En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    1333
    Síguenos en

    La Asamblea Federal rusa aprobó el proyecto de ley sobre las enmiendas a la Constitución, que ahora, entre otros requisitos, deberá recibir el visto bueno del Tribunal Constitucional para poder someterse luego al sufragio nacional.

    En principio, cuando el presidente ruso, Vladímir Putin, expresó la iniciativa sobre las enmiendas en su discurso ante los miembros de la Asamblea Federal en enero, parecía que se trata de una serie de cambios encaminada a fortalecer el papel del presidente y otorgar nuevas funciones al Parlamento.

    En otras palabras, algunos cambios jurídicos poco relevantes para la gente común.

    En febrero las enmiendas suscitaron un mayor interés entre la sociedad, después de que aparecieran algunas propuestas como incluir en la Carta Magna la mención de dios, y refrendar que un matrimonio ruso es la alianza de un hombre y una mujer.

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Sputnik Mundo (@sputnikmundo)

    Por último, tan solo el día anterior se formalizó una enmienda que abre la puerta para Putin a postularse para un nuevo periodo, con la 'puesta a cero' de los cuatro anteriores, con lo que la votación, programada para el 22 de abril, se transformó de un sufragio sobre cambios jurídicos en un plebiscito sobre la aprobación de la gestión del presidente actual.

    Tres olas

    Cuando Putin anunció por primera vez la iniciativa de enmendar la Constitución, los mayores cambios parecían ser aquellos que trataban las nuevas funciones del Parlamento, requisitos más duros para candidatos presidenciales y la prioridad de la ley rusa ante la internacional.

    Lo importante es que cambian principalmente el procedimiento de designación del Ejecutivo (por ejemplo, ahora el presidente necesita aprobación de la Duma para nombrar al primer ministro y no su consentimiento como antes).

    Las enmiendas que causaron polémica en la sociedad llegaron en febrero y hasta el 10 de marzo pasado fueron ellas las que ocupaban la mayor parte de los debates sobre la Constitución.

    Algunos de esos puntos, en la redacción de la Duma, afirman que la Federación de Rusia:

    • "es la sucesora legal de la URSS"
    • "es unida por la historia milenaria, preservando la memoria de los antepasados que nos delegaron los ideales y la fe en dios, la continuidad del desarrollo del Estado de Rusia, reconoce la unidad estatal formada históricamente"
    • "garantiza la protección de la verdad histórica"

    Esas disposiciones provocaron numerosas preguntas, entre ellas cómo la sucesora de la Unión Soviética, un Estado ateo, puede creer en dios, en qué dios, de qué antepasados se trata, cuál de las verdades históricas se reconoce auténtica, etc.

    El diputado Pável Krashéninnikov, uno de los copresidentes del grupo de trabajo que se dedicó al diseño de las enmiendas, defendió que sigue sin cambios el artículo 28 de la Constitución que garantiza la libertad religiosa, incluido el derecho al ateísmo, y aseguró que "Rusia sigue siendo un Estado laico".

    El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseveró por su parte que todas las enmiendas "serán aclaradas a su tiempo debido".

    Entre otros cambios propuestos que también generaron polémica, están las disposiciones según las cuales:

    • "los niños son la mayor prioridad de la política de Estado de Rusia"
    • los hijos mayores de edad tienen "la obligación de cuidar a sus padres"
    • "un matrimonio es una alianza de hombre y mujer".

    El jefe de la República de Chechenia, Ramzán Kadírov, aplaudió esas propuestas, diciendo que "impedirán los intentos de destruir a una familia rusa tradicional".

    La tercera ola de enmiendas, que conquistó la atención de todos los medios rusos, llegó el 10 de marzo con la propuesta de permitir, de hecho, a Putin postularse en 2024.

    'Enmienda Tereshkova'

    La página de Wikipedia rusa de Valentina Tereshkova, la primera mujer astronauta del mundo y también diputada del partido oficialista Rusia Unida, fue redactada dos veces a lo largo de una semana. Primero el 6 de marzo, cuando cumplió 83 años, y luego este 11 de marzo, en la sección sobre su actividad como legisladora.

    En la segunda lectura del borrador de las enmiendas, Tereshkova afirmó que en sus recientes "reuniones con el electorado" le preguntaron quién encabezará el país con la nueva Constitución después de agotarse el mandato actual de Putin, dado que la Carta Magna vigente e incluso las enmiendas en su forma inicial hacían imposible su nueva presidencia.

    Es cierto que algunos suponían que Putin podría después de 2024 influir en un futuro presidente desde la silla del jefe del Consejo de Estado, organismo que restableció en 2000 y que será incluido en las enmiendas a la Constitución.

    Mientras el propio Putin negó esta posibilidad, advirtiendo que ese guion podría generar una dualidad de poderes en el país.

    Al mismo tiempo, las enmiendas estipulan que a un expresidente se le ofrece cargo vitalicio de senador, de donde también puede influir en cierta medida en la vida política del país.

    Al fin y al cabo, Tereshkova propuso "quitar limitaciones de mandatos presidenciales o incluir en uno de los artículos del proyecto de ley una disposición, según la cual, tras entrar en vigor la nueva Constitución, el presidente actual, igual que cualquier otro ciudadano, tendrá el derecho a postularse".

    Para examinar la propuesta, el presidente de la Duma propuso consultar a Putin, y éste llegó en un par de horas para esbozar su visión al respecto. Desde la sede de la Cámara Baja, rechazó la idea de quitar limitaciones de mandatos, insistiendo en la necesidad de la rotación del poder, pero aceptó la iniciativa de permitirle postularse de nuevo, si la Corte Constitucional lo aprueba.

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, aparece ante la Duma de Estado (Cámara Baja) el 10 de marzo
    © Sputnik / Alexey Nikolsky
    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, aparece ante la Duma de Estado (Cámara Baja) el 10 de marzo

    Aquí se deben tener en cuenta dos puntos clave.

    1. Primero, no es tan rara la iniciativa de prolongar la gobernanza de Putin tras la aprobación de las enmiendas constitucionales. Por ejemplo, tras la reforma constitucional en Turquía, el cómputo de mandatos del presidente del país otomano, Recep Tayyip Erdogan, fue anulado, lo que hizo posible que gobierne en teoría hasta 2029.
    2. Por otro lado, Rusia ya ha tenido un caso similar. En 1998 la Corte Constitucional rechazó anular el primer mandato del entonces presidente Borís Eltsin, quien alegaba que su primer período empezó en 1991, mientras la Constitución de Rusia entró en vigor en 1993.

    La intervención de Tereshkova se tradujo en que las enmiendas en su redacción actual establecen que un presidente es elegido por un mandato de seis años, puede ocupar el cargo un máximo de dos períodos, pero esta modificación no se aplica "a la persona que ejerza o haya ejercido el cargo de presidente de Rusia en el momento de la entrada en vigor" de los cambios.

    El jefe de la Duma, Viacheslav Volodin, subrayó que esta enmienda "traerá más estabilidad" al pueblo ruso, y expresó la esperanza de que "los ciudadanos apoyen estas propuestas".

    Votación

    El día de la votación sobre las enmiendas, miércoles 22 de abril, se declara día libre para que todos tengan la oportunidad de tomar parte en la decisión del futuro de la Constitución.

    Al sufragio se someterá la ley de enmiendas en su totalidad, no una por una, y los votantes deberán expresar su sí o no.

    Para que sean aprobados los cambios, la mitad de los votantes deberá pronunciarse a favor de ellos. Según la presidenta del Consejo Electoral Central, Ela Pamfílova, no se fijará el mínimo de participación.

    "Debe ser una expresión de voluntad libre. Aquellos que se consideran ciudadanos activos y cuya opinión puede y debe tener peso, tomarán parte" en la votación, subrayó.

    Etiquetas:
    enmiendas, Vladímir Putin, Constitución de Rusia, constitución, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook