En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    101
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Ya es un hecho confirmado por varias fuentes, el brote del coronavirus hará colapsar a las compañías aéreas y provocará la quiebra en unas cuantas de estas empresas, que han sufrido las cancelaciones de vuelos y la caída del número de pasajeros provocadas por la rápida expansión de la pandemia del COVID-19.

    "Con el impacto del nuevo coronavirus y las múltiples medidas de viaje de los gobiernos en el mundo, muchas aerolíneas probablemente estén ya en bancarrota técnica, o al menos han incumplido sustancialmente sus obligaciones de deuda", señala un comunicado del Centro para la Aviación (CAPA, por sus siglas en inglés), con sede en Sídney (Australia).

    Según CAPA —un organismo privado que estudia el sector aéreo—, las grandes aerolíneas han perdido hasta el 50% de su valor en los mercados bursátiles. Pero destaca que las compañías aéreas chinas, "en su mayoría apoyadas por el Gobierno" solo han perdido algo más del 10% de su valor bursátil, a pesar de que el número de pasajeros en el gigante asiático cayó un 84,5% en febrero.

    Los especialistas de CAPA critican la poca coordinación de los gobiernos y, en particular, lamentó la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de cancelar los vuelos desde Europa. "Ni siquiera avisó a los gobiernos europeos con antelación, y mucho menos lo consultó con ellos. Otros Gobiernos han actuado un poco mejor", destaca el texto publicado en su página web.

    Grandes caídas

    "Ésta es por lejos la mayor crisis histórica en la industria aérea mundial. Nunca, ni en el evento de las Torres Gemelas, ni en la crisis del 2008 había habido un impacto como el que se está viendo con esta crisis ahora. Y la velocidad de cambio es increíble", señaló Roberto Alvo, actual vicepresidente comercial de LATAM Airlines, quien asumirá el cargo de CEO de la compañía en dos semanas, citado por El Economista.

    Las principales aerolíneas británicas o con amplia presencia en Reino Unido, desde el grupo de BA-Iberia a Ryanair, EasyJet y Virgin han reducido entre un 70 y 80% la frecuencia de sus vuelos.

    Mientras que la neozelandesa Air New Zealand anunció el 16 de marzo que reducirá su capacidad en un 85% en los próximos meses. Por su parte, la estadounidense American Airlines comunicó que dejaría en tierra la mayor parte de su flota de fuselaje ancho y eliminó el 75% de todas sus rutas internacionales.

    En tanto, AirBaltic suspendió desde este 17 de marzo todos sus vuelos, hasta mediados de abril. LOT Polish Airlines lo hizo desde el 14 de marzo durante un periodo de 10 días y KLM también recortó hasta un 40% todos sus vuelos y anunció el despido de hasta 2.000 trabajadores.

    Rusia enciende las alarmas

    La Agencia para el Transporte Aéreo de Rusia (Rosaviatsia) advirtió este 17 de marzo que las compañías aéreas del país sufrirían pérdidas de más de 100.000 millones de rublos (unos 1.350 millones de dólares) a causa de la pandemia de coronavirus.

    "Las propias aerolíneas estiman las pérdidas en 1.700 millones de rublos solo en febrero por la suspensión de los vuelos a China (...) Se hablan de distintas cifras que deben ser verificadas, pero también se menciona que las pérdidas superan los 100.000 millones de rublos", indicó Alexandr Neradko, director del organismo.

    La organización alertó del riesgo de bancarrotas en el sector debido a las restricciones de los vuelos.

    "La disminución de los ingresos de las compañías aéreas por el cierre de los vuelos internacionales y el aumento de los egresos (...) pueden llevar a grandes pérdidas y dificultades y de hecho vemos riesgos de quiebra de las aerolíneas, en primer término, y de otras empresas relacionadas con la aviación comercial que se encuentran en una difícil situación financiera", puntualizó Neradko.

    En ese sentido, señaló, la agencia propone establecer tasa cero a los servicios de navegación para los vuelos en el Lejano Oriente y la zona ártica y rebajar a la mitad en otras regiones del país.

    El 1 de febrero Rusia restringió la conexión aérea con China, al anunciar que las aerolíneas del país realizarían solo los vuelos chárter a y desde China, salvo los vuelos regulares de Aeroflot a Pekín, Shanghái, Cantón y Hong Kong, así como los vuelos regulares de cuatro aerolíneas chinas.

    A partir del 4 de febrero se suspendieron los vuelos de tránsito desde el país asiático y desde el 14 de febrero Rusia canceló todos los vuelos chárter a y desde China.

    Desde el 11 de marzo, la OMS califica como pandemia al COVID-19, enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2, que empezó a propagarse desde la ciudad china de Wuhan a finales de 2019.

    El director del ente, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció el 14 de marzo que Europa se había convertido en el epicentro de esta pandemia.

    A lo largo del mundo se han registrado más de 189.000 casos de infección, incluidos más de 7.170 decesos, según el sitio web Worldometer. Unas 80.000 personas se recuperaron de la enfermedad.

    De los más de 100.000 casos activos, más de la mitad se concentran hoy en Italia, Irán, España, China, Alemania, Corea del Sur y Francia.

    Etiquetas:
    Rusia, crisis, aerolínea, economía, quiebra, avión de pasajeros, pasajeros, cancelación, vuelos, pandemia de coronavirus, coronavirus de Wuhan, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook