En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Uruguay (104)
    0 20
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Uruguay, ese pequeño país de Latinoamérica que está rodeado por los gigantes Brasil y Argentina, ha sorprendido a la región por sus pocos casos de COVID-19, a pesar de no haber implementado una cuarentena obligatoria.

    Sin embargo, no todo es color de rosas. Ese éxito, que ha sido destacado por diversos medios internacionales, puede ser arruinado en cuestión de días.

    Mientras Uruguay se presenta como una isla en la región, Brasil, con el que comparte 1.068 kilómetros de frontera, se ha convertido en las últimas semanas en el Nueva York de América Latina al registrar más de 20.000 fallecidos por COVID-19.

    ¿Cómo se defenderá Uruguay, un país de 3,4 millones de personas, del posible colapso sanitario que tenga Brasil producto de escasos recursos sanitarios, baja inversión estatal en políticas públicas y con más de 13,5 millones de personas en la pobreza?

    "La realidad es que Uruguay está en una situación envidiable para otros países de Latinoamérica (…) sin embargo, el gran problema que tenemos son las fronteras secas: por el lado de Brasil hay una entrada muy peligrosa", dijo a Sputnik el jefe del Servicio de Infecto contagiosos del Centro Hospitalario Pereira Rossell en Uruguay, Álvaro Galiana.

    El especialista sostuvo que, al haber más de mil kilómetros de frontera seca entre Brasil y Uruguay, las personas pueden atravesarlas caminando sin muchos controles por parte de las autoridades.

    "Las medidas siguen siendo la distancia física, el tapaboca e higiene de las manos; la otra herramienta central es rápidamente diagnosticar a las personas positivas; ese punto es un poco flaco en las zonas de Brasil y ese es nuestro gran problema", agregó.

    ¿Es un éxito?

    En los últimos días, distintos medios latinoamericanos destacaron a Uruguay como "el oasis de la pandemia", "el modelo del continente" y "el país que está venciendo al COVID-19".

    Sin embargo, ¿se puede hablar realmente de un plan exitoso?

    Galiana considera que sí.

    Para el galeno, las políticas impulsadas por Uruguay son un "verdadero éxito", ya que no ha existido un colapso del sistema sanitario. Sostuvo además que los resultados positivos se debieron a las gestiones realizadas por el Gobierno, pero también por la respuesta "responsable" de la población.

    Además, aseveró que estos resultados suceden en parte por la baja densidad poblacional que tiene Uruguay y porque las medidas se tomaron de forma precoz, cuando había una circulación viral "muy baja".

    Al comienzo de la pandemia en Uruguay, Latinoamérica tenía pocos casos y "no hay duda" de que la cantidad de gente que viajaba a Uruguay era menor a la que iba hacia Argentina o Brasil, expresó.

    "Sin duda hay una diferencia de cantidad de personas que venían infectadas muy importante, pero a eso se sumó las medidas precoces de las autoridades. En ese momento había muy poca diseminación; si bien se mantuvo cierta circulación viral, nunca fue muy densa", añadió Galiana.

    El médico consideró que en el futuro Uruguay tiene "buenas chances" de que le vaya bien, pero advirtió que no se puede afirmar que el problema está resuelto.

    Otros enemigos

    Por otro lado, Galiana afirmó que uno de los peligros que enfrenta Uruguay es que el virus llegue a las poblaciones más vulnerables, que viven en condiciones de hacinamiento, por lo que podría diseminarse "rápidamente la infección".

    Además, consideró que la reapertura de las actividades que ha estipulado el Gobierno puede significar un aumento de la circulación viral.

    "Nadie está libre. Las medidas de distanciamiento físico hay que mantenerlas. Todavía no se han planteado las medidas de aglomeración de los lugares cerrados. Es probable que siempre que aumente la actividad humana, aumente la cantidad viral", reflexionó.

    Asimismo, advirtió que el invierno, que comienza el 21 de junio, es otro de los retos para el pequeño país, ya que en esta época del año existe una mayor difusión de infecciones virales respiratorias.

    El modelo de Uruguay en la lucha contra el coronavirus se caracteriza por el cierre de las escuelas, la prohibición de espectáculos públicos, el cierre de cines, shoppings y fronteras. Pero, sobre todo, lo que destacan distintos países de la región es que no existió por parte del Gobierno una cuarentena obligatoria, sino que se exhortó a la población para que cumpla con las medidas sanitarias de prevención.

    Tema:
    El coronavirus en Uruguay (104)
    Etiquetas:
    coronavirus en América Latina, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook