En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    1131
    Síguenos en

    En tiempos en que el coronavirus ha generado una crisis mundial, el modelo económico de John Maynard Keynes (1883-1946) se presenta como una alternativa para muchos de los gobiernos latinoamericanos que, pese a su tendencia neoliberal, se ven obligados a impulsar una mayor intervención del Estado para asegurar el ingreso de los ciudadanos.

    Así los gobiernos pretenden reactivar la economía.

    A pesar de que América Latina no es el epicentro de la enfermedad, muchos observan que el virus profundiza las grietas económicas de esta región, dado que además de las miles de personas que fueron enviadas a subsidios de paro o despedidas, ya se perdieron más de 83 millones de dólares en salida de capitales.

    El dato no pasó inadvertido para el grupo de banca de inversión Goldman Sachs, que proyecta para todos los países de la región una caída superior al 3%.

    En este contexto, la batalla entre el neoliberalismo y keynesianismo tiene un nuevo revés: después de más de 50 años, el modelo de Keynes, su famoso Estado de Bienestar, parece ser la propuesta elegida por la mayoría de los gobiernos de la región, con el fin de combatir la crisis más grande del mercado y del sistema neoliberal, según la califican algunos economistas.

    "El modelo de Keynes es la solución a la crisis que está viviendo Latinoamérica; los gobiernos de esta región, los cuales en su gran mayoría tienen una tendencia neoliberal, aplican medidas keynesianas porque no les queda otra opción. No hay uno solo que está proponiendo austeridad. No hay forma que el sector privado y el mercado solucione esta crisis. La única forma es que el Estado empiece a gastar", dijo a Sputnik el economista ecuatoriano, investigador y miembro del Consejo Ejecutivo de Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), Nicolás Oliva.

    ​Por su parte, el doctor argentino en economía aplicada y subdirector de la CELAG, Guillermo Oglietti, dijo a Sputnik que incluso en los gobiernos neoliberales está surgiendo una "racionalidad keynesiana" que los obliga a entregar subsidios a las familias.

    "Vamos a notar que los países de la región convergen en las próximas semanas a cierta intervención de la economía, pero los matices ideológicos van a seguir estando. Uno no va a esperar del Chile de Sebastián Piñera una intervención estatal masiva de la económica", reflexionó el politólogo uruguayo, docente e investigador de la Universidad de la República, Mauro Casa.

    Teoría de Keynes

    La teoría de Keynes tomó fuerza durante la crisis de 1929 y durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

    Fueron momentos en donde la humanidad sintió que era más útil una mayor intervención del Estado, explicó Casa.

    La idea base de esta teoría es que la economía no funciona a través de la oferta, sino que a través de la demanda; para ello es necesario que el Estado intervenga con el objetivo de aumentar el consumo y llegar al pleno empleo, sostuvieron Casa y Oliva.

    "Hay dos formas de entender la economía, una es neoliberal, donde la oferta es la que tira el crecimiento económico. Pero Keynes hace una revolución, porque dice que lo que jala la economía es la demanda, a través del consumo fomentado por el gasto público. Hay momentos en que la inversión es volátil, porque depende de las expectativas. En los momentos de desplome, el único capaz de reactivar la confianza de los empresarios es el gasto del Estado", dijo Oliva.

    Según sus palabras, el único actor que puede reactivar la economía es el Estado, ya que es dueño de la moneda y puede hacer una planificación.

    "Los neoliberales están obsesionados por el déficit. Pero si el Estado cierra su déficit, lo que está trasladando son costos a las familias; en otras palabras, si yo privatizo, el Estado deja de gastar, pero a los que les termina costando la educación y la salud es a los hogares. Por tanto, privatizar es una receta perfecta para el desastre", reflexionó.

    Por su parte, Oglietti afirmó que el Estado de Bienestar en América Latina comenzó a retroceder en los años setenta, por lo que desde esos años los países dejaron de invertir en salud y en educación.

    "Esto ha desembocado en que actualmente no estén preparados para enfrentar la pandemia y que exista un gran nivel de empleos informales. La desregulación generada a partir de los 70, produjo que actualmente América Latina está muy floja en presencia del Estado. Los trabajadores del servicio público en los países más pobres de Europa, como son Portugal, Grecia, Italia y España, rondan en un 14% mientras que los países europeos ricos los duplican. En cambio, América Latina está muy por debajo de esas cifras", señaló.

    Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), revelados el 10 de abril, en el mundo existen 1.521.252 casos confirmados de contagio y 92.798 muertos por el COVID-19, enfermedad respiratoria que deriva en pulmonía.

    Etiquetas:
    COVID-19, coronavirus en América Latina, coronavirus, neoliberalismo, finanzas, economía, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook