesinados son negros, en su gran mayoría jóvenes, según datos del Forum Brasileño de Seguridad Pública.

    En el resto de indicadores sociales, como diferencias salariales, puestos de responsabilidad, porcentaje de población encarcelada, etcétera, los afrobrasileños siempre salen perdiendo; por eso, muchos observan con atención lo que ocurre estos días en las calles de EEUU.

    "La dimensión de lo que ocurre en EEUU estimula lo que estamos haciendo aquí y alimenta la conciencia panafricanista, la conciencia de que estamos en el mismo barco en toda la diáspora. Lo de George Floyd nos toca, porque habla de lo que pasa aquí también, hay una relación de conexión, de refuerzo", dice Vida.

    Hace pocos días, agentes de la Policía Militar que estaban en una operación en una favela de las afueras de Río de Janeiro (sureste) mataron a tiros a Joao Pedro Mattos, un adolescente de 14 años.

    Su muerte se sumó a la de otros menores asesinados en las mismas circunstancias y provocó indignación y algunas protestas, aunque sin la cobertura mediática que están teniendo las manifestaciones en EEUU.

    Además de profesor de Derecho y activista, Vida es secretario ejecutivo del Afro-gabinete de Articulación Institucional y Jurídica (Aganju) e integrante de la Comisión Nacional de la Verdad sobre la Esclavitud Negra en Brasil de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB).

    Tema:
    Protestas contra la violencia policial en EEUU tras la muerte de George Floyd (235)
    Etiquetas:
    protestas, EEUU, racismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook