En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    4405
    Síguenos en

    Irak está pasando por una nueva prueba. Las protestas en el país ya duran más de cuatro meses, y el 5 de febrero estallaron con renovado vigor. La situación perturbadora es el resultado del difícil legado político que dejó EEUU. Sputnik explica por qué Bagdad no consigue vivir en paz y tranquilidad.

    Los iraquíes tomaron las calles de las ciudades de la parte central del país en octubre. Lo hicieron para expresar su descontento con la política social del Gobierno de Adil Abdul Mahdi y exigir su dimisión. Como consecuencia de la presión de la sociedad iraquí, Abdul Mahdi anunció a finales de noviembre que dejará el cargo de primer ministro.

    Tras su salida arrancó el proceso para encontrar a un político que ocupase el cargo. Sin embargo, las diferentes facciones involucradas en la transición de Gobierno durante mucho tiempo no logaron encontrar puntos en común y salir del atolladero. Entretanto, las manifestaciones pasaron a estar motivadas por la etnia y por la confesión de quienes tomaban parte en ellas. Varias agrupaciones chiíes trataron de canalizar la rabia popular hacia la presencia estadounidense en el país.

    Como consecuencia, la misión diplomática estadounidense se sometió a los ataques de los manifestantes. Estados Unidos, en respuesta, mató en Bagdad al general iraní Qasem Soleimani, quien, para Washington, fue responsable de coordinar los ataques. El Parlamento iraquí no tardó en responder. Llamó a que la presencia militar extranjera cesase y a retirar a 5.000 soldados norteamericanos estacionados en este país árabe.

    A finales de enero el líder del Ejército de Mahdi —una fuerza militar prominente en Irak compuesto por milicias chiíes—, Muqtada Sadr, incitó a la población a manifestarse pacíficamente y a protestar contra la presencia militar de Estados Unidos.

    El complejo escenario político en Irak las tenía todas consigo para terminar en un callejón sin salida. Sin embargo, la esperanza llegó el 1 de febrero, cuando se supo que Mohammed Tawfik Alawi —candidato de la clase política reinante— se convertiría en el primer ministro. Su candidatura le convino tanto a Washington como a Teherán, dos países que compiten por la influencia en Irak.

    Sin embargo, los iraquíes no vieron en Tawfik una salida a sus reivindicaciones. La causa radica en el hecho de que la clase política en los últimos meses se había desacreditado a sí misma hasta tal punto que la población iba a rechazar a cualquier candidato que estuviese relacionado con ella.

    Mohammed Tawfiq Allawi, nuevo primer ministro de Irak
    © REUTERS / Oficina de medios del primer ministro iraquí
    El 5 de febrero se produjo una agresión contra un campamento de manifestantes que se saldó con 11 muertos. Los atacantes quemaron las tiendas en las que quienes habían participado en las manifestaciones habían vivido durante varias semanas. El ataque se atribuye a los partidarios de Sadr, quien, aun habiendo apoyado en un primer momento las protestas, pasó a respaldar al nuevo primer ministro.

    Desde el inicio de las protestas más de 650 personas han perdido sus vidas, y algunas estimaciones hablan de unos 50.000 heridos. En la etapa actual los manifestantes planean seguir adelante con sus reivindicaciones. Es de esperar que el número de víctimas aumente, puesto que todas las manifestaciones hasta ahora han acabado adoptando cierto cariz violento.

    ¿Qué está detrás de la inestabilidad crónica en Irak?

    Irak es un país muy diverso. Conviven en él grupos étnicos y religiosos de diferente condición. Sin embargo, afirmar que todas ellas conviven en paz es faltarle a la verdad. A lo largo de las décadas el territorio iraquí ha sido el escenario de las tensiones entre los creyentes de dos principales ramas del islam, los suníes y los chiíes. La mayoría de la población es chií y es el grupo más poderoso. Pero no siempre fue así. Sadam Husein era suní y durante su mandato los chiíes fueron víctimas de la represión pese al hecho de ser mayoría y pese a contar, hasta hoy, con el apoyo de Irán.

    Cuando en 2003 Estados Unidos intervino en Irak instauró su democracia en el país, los chiíes llegaron a ocupar los cargos públicos. Pero con el paso del tiempo el nuevo Gobierno empezó a marginar a los suníes, quienes pasaron a ser objeto de la represión, algo que Bagdad niega.

    Con la marginalización de los suníes, una parte de ellos ingresó en las filas de Estado Islámico —ISIS, proscrito en Rusia y otros países—. Después de largos meses de combates y con el apoyo de EEUU e Irán, el Gobierno iraquí erradicó casi por completo la amenaza terrorista en el territorio del país. El Gobierno trató que los suníes se integrasen en el sistema político iraquí, pero no lo consiguieron.

    Aunque el problema sigue en la actualidad latente, el foco de la atención ha pasado de la confrontación entre suníes y chiíes al conflicto entre la población y el Gobierno. Las manifestaciones actuales en gran medida las protagonizan los chiíes —si bien los suníes también participan—, a pesar de que los miembros del Gobierno son también chiíes.

    El nuevo sistema 'democrático' instaurado por Estados Unidos tras su intervención ha demostrado ser poco efectivo. Irak hasta el día de hoy está siendo devorado por la corrupción, el nepotismo y el paro. Y los últimos años también han estado marcados por numerosas protestas multitudinarias y por el estancamiento de la crisis. Motivos todos ellos por los que los iraquíes toman las calles para exigir que el Gobierno funcione debidamente o renuncie.

    No obstante, el sistema político iraquí está crónicamente enfermo —o, incluso en estado terminal, depende de la perspectiva— y requiere de cambios drásticos. Los dos jugadores principales presentes en Irak, EEUU e Irán, están en cierta medida interesados en que el Gobierno actual siga en el poder, motivo por el que lo apoyan.

    La presencia de Estados Unidos no trajo beneficios a Irak, al contrario: acarreó muchos problemas. En otras palabras, la injerencia de Washington en el país árabe fue fracaso total. Este es el porqué de los fuertes sentimientos antiestadounidenses —hay quienes los tachan de invasores— y de que exijan a sus militares que se retiren del territorio iraquí.

    Parte de la sociedad también se muestra molesta con Irán, aunque la relación con su vecino es mejor. Tanto EEUU como el país persa compiten por influenciar en el territorio iraquí, y el ganador será aquel que logrará conquistar los corazones de los manifestantes. Los estadounidenses seguramente no son favoritos en esta carrera. Pero es incluso posible que el juego termine sin ningún ganador.

    Etiquetas:
    protestas, Irán, EEUU, Irak
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook